Archivos de la categoría Calidad de vida de artesanos y comunidades

El 95% de la producción textil artesanal está en manos de mujeres

Con el objetivo de contar con una herramienta ágil para acceder a información del sector artesanal textil varios organismos nacionales lanzaron un nuevo sitio web. De acuerdo con la información reunida es posible afirmar que el 95% de esa producción está en manos de mujeres, el 73% utiliza la técnica de tejido a telar; además, la provincia de Formosa concentra más del 20% del total de artesanos.

tejido artesanal argentina mapa digital panorama INTI
Se puede visitar el sitio en www.renatra.gob.ar y acceder a información sobre 6842 artesanos textiles distribuidos en el territorio nacional

Argentina es una nación productora de artesanías textiles por excelencia, resultado de una rica cultura común de trabajo en torno a las fibras y el tejido que halla sus raíces en saberes ancestrales. Con el objetivo de otorgarle valor y reconocimiento a este sector económico, diversos organismos nacionales impulsaron la creación de un Registro Nacional de Artesanos Textiles de la República Argentina (ReNATRA) disponible en la red.

“Nos propusimos dar visibilidad al trabajo de los artesanos textiles de todo el país” Laura Martínez, integrante del equipo del Observatorio de Tendencias del Centro de Textiles del INTI

Un dato que arroja esta nueva herramienta digital es que el 95% de la producción está en manos de mujeres, que el 73% utiliza la técnica de tejido a telar y que en Formosa se concentra más del 20% del mercado —seguida por Neuquén, Salta y Buenos Aires—. También se puede apreciar que el 65% de los artesanos dominan tanto la técnica de hilado como de tejido.

Quienes accedan al nuevo sitio podrán encontrar una presentación sobre la herramienta, un mapa digital, datos de contacto de cada productor, información sobre oficios y técnicas de tejido, un buscador de listas por provincia. Además dispone de un formulario online para que se sumen quienes aún no se han registrado.

El ReNATRA fue creado e impulsado por la Mesa del Mapa Cultural y Productivo del Textil Artesanal Nacional conformada por el Centro de Textiles del INTI, el Mercado Nacional de Artesanías Tradicionales de la República Argentina (MATRA) del Ministerio de Cultura de la Nación, la Subsecretaría de Responsabilidad Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) del Ministerio de Agroindustria de la Nación.

Este trabajo se suma a las acciones que lleva adelante el INTI, institución que este año celebra su 60º aniversario, para brindar apoyo tecnológico a la industria textil y de indumentaria nacional.

Acceder al sitio: www.renatra.gob.ar

Symbols and History of Spinning in the Andean Textile Traditions

For the Aztec, spinning and weaving symbology were connected with pre-columbian goddesses. Spindle whorls were elaborately decorated with motifs related to deities responsible for sexuality, childbirth, and major events in the female life cycle. Spinning and weaving helped to define feminity. A woman who spun but never wove was equated with infertility.

In Abancay, Peru, cloth is central to the definition of self. It may replace the individual and be used in witchcraft to harm the owner.

Andean men, women, and children all spin, an occupation that can be accomplished while tending animals. In Chinchero, Peru, men produce slings and cords for llama halters. Women weave shoulder cloths or llikllas and other clothing elements, while young girls create narrow ties or hakimas as their first textile.

High Andean weavers Village of Quenqo,located 45 km outside of Cusco Peru at 4000m ASL. The spinning of threads is incorporated into all daily activities of the Andean women. The traditional Andean spinning top hand spindle called a Puscha is used to make threads from the raw wool. The threads are dyed and get a second spinning using two threads intertwined to complete the final working thread.

Spinzilla is a global event where teams and individuals compete to see who can spin the most yarn in a week! The rural weavers of Huancarani, Bolivia, have been spinning yarn by hand for their entire lives and are now fighting to maintain the traditions that have characterized their isolated communities as more and more rural Bolivians migrate to the city. May this be the beginning of a movement to honor and respect the skills and talents of the aging weavers and to motivate younger generations to carry on the ancient Andean textile tradition.

Andean textiles reflect the fabric of life—a unique heritage of woven stories and cultural traditions inspired by the high, windswept deserts and snow-capped peaks of the Andes. In the ancient Andean world, textiles served as a primary form of artistic expression as well as a powerful visual medium for portraying nature’s secrets and the order of the universe. The Incas believed cosmic harmony required balance in all realms of life— nature-culture, male-female, past-future, front-back, right-left, and top-to-bottom. Textile designs from both pre- and post-Spanish Conquest periods reflect these belief systems, whether destined for ceremonial purposes or for everyday use.

 

ABOUT SPINNING:

 

Education in spinning and weaving techniques began at an early age, and by adolescence girls were learning the rudiments of weaving.

Mapuche traditional custom is to place newborn girls, spiders web threads around their wrists or spider veins also slide the palm of their hands to convey the secrets of the most important textile art process: the thread.

Women pass their knowledge from generation to generation orally or using gestures. This know-how was transmitted in the family and household. The women were valued and respected for their high skills in weaving and spinning, and still are.

Although the tissue belongs to the female sphere, it has been seen in Cuzco and northwestern Argentina men Inca descendants with the spindle. In some remote provinces of Cuzco still were not well cultivated by the Inca kings, they were women to work in the fields and the men were at home spinning and weaving.

In Argentina, the first hand-spun cordage—a mixture of plant fibers, wool, and human hair—dates to nearly 7670 BC and was found in a cave in Jujuy Province. The domestication of native Andean camelids—guanacos, alpacas, llamas, and vicuñas—as a consistent wool source clearly predated the Inca’s cultural ascendency. In fact, woven cloth became such a valuable commodity that it functioned as a status symbol and often took the place of monetary currency.

 SPINNING WITH SPINDLE

Peru- Alto Peru
Bolivia
North Argentina

The process of spinning by hand is an ancient art that is to transform the fiber into yarn twisting several short while to join them and produce a continuous strand fibers.

Therefore fingers are used but to be precise, the spindle is the most primitive and simplest object that serves for spinning textile fibers is used.

There is two ways of spinning

  1. Drop-spinning

Drop-spinning is done with a heavy whorl on the spindle shaft, where the rotating spindle is repeatedly dropped to draw out and twist the raw fiber. Drop-spinning can be done virtually anywhere, and ethnographic accounts describe women spinning with this technique as they walk to the fields or in the marketplace.

How to spin:

  1. Make a leader. Tie a two and a half foot long piece of yarn right above the edge of the whorl, the disc at the bottom of the spindle.
  2. Tie a knot at the top of the spindle where an indentation is.
  3. Twirl the hand spindle (drop spindle) in a clockwise direction.
  4. Holding the end of the leader with one hand, hold the edge of the unspun fibers to the end of the leader without letting go. The fiber should start looking like yarn.
  5. Wind the yarn you just spun onto the hand spindle (drop spindle) shaft and continue.
  6. Once you have a large amount of yarn, wind it off to another stick and repeat the whole process again.
  7. Take the second length of yarn off and put the two ends together.
  8. Tie them both to the leader and begin to spin the spindle ANTI-clockwise (or the other direction to what you spun it before) this is called plying and will make your yarn twice as strong and counter-twist the already twisted two half yarns.
Photo 1 - drop-spinning
Photo 1 – drop-spinning
  1. Supported spinning

 Supported spinning is done with the tip of the spindle shaft resting in a small bowl or on a flat surface. It provides greater control over the spinning process and results in a finer-quality thread.

How to spin:

  1. Making a lead: Hold the fiber in your left hand and the spindle in your right hand. Catch a few fibers on the spindle hook, pinch them and draw them just slightly out of the fiber mass. Rotate the spindle several turns clockwise. This will start your lead.
  2. Hold the spindle upright, pinch the fibers on the hook and draw your fiber mass up a little. Spin the spindle and let the twist run up the lead.
  3. Repeat this until you have about two feet of thread. Draft out any slubs and give the spindle a spin to put more twist in your thread. Now slide the end of the thread down the shaft, and wind half of it clockwise around the base of the shaft, just above the whorl. You have made yourself a lead for your spindle.
  4. Ready to spin: Lay the last foot of thread (lead) up the shaft, lean the spindle slightly to the left. Hold the fiber gently, and the spindle firmly and draft out fibers until it feels real weak. Now give your spindle a spin, letting the lead wrap around the shaft and putting strength in the drafted fibers.
  5. Pinch at the top of the spindle with your right thumb and first finger, holding the thread firmly, draw out more fibers until the thread becomes weak. Then spin again until you have almost an arm’s length of thread.

Then draft out the slubs by pinching off the twist with your left thumb and first finger so the extra twist will not go up into the loose fiber. Now gently pull on the thread until the slubs come out. Give it a quick spin. Lastly holding the thread taunt, (lift the spindle out of the bowl and the weight of the spindle will keep the thread taunt), give the spindle a good spin and strengthen the thread. Wind onto the spindle leaving about 12 to spiral up the shaft to start again.

Photo 2 - Supported spinning
Photo 2 – supported spinning

SPINNING WITH WHEEL

Huancayo, Perú
Hualhuas, Perú
Alto Perú
Bolivia

A spinning wheel is a machine used to turn fiber into thread or yarn. This thread or yarn is then woven as cloth on a loom. The spinning wheel’s essential function is to combine and twist fibers together to form thread or yarn and then gather the twisted thread on a bobbin or stick so it may be used as yarn for the loom. The action is based on the principle that if a bunch of textile fibers is held in one hand and a few fibers are pulled out from the bunch, the few will break from the rest. However, if the few fibers are pulled from the bunch and at the same time are twisted the few pulled out will begin to form a thread. If the thread is let go it will immediately untwist, but if wound on a stick or bobbin it will remain a thread that can be used for sewing or weaving.

Many different kinds of fibers can be spun on a simple spinning wheel, including wool and hairs; bast fibers which come from below the surface of a plant stem including flax (linen), hemp, jute, ramie, and nettle; and seed fibers, particularly cotton. Each of these fibers vary tremendously in length of staple, quality and strength. Different fibers require different kinds of pieces or bobbins placed on the spinning wheel and even call for spinning wheels of different size or configuration in order to spin the specific fiber more efficiently. Spinning wheels were one of the first craft tools to be supplanted by modern machinery.

While there is no single spinning wheel design, the iconic spinning wheel has three splayed legs, a foot treadle connected to a footman that attaches to the driving wheel thus making the wheel go around. A horizontal stock is the wooden plank or bed upon which most of the apparatus rests upon. The driving wheel is perhaps the most prominent feature of the spinning wheel and resembles a wheel with turned spindles in the center (thread is pulled along the outside of that wheel). The bobbin is a grooved wooden spool that fits on the flyer, which gathers the yarn after it is spun. The bobbin fits into a U-shaped flyer (a bracket with hooks on it that guide the yarn onto the bobbin and keep the yarn evenly distributed on it). The distaff and distaff arm hold a batch of unspun fiber. These are only the primary parts of the spinning wheel as the typical wheel has well over 100 small parts that fit together to ensure quality spinning.

Photo 3 - spinning wheel
Photo 3 – spinning wheel

Next, we will have a closer look on weaving symbols and history in the Andean textile culture.

Advancing the paradigm shift – what does ECOSOC consultative status mean for an NGO?

In 2016 Hecho por Nosotros was granted consultative status with the UN Economic and Social Council (ECOSOC), a status that gives us access to all of the UN bodies that are open to NGOs. This has marked a new stepping stone in shifting the paradigm in the fashion industry towards more sustainable industry, by granting us opportunities to address sustainability issues in international forums.

What does this all mean then – what does ECOSOC consultative status mean for an NGO?

The United Nations (UN) Economic and Social Council (ECOSOC) was established by the United Nations Charter as the principal organ, under the authority of the General Assembly, to promote:

(a) higher standards of living, full employment, and conditions of economic and social progress and development;

(b) solutions of international economic, social, health, and related problems; and international cultural and educational cooperation; and

(c) universal respect for, and observance of, human rights and fundamental freedoms for all without distinction as to race, sex, language, or religion.

Under the Charter, the Economic and Social Council may consult with non-governmental organisations (NGOs) concerned with matters within the Council’s competence, such as labour rights, social and economic development, and environmental issues. The Council has recognised that these organizations should have the opportunity to express their views, and that they possess special experience or technical knowledge of value to the Council’s work.

NGOs with ECOSOC consultative status can make oral and written statements to ECOSOC meetings, organise events that are held during ECOSOC and its sub-bodies meetings to address, gather people interested in learning and talk about certain issue, and form clusters together with other NGOs and address issues together with UN member countries, UN bodies, NGOs and other relevant stake holders. This is essential for advocating, promoting, educating, and to influence decision makers at highest international level – to bring the controversies of the fashion industry to daylight, and to eventually work together for sustainable future.

Having the ECOSOC consultative status also means that the quality of our work is regularly reviewed by the UN, and that we need to live up to a certain standard in order to continue to have the access we have. We can also team-up and have access to meet other international NGOs and work together for more sustainable future.

The 2030 Agenda for Sustainable Development was adopted by the members of UN in 2015. The 2030 Agenda is a broad and universal policy agenda, with 17 Sustainable Development Goals (SDGs), with 169 associated targets which are integrated and indivisible. Building on the Millennium Development Goals, the 2030 Agenda aims to achieve inclusive, people-centred and sustainable development that leaves no one behind.

As the implementation of the Agenda 2030 for sustainable development requires a more holistic, coherent and integrated approach at the national, regional and global levels, the role of NGOs in promoting, educating and implementing the SDGs in practise.

The path to achieving these goals will not be easy; nevertheless, we have made it our personal mission to join the work of UN, and thus work together to achieve them. Specifically, our job will relate poverty issues with fashion and explain how we can all contribute towards the goal of alleviating poverty while working in fashion and making it a more sustainable and rounded industry.

As the ECOSOC consultative status is a culmination of long-run work of collaboration with UN and its organs in different projects. With the consultative status we have been actively participating the events of ECOSOC. At the 55th sessions of Commission for Social Development we organised a side event addressing the challenge of sustainability and fighting poverty using the fashion industry as a tool to promote prosperity for all. During the 61st sessions of Status of Women we held an oral declaration on economic empowerment of women in rural areas, by referring the real-life examples of our work. Next, we are participating to the High Level Political Forum that looks into progress of SDGs where we are focusing on building NGO networks and promoting the importance of NGOs in reaching sustainable, inclusive future for all.

We are dedicated to the sustainable reform of the fashion and textile industry – inviting all parties to join to advance this paradigm change in the fashion industry. By working together, we can pledge to “leave no one behind” as stated by the sustainable development goals. It is the peoples that eventually are the agents for change – and to reach the paradigm change in the fashion industry, we cannot forget how consumer demands can make a difference to corporate policies – and the best statement we could possibly make is to support sustainable consumerism and decrease demand for fast fashion.

La importancia de la artesanía para los pueblos indígenas

Actualmente un dilema que se trata de resolver es la erradicación de la pobreza y la inclusión de los pueblos indígenas en la matriz productiva. En este artículo hacemos énfasis en la gran oportunidad para alcanzar estos objetivos mediante su propia cultura, sus conocimientos ancestrales que representan un potencial para el crecimiento económico de sus comunidades y una oportunidad de empleo decente que debe ser promovido desde los gobiernos.

La cultura y la identidad de los pueblos es un fenómeno dinámico, que con el paso del tiempo puede perderse o alterarse; es un deber de las naciones resguardar estos tesoros. Antropológicamente hablando, la historia de un pueblo y la preservación de su cultura y sus costumbres ha sido una necesidad de expresión humana y por otro lado ha sido un transmisor de conocimientos vitales para la evolución cada sociedad. La construcción de la identidad no es un proceso que se edifica solo, es un proceso en el que la enseñanza juega un rol primordial y es una obligación del estado garantizar su correcta preservación y difusión.

La artesanía además de la religión, las manifestaciones culturales, y la comida tradicional entre otros, es claramente una manera de transmitir la historia y las diferentes culturas de la humanidad que nace desde la prehistoria con la necesidad de fabricar objetos que faciliten las actividades diarias del ser humano. Hablar de las artesanías es hablar de los artesanos puesto que son ellos los personajes principales de este tema, ellos no solo utilizan las artesanías; sin ellos no se producirían estos objetos y no perduraría la tradición y el conocimiento que heredan de sus antepasados.

Hablar de artesanos es hablar de innumerables comunidades indígenas que en su mayoría pertenecen a sectores deprimidos económicamente de la sociedad. Aunque las principales ocupaciones laborales de los pueblos indígenas difieren de país en país nos encontramos con el común denominador de que son poblaciones ricas en expresiones culturales y técnicas artesanales que representan una increíble oportunidad de empleo y crecimiento sostenible.

Entre algunas de las actividades tradicionales que sustentan estas comunidades indígenas resaltan la agricultura y las artesanías que sin en el apoyo de políticas gubernamentales que hagan énfasis en el desarrollo de habilidades y la formación profesional en campos en el que ellos ya tienen una destreza excepcional cada vez resultará más difícil crear igualdad de trabajo y una matriz productiva inclusiva.

La falta de protección y apoyo en sus derechos al acceso a un trabajo decente y protección social provoca que no solo se dé una migración de zonas rurales a urbanas en busca de empleos mejor remunerados, pero también que nuestros indígenas abandonen sus oficios y sus expresiones culturales. Esta problemática vista desde otra perspectiva lastima nuestra cultura colectiva en la que los indígenas al ser creadores son los actores principales; si abandonan sus actividades artesanales perdemos todos.

Estudios realizados por la Organización Internacional del Trabajo, una agencia especializada de la Naciones Unidas, nos dice que el número de este tipo migraciones no ha cesado principalmente en Latinoamérica y en ciertos sectores al Sur de Asia en los que encontramos más indígenas trabajando informalmente en actividades domésticas, ventas ambulantes y en el sector textil industrial. En contraste con otros países como Nueva Zelanda donde se han generado programas de capacitación en pueblos indígenas resultando en un decrecimiento de la tasa de desempleo indígena; por ejemplo, en Māori este porcentaje a descendido de un 62% en el año 2008 a un 5.8% en 2013.

A pesar del esfuerzo que realiza el sector privado en el que algunos negocios combinan tendencias modernas con la inclusión del trabajo artesanal no es suficiente para erradicar la pobreza de estas comunidades. La falta de reconocimiento de sus habilidades tradicionales y una correcta educación y entrenamiento en como sus conocimientos representan una manera de crecimiento económico deben ser temas cruciales en los planes de trabajo de los gobiernos. Medidas como un fácil acceso a ayuda financiera y capacitación en emprendimientos en conjunto con la creación de espacios que junten al mercado consumidor con el producto artesanal son necesarias para que las comunidades indígenas puedan tener un trabajo decente y formal mientras que siguen practicando su cultura.

Referencias:

Indigenous women workers, with case studies from Bangladesh, Nepal and the Americas. Working Paper. ILO 2012
Indigenous peoples access to decent work and social protection. Thematic Paper. Inter-Agency Support Group On Indigenous Peoples’ Issues. ILO 2014.

Hecho Por Nosotros Centro de Investigación con la colaboración de Joshe Ordoñez

¿Empoderamiento femenino o una estrategia de negocios?

No es ninguna sorpresa que la industria textil, después de la petrolera, sea una de las que mueve más capital en el mundo y que detrás de ella se escondan millones de trabajadores. No obstante los atractivos desfiles y el seductor visual merchandising de las marcas de moda; no todo es color de rosa en la producción de indumentaria.

Aproximadamente un 75% de la mano de obra en el sector textil y de moda esta compuesto por mujeres. Por un lado, es positiva la democratización de los puestos de trabajo, considerando la discriminación de género en estos temas y sobre todo teniendo en cuenta que las actividades textileras han sido relacionadas con el sexo femenino desde épocas previas a la revolución industrial. Pero, con una mirada más profunda a lo que esta sucediendo en la cadena productiva lo mínimo que podemos hacer es preocuparnos e informarnos si estas trabajadoras mujeres están recibiendo el trato que se merecen por producir lo que vestimos todos los días.

Es inexplicable como muchas de las empresas y marcas con mejores ingresos económicos sigan sin garantizar salarios justos, trabajos decentes y seguridad laboral. De la misma manera, es inexplicable que en pleno Siglo XXI sigan existiendo mujeres esclavizadas en una fábrica 60 a 140 horas semanalmente para que el pan de cada día no falte es sus hogares.

Emilie Schultze, del colectivo Fashion Revolution de Inglaterra, hace énfasis en el dato de que las mujeres en Bangladesh perciben un sueldo 50% inferior al salario mínimo para cubrir sus necesidades básicas; también reporta que en general, las mujeres tienen salarios inferiores a los que percibe el sexo masculino.

Esta problemática no es exclusiva de países orientales, en Latinoamérica, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL la feminización de la mano de obra en esta industria ha ido aumentando desde las últimas décadas y es un porcentaje que sigue una tendencia de crecimiento. Desde enormes fábricas hasta el trabajo desde sus propios hogares las mujeres latinas tienen un rol primordial en la producción de indumentaria.

El empoderamiento femenino en lugar de ser tomado como una oportunidad para la erradicación de la pobreza en países en vías de desarrollo, también ha sido tomado como una ventaja por las grandes corporaciones para reducir sus costos de producción. La desigualdad social que viven las mujeres en contextos vulnerables es una de las razones por las cuales las empresas manufactureras se aprovechan para tener mano de obra más dócil y barata.

Por lo general, en esta industria las mujeres acceden a los puestos de trabajo con los peores salarios y sin muchas oportunidades de crecimiento.

Se cree que otro factor que no deja que se superen estos problemas es la falta de apoyo o la prohibición por parte de los empleadores a formar sindicatos de trabajadores o grupos internos para que las trabajadoras puedan reclamar sus derechos. El miedo a perder su trabajo es una de las causas que muchas veces callan a las mujeres, cabe mencionar que en otras ocasiones la razón por las que pierden su trabajo es por estar en estado de embarazo, en lo que empleadores prefieren no asumir los costos y permisos de maternidad que las leyes demandan.

Si bien el papel de la mujer es primordial en esta industria que por décadas a ayudado a mujeres a sacar a sus familia a adelante y, que de una u otra forma ha contribuido a la igualad de género en ámbitos laborales, es importante que la integración de la mujer en estas plazas de trabajo sea protegida y regulada por las entidades competentes pero, más aún que estas medidas sean exigidas por el consumidor, quien a la final del día manda sobre las marcas de indumentarias, por más grandes que sean. Nosotros como consumidores somos los que con nuestra vanidad ayudamos a que ciertas personas en el mundo se enriquezcan a costa del sacrificio de otras, nosotros como consumidores tenemos la responsabilidad en nuestras manos de que esta industria haga más bien que mal.

Referencias:

European Year For Development news series 24/03/2015. Schultze, Emilie “Exploitation or emancipation? Women workers in the garment industry”. https://europa.eu/eyd2015/en/fashio….

ILO (2000). Equidad de genero en el mundo del trabajo en américa latina. Avances y desafíos 5 años después de Beijing. http://www.ilo.org/public//spanish/….

The Guardian 08/03/2016. Low wages, unsafe conditions and harassment: fashion must do more to protect female workers. https://www.theguardian.com/sustain….

Celia Mather ‘Garment Industry Supply Chains’ (Women Working Worldwide) (2004). http://www.yorku.ca/rajagopa/docume….

CEPAL (1997) “Nuevos Problemas y Oportunidades para el Desarrollo Industrial de América Latina”. Desarrollo Productivo No. 31. CEPAL: Santiago de Chile.

Hecho Por Nosotros Centro de Investigación con la colaboración de Joshe Ordoñez

El potencial de las fibras naturales en América Latina

Las fibras naturales están en el centro del movimiento impulsado por la eco-moda o “ropa sostenible”; de aquel que se enfoca en las preocupaciones globales por el medio ambiente y por el bienestar de los productores y consumidores. El objetivo es crear prendas que sean sostenibles en cada etapa de su ciclo de vida, desde su producción hasta su eliminación. Precisamente, es posible crear este tipo de productos a través del proceso de las fibras naturales: de la cría de los animales, su esquila, el hilado y el tejido.

La producción, el procesamiento y la exportación de las fibras naturales son de gran importancia económica para muchos regiones con bajos recursos y vital para la subsistencia y la seguridad alimentaria de millones de pequeños agricultores y procesadores. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, 120.000 familias de pastores de alpacas localizados en los Andes.

fibranatural

En cuanto a los camélidos domesticados, la población de llamas se estima en un total de 3,3 millones de animales y la de las alpacas, en 3 millones. Estos animales se encuentran distribuidos a lo largo de seis países de la región. Alrededor del 93% de las llamas y del 99% de las alpacas se encuentran en Perú y Bolivia; mientras que el resto se reparte entre los territorios de Chile, Argentina, Ecuador y Colombia, entre otros.

La producción total de fibras de camélidos en la región latinoamericana supera los 5 millones de kilogramos anuales. Cerca del 30% de esa cantidad se procesa y es empleada a nivel de la comunidad. Por otro lado, alrededor del 80% de la fibra de alpaca comercializada es color blanco y el 12% de ella tiene un diámetro menor de 23 micrones. Estas cifras reflejan que el aprovechamiento de las fibras producidas por los camélidos se encuentra todavía limitado pero ofrece un potencial muy importante.

Latinoamérica posee un enorme potencial en relación a las fibras naturales. Todas ellas presentan un gran nivel de calidad: las de los camélidos andinos, las ovinas, las del mohair, la angora y el algodón. Más aún, la producción ofrece grandes posibilidades de desarrollo. Esto quiere decir que es posible llevándola a mayores escalas, para acompañar el nivel de interés suscitado en el mercado internacional.

Además, la cría de camélidos favorece el desarrollo de las economías locales. Por ejemplo, permite la creación de nuevos espacios para los jóvenes de las comunidades andinas, evitando su migración hacia las ciudades. En consecuencia, la cría y producción brinda un valor agregado local a sus riquezas naturales y culturales originarias.  De hecho les permite mantener sus tradiciones culturales y procedimientos ancestrales, poder permanecer en su tierra de origen y mejorar su calidad de vida notablemente.

Hablando en términos generales hay poco conocimiento a nivel mundial y baja difusión de los camélidos en los mercados internacionales entre los consumidores medio y alto poder adquisitivo – sobre todo de los camélidos salvajes de América del Sur: la vicuña, Vicugna vicugna, y el guanaco, Lama guanico. La utilización sustentable de la vicuña y guanaco, como otros camélidos, junto a una participación bien definida de las comunidades locales, suplementaria en gran medida la economía de los pueblos andinos permitiéndoles transformar la fibra de vicuña en tejidos de la mejor calidad mundial.

Guanaco: Este ungulado silvestre de América del Sur se  encuentra en una muy amplia distribución  geográfica. El guanaco vive en el noroeste de Perú, en el oeste y el sur de Bolivia, el noroeste de  Paraguay, y en los Andes de Chile y Argentina  hacia el este hasta la costa atlántica y el sur de la  isla de Tierra del Fuego y Navarino. Así como la  vicuña, el guanaco da una fibra única y rara. Su  brillo y suavidad especial son de la más alta  calidad, permitiendo a las prendas tener una belleza  sofisticada, finura, delicadeza, manteniendo el  encanto único de la naturaleza.

Vicuña: Este miembro más pequeño de la familia de los  camélidos vive en la Puna y en los ecosistemas alto  andinos de Perú, Bolivia, Argentina y Chile. La fibra increíblemente suave y lujosa de la vicuña  que ofrece los colores naturales que van desde el  dorado hasta el leonado profundo, ha hecho de esta  criatura uno de las más codiciados tesoros desde  los tiempos antiguos. Las prendas creadas a partir  de esta fibra son de inigualable belleza y suavidad.

Finalmente, los productores de las fibras naturales, fabricantes y la industria textil deben ser conscientes de este hecho. Ellos deben responder a las oportunidades que ofrece la creciente demanda de algodón orgánico y lana, de tejidos reciclables y biodegradables, y de prácticas del “comercio justo” que ofrecen precios más altos a los productores y protege a los trabajadores de la industria textil.

Anaïs Devillers en EXPOARTESANO 2017 LA MEMORIA

“Cada historia detrás es la que los lleva adelante”.

Esa es la inspiración para la octava edición de Expoartesano La Memoria 2017 que tomó lugar en la Plaza Mayor de Medellín en Colombia del 17 al 23 de abril.SAMSUNG CAMERA PICTURES

Foto: Anaïs Devillers

Toda la semana se pudo ver cientos de artesanías que narran historias y tradiciones de los pueblos del Caribe, el Pacífico, el Centro, el Eje Cafetero y los Llanos Orientales.

400 artesanos de 26 departamentos de Colombia incluyendo la representación de 19 etnias indígenas de todas las zonas de la nación formaron parte de esta nueva edición de Expoartesano La Memoria. Artesanos indígenas, los tradicionales y los contemporáneos representantes de las cinco regiones del país que tienen todas unas historias que contar, un oficio que rescatar y un recuerdo que evocar.SAMSUNG CAMERA PICTURES

Foto: Anaïs Devillers

Expoartesano brinda la oportunidad a artesanos colombianos de comercializar directamente ante los 30.000 visitantes que recibe la feria convirtiendo a la feria en la vitrina comercial de artesanía más importante de Antioquia. Es una plataforma que se abre a la oferta artesanal nacional como una “expresión que rinde homenaje a la tradición creadora de nuestras comunidades y a la herencia cultural.

Para Ana María Fries, gerente general de Artesanías de Colombia, “elaborar una artesanía es un proceso de meditación, es tiempo en silencio que requiere de altos niveles de concentración. Es un momento donde todos los sentidos están conectados en el objeto, la tradición y la sabiduría”.

La asociación civil Hecho por Nosotros que trabaja activamente para brindar informaciones y herramientas de creación, de diseño, de emprendimiento a todos los actores del sector y que está en lucha constante para conservar y transmitir los saberes ancestrales de toda América latina, ha sido presente en esa feria, entrevistando a varios artesanos para dar a conocer sus trabajos y la iniciativa de esta feria que permite generar ingresos a los que perpetúan las tradiciones y el patrimonio cultural de cada nación.

Pietà en las cárceles de Lima

Pietà: Etiqueta de moda desde las cárceles de Lima

Pietà en las cárceles de Lima
©Pietà/Difusión

Teniendo en cuenta que las cárceles son entornos poco humanizados que no consideran del todo la reinserción social, existen cada vez más propuestas alternativas que buscan, a través del trabajo y de la educación, mejorar la calidad de vida y oportunidades de los detenidos. Una de ellas es Pietà, que desde hace más de un año vincula a la moda con la inclusión.

El proyecto, al mando del francés Thomas Jacob, consiste en una marca de indumentaria independiente cuyas prendas se confeccionan desde las cárceles de Lima. Todo comenzó cuando Jacob visitó por casualidad uno de los penales y descubrió el potencial y las ganas de superación de los internos: al ver las máquinas de coser, se le ocurrió llevar materiales para comenzar a trabajar con ellos.

Hoy Jacob elabora los diseños y los reclusos de las cárceles de San Jorge, San Pedro y Santa Mónica son los encargados de confeccionarlos: generan ropa, zapatos y accesorios de uso diario para ambos sexos.  El resultado son piezas únicas, irreverentes y con un fuerte mensaje social. En cada una quedan retratadas sus difíciles condiciones de vida, pero también sus aspiraciones, esperanzas y deseos: a través de los bordados y dibujos se difunden mensajes sobre la vida, la muerte y las contradicciones de la sociedad.

Las prendas contienen un fuerte mensaje social
©Pietà/Difusión

“Lejos de la dictadura del marketing, la marca ofrece un concepto alternativo de la moda. Nos rehusamos a adherirnos a las normas sociales de una sociedad devota al consumo en masas”, fundamenta Pietà desde su web.

Las personas involucradas en el proyecto perciben un ingreso por el trabajo realizado que les permite comprar productos de higiene y comida para consumir en el penal. También ganan días de libertad, dado que la ley establece que aquellos que trabajan pueden ver reducida su condena. Sin embargo, el mayor aporte de Pietà es el de promover la confianza en ellos mismos: cada prenda lleva bordado el nombre de su creador y se vende a nivel internacional. De esta manera, logran valorar su trabajo y capacidad, lo que les sirve para la vida dentro y fuera de la cárcel.

Todos los productos se elaboran con materiales naturales y reciclados, como por ejemplo fibra de alpaca y algodón orgánico. Se pueden conseguir en tiendas Perú o desde su página de Internet, donde figuran todos los diseños. Si bien por el momento son producidos exclusivamente en las cárceles, Jacob planea en un futuro incorporar a quienes ya recuperaron su libertad.

¿Conocías a Pietà?, ¿qué te pareció esta iniciativa?

Pants to Poverty trabaja con unos cinco mil productores orgánicos de algodón

Una colección de PET reciclado de Mormaii; Pants to Poverty va a India

Pants to Poverty trabaja con unos cinco mil productores orgánicos de algodón
©Pants to Poverty/Difusión

En este nuevo resumen semanal de las últimas noticias de moda ética alrededor del globo, las etiquetas Feelgoodz y Coclico nos sorprenden con sus últimas líneas de calzado sustentable, y Mormaii presenta su colección verano 2015 hecha con fibras de plástico reciclado.

Además, la semana de la moda de Brighton centra su atención en la industria responsable y la marca de ropa interior Pants to Poverty se traslada a los campos de algodón orgánico de la India.

No te pierdas todas estas novedades y más, en este nuevo resumen semanal.

Zapatillas de Guatemala con sello internacional

Nueva colección de Feelgoodz
©Feelgoodz/Captura de pantalla

La empresa de calzado sustentable con sede en Estados Unidos Feelgoodz acaba de lanzar una nueva colección de zapatillas, esta vez en colaboración con artesanos de Guatemala. Conocida como Lizzielooms, la línea se compone de diseños tejidos a mano a partir de fibras 100 por ciento naturales extraídas y producidas en el país latinoamericano.

El resultado son piezas coloridas y originales pensadas para los momentos de relax: pueden usarse en casa, en la clase de yoga o en la habitación del hotel. Los diseños ya se pueden pre-ordenar en el sitio de la compañía. (Vía Ecouterre)

Mormaii presenta ropa con textiles de botellas recicladas

La marca deportiva brasileña acaba de lanzar su línea de verano 2015 Eco Vibe, que utiliza fibras confeccionadas a partir de PET reciclado. Le colección incluye remeras para ambos sexos y varios diseños de vestidos, cuya materia prima son botellas y cables de plástico triturados.

Las nuevas prendas son realizadas por costureras locales de Garopaba, Santa Catarina, contribuyendo de esta manera a la economía local. (Vía CicloVivo)

La moda ética protagoniza la Brighton Fashion Week

Brighton Fashion Week
©Brighton Fashion Week/Difusión

La semana de la moda de Brighton -8 al 12 de octubre- busca llamar la atención sobre el lado ético y sostenible de esta industria: el evento será anfitrión del Drop Dead Gorgeous, un debate abierto al público que se realizará este viernes en el teatro local Sallis Benny con el objetivo de reflexionar sobre los avances y desafíos para una moda más limpia y justa.

Expondrán Caroline Lucas del Partido Verde, Carry Somers de la organización Fashion Revolution y Ben Ramsden de la marca Pants to Poverty, entre otros expertos en el tema. (Vía My Green Pod)

Coclico: Zapatos con compensaciones de carbono

La compañía española con sede en Mallorca lanzó una nueva colección de calzado inspirada en la naturaleza: está compuesta por líneas limpias y materiales puros como la madera, el corcho y el cuero, todos obtenidos de proveedores certificados que trabajan a pequeña escala y de manera artesanal.

Coclico es una pequeña fábrica de gestión familiar que vende sus productos en Nueva York bajo la premisa de moda slow: invita a disminuir el consumo confeccionando piezas de larga duración. Además, trabaja bajo los estándares de comercio justo y sostenibilidad, abonando compensaciones de carbono para proyectos de energía limpia. (Vía TreeHugger)

Pants to Poverty se muda a las granjas orgánicas de la India

Pants to Poverty viaja a la India
©Pants to Poverty/Difusión

Los directivos de la compañía Pants to Poverty acaban de anunciar una insólita decisión: viajar con los empleados basados en Londres hacia las granjas de producción de algodón en Odisha, India. La idea es convivir y trabajar durante un tiempo con los agricultores para conocer de cerca su labor y reflejarla en los diseños 2015.

Pants to Poverty fabrica desde hace más de cinco años ropa interior y la comercializa en unos 20 países. Trabaja con más de cinco mil agricultores de la India nucleados en la organización Chetna Organic, que asegura trabajo digno y producción libre de fertilizantes. (Vía Ethical Fashion Forum)

¿Qué opinas de las noticias de esta semana?

Ute Decker Studio

Proveedoras italianas de moda eliminarán químicos de sus prendas

Ute Decker Studio
©Ute Decker Studio/Difusión

La compilación de esta semana incluye novedades sobre eventos de orfebrería y de etiquetas textiles responsables en Londres. Además, proveedores y marcas líderes de indumentaria se comprometen en favor de los trabajadores y del medio ambiente. Te contamos más a continuación.

Una victoria para los trabajadores de Camboya

La semana pasada los trabadores textiles de Camboya fueron noticia por alzar la voz en reclamo de un salario digno. Luego de manifestarse en Phnom Penh, capital nacional, recibieron respuesta de ocho reconocidos minoristas que se comprometieron a pagar más por la ropa confeccionada en el país.

Algunas de las marcas fueron H & M, New Look, Next, Primark y Zara, quienes además pidieron al gobierno local establecer los procesos legales necesarios para asegurar que los proveedores respeten el sueldo mínimo. (Vía Ecouterre)

Ute Decker presenta sus joyas éticas en Londres

Ute Decker Studio
©Ute Decker Studio/Difusión

Desde el lunes 22 de septiembre y hasta el domingo 5 de octubre permanece abierta la Feria Goldsmiths’, en la que pequeños talentos exponen lo mejor de la orfebrería británica. En cada stand se puede encontrar trabajos hechos por diseñadores y artesanos independientes, que elaboran sus productos de manera artesanal y en muchos casos con materiales sustentables.

Un ejemplo es la línea de joyas escultóricas de Ute Decker, con oro y plata obtenidos a través del sello Fairtrade y en alianza con la mina Oro Verde de Colombia. (Vía Reuters)

La moda en China, “cada vez más limpia”

Según un nuevo informe del Consejo Nacional de Ropa y Textiles en China (CNTAC), las prendas de vestir de producción nacional son cada vez más favorables con el medio ambiente. Esto se debe en gran parte a los códigos de protección impuestos en 2013, a través de los cuales el gobierno impuso normas más elevadas sobre el manejo de aguas y gases residuales, el teñido y el estampado de prendas, entre otros puntos.

La investigación también señala que uno de los grandes desafíos sigue siendo reducir el uso de los colorantes 51 y 17, considerados como químicos peligrosos. (Vía Fibre2fashion)

Proveedoras textiles de Italia asumen compromiso ambiental

Los grandes eventos textiles no sólo sirven para presentar las últimas tendencias. Al finalizar la Semana de la Moda de Milán (17 al 23 de septiembre), seis importantes proveedoras se comprometieron a eliminar las sustancias químicas peligrosas de sus cadenas de suministro para el año 2020.

Detox, campaña de Greenpeace
©Greenpeace International/Difusión

Teniendo en cuenta que empresas como Attilio ImperialiBerbrandBesani y Zip producen unas 70 millones de piezas por año, Greenpeace las instó -a través de la campaña Detox- a eliminar los compuestos químicos de sus prendas. Gracias a esto, las compañías también deberán aclarar a través de sus sitios cómo es el proceso de obtención y elaboración de sus productos. (Vía Greenpeace)

Diseñadores éticos presentaron sus propuestas en el London Fashion Week

La Semana de la Moda de Londres (13 al 17 de septiembre) contó una vez más con el evento paralelo Estethica, que desde 2006 expone las colecciones de marcas sostenibles. En esta oportunidad se presentaron cuatro creadores emergentes y otros ocho establecidos, seleccionados “por su excelencia en el diseño y el compromiso de trabajar de una manera sostenible”.

Las etiquetas que participaron del evento -como Flavia La Rocca, Katie Jones, Louise De Testa y Wool and the Gang-, adhieren a los principios de comercio justo, uso ecológico de los recursos y empleo de telas orgánicas y reciclables.  (Vía The Guardian)

¿Qué te parecieron las noticias de esta semana?