SLOW FASHION

Image

Hoy en día, la industria de la moda se basa en la producción globalizada, en tan solo unas pocas semanas, las prendas pasan de la etapa de diseño a su comercio. Con los precios muy bajos, los consumidores están fácilmente influenciados a comprar más de lo que necesitan. Pero este exceso de consumo viene con una etiqueta de precio oculto, el cual incluye al medio ambiente y a los trabajadores de la cadena de suministro.

La industria de la moda actualmente utiliza un flujo constante de recursos naturales para producir prendas de ‘Fast Fashion’. En su forma de operar, esta industria está constantemente contribuyendo al agotamiento de los combustibles fósiles, que se utiliza, por ejemplo, en la industria textil y de prendas de vestir de producción y transporte. También está introduciendo de manera sistemática, y en cantidades cada vez mayores, compuestos hechos por el hombre, como los pesticidas y las fibras sintéticas, lo que aumenta su presencia persistente en la naturaleza, dañando el medio ambiente.

Como consecuencia, algunos de los recursos naturales están en peligro y los bosques y los ecosistemas están siendo destruidos por causas tales como la producción de fibra, lo que lleva a problemas como la sequía y el cambio climático, que están afectando a la sociedad en general.

Si el comportamiento de consumo de la industria de la moda, incluyendo a los consumidores, sigue aumentando al ritmo actual, el impacto en el entorno social y ecológico también aumentará. Esto conduce a un espacio muy limitado para la industria para soportar estos impactos en el futuro y resolver los problemas que enfrenta la sociedad hoy en día.

Debemos rediseñar las prácticas insostenibles actuales en la sociedad. Si se logra este cambio, es probable que resulte en un retorno gradual al equilibrio, donde el comportamiento de la sociedad no está en conflicto con los recursos naturales y la industria de la moda puede continuar sin poner en peligro la salud de las personas y de nuestro planeta.

El movimiento Slow Fashion es una representación unificada de todos los movimientos de moda sostenible, eco, verde, y ético. Fue acuñado por primera vez por Kate Fletcher, del “Centro de Moda Sostenible” , cuando la moda se comparó con la experiencia de Slow Food.

Esta propuesta, busca desacelerar la cadena de suministros para reducir el número de tendencias y temporadas, promover la producción de calidad y devolver un mayor valor a las prendas, incorporando recursos sostenibles y salarios justos.

Slow Fashion es un movimiento que está ganando impulso y es probable que llegó a la sociedad para quedarse.

Un comentario en “SLOW FASHION

  1. POR FIN ALGUIEN PIENSA EN EL MEDIO AMBIENTE Y ES BUENO CONCIENTIZAR QUE LOS RECURSOS NO SON INFINITOS Y QUE EN ALGUN MOMENTO TIENE QUE CAMBIAR LA FORMA DE CONSUMIR SIN MEDIR LAS CONSECUENCIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *