Cuero o cuerina: ¿Qué material usar?

Cuerina, ¿material realmente ecológico?

Cuero o cuerina: ¿Qué material usar?
©JD/Creative Commons

Existe una conocida batalla entre los defensores de animales y los actores de la industria del cuero. Pero hoy no abordaremos la discusión que puja por establecer si es ético o no matar a un animal para usarlo luego en nuestras prendas diarias. El dilema aquí es otro y la pregunta que emerge es la siguiente: ¿Qué resulta más contaminante, el cuero o la cuerina que lo reemplaza como material “eco”?

Uno de los puntos a tener en cuenta a la hora de responder a dicho interrogante es que el cuero es una materia prima renovable. La cuerina, no: está basada en el petróleo. Se estima que para tres chaquetas se usan tres galeones de petróleo.

Además, las “granjas” reciclan: los animales que allí se crían, consumen los residuos de alimentos humanos y subproductos de procesamiento de carne. Claro que, hoy en día, hablar del reciclado de residuos humanos no es nuevo. Muchas industrias reciclan residuos domésticos y procesan hasta huesos de animales para producir jabones de tocador.

Otro punto positivo del cuero es su condición de material biodegradable, algo que no comparte con la cuerina.

Y si se supone que la cuerina es amigable con los animales, debes saber que en muchos casos contiene restos de aquéllos, como perros y gatos.

Por otro lado, este material presenta la ventaja de ser más eficiente en lo que al uso de energía respecta, ya que para su producción se usa 1/5 de la requerida en la confección del cuero.

No obstante esto, es preciso señalar que tanto  el procesamiento de l cuero como el de la cuerina generan jabones químicos que terminan contaminando aguas fluviales, el aire y el suelo.

Sobre este último punto, estudios hechos por investigadores en Europa concluyeron que el procesamiento de textiles es menos contaminantes que el del cuero. Sin embargo, las fibras sintéticas no están tan lejos en cifras de contaminación. En palabras de la diseñadora e investigadora Kate Fletcher, un kilo de nylon necesita tres veces la energía empleada en un kilo de algodón. Por lo que, la cuerina, sin duda, contamina el medioambiente en la misma proporción, a menos que sea hecha de algodón, bambú o cáñamo. Aquí, por supuesto, se generan otros argumentos alarmantes, que trataremos de abarcar en otros artículos.

En conclusión, quizás no deberíamos usar ni cuerina ni cuero. La decisión está en cada uno de nosotros.

Vía Eluxe.

2 comentarios en “Cuerina, ¿material realmente ecológico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *