Material hecho con excremento de caracol. Foto.

Cuatro materiales inusuales para una moda más sustentable

Material hecho con excremento de caracol. Foto.
©Lieske Schreuder/Difusión

Sabemos que la industria textil es una de las más contaminantes y derrochadoras a nivel mundial, por lo que una gran cantidad de emprendedores y firmas de menor o mayor escala investigan y experimentan constantemente para dar con métodos más sustentables y éticos.

Muchas de las respuestas encontradas apuntan hacia el uso de materiales alternativos que permitan dejar de lado aquellos que amenazan al medioambiente, como por ejemplo la celulosa obtenida de los bosques. Conoce junto a nosotros cuatro de ellos:

Residuos de soja

Si bien la producción de soja resulta un tanto polémica –solo el 3.2 por ciento de su oferta mundial está certificada, mientras que al resto se lo relaciona con la deforestación y malas condiciones laborales-, existen quienes ven en ella una oportunidad para la moda ecológica a partir del reciclado de productos alimenticios derivados, como el queso y aceite, para crear telas.

Licuando la proteína de la soja se obtienen fibras largas y continuas que se cortan y procesan como el algodón. El producto final es tan suave que se ha planteado como una alternativa a la seda y la cachemira. Entre las marcas que utilizan esta tela en sus colecciones se encuentra la estadounidense Flock.

Biocaucho para reemplazar el neopreno

Arbusto para producir biocaucho. Foto.
©Eugene van der Pijll/Dominio público

La empresa Patagonia se asoció con la compañía de tecnología limpia Yulux para buscar una alternativa a los materiales sintéticos usados en los trajes de neopreno. El resultado formó parte de la colección Otoño/Invierno 2014 de la marca: trajes hechos en un 40 por ciento de neopreno (polímero del cloropreno) y el resto con biocaucho obtenido del guayule, arbusto que crece en el desierto.

Para animar el consumo de dicho material dentro de la industria del surf, Patagonia lo ofrece ya listo para su uso.

Café reutilizado

©yo_aguilar/Creative Commons
©yo_aguilar/Creative Commons

Alertado por el enorme consumo de café que se da en el mundo entero y por los desechos que este genera, Jason Chen, gerente general de la fábrica de telas Singtex Industries, pensó de qué forma podrían reutilizarse.

Así se encontró una manera de extraer y transformar el remanente del café molido en nano estructuras que luego se incorporan en la producción de tela.

El material final forma parte de la línea de productos S.Cafe tm yarn, la cual ofrece textiles que, según la empresa, son perfectos para el denim y las prendas deportivas por su capacidad de rápido secado y protección UV.

La compañía recolecta los desechos de café de Starbucks. Con el producto necesario para una taza tiene suficiente material como para hacer dos camisetas.

Excreciones de caracol

Hilos con deyecciones de caracoles. Foto.
©Lieske Schreuder/Difusión

Durante una plaga de caracoles en su hogar, la diseñadora holandesa Lieske Schreuder descubrió que, al comer papel de color, sus deposiciones se tiñen. Así, se dispuso a comprar cientos de caracoles y a armar un laboratorio en el que almacenó los desechos coloreados para prensarlos luego en forma de hilos, conformando un nuevo material, flexible y único.

Al mejor ‘estilo caracol’, la producción es lenta: lleva alrededor de cinco días que nueve moluscos generen la cantidad necesaria de desechos como para un metro de hilo, por lo que se estima que el mismo podrá aplicarse únicamente en la alta costura. Otro punto a tener en cuenta del extraño material es su perdurabilidad: con el tiempo se va deshaciendo.

En cuanto al estado de los caracoles, Schreuder señaló que el proceso no les genera ningún tipo de problema: el papel que utiliza tiene una estructura muy similar a la de las plantas que suelen comer y el tinte, aparentemente, no los dañaría.

¿Conocías estos materiales pensados para la industria de la moda? ¿Qué opinas sobre ellos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *