Archivos de la categoría Desarrollo sostenible

Lévalo de manera sustentable – Innovación y Colaboración – un camino hacia la implementación de objetivos de desarrollo sustentable en la cadena global textil

En Julio atendí un evento del High-level Policial Forum en las Naciones Unidas para Hecho por Nosotros. Fue un evento que conecto importantes y muy diversos jugadores para nuestro gol común: cambiar el paradigma de la industria de la moda como existe ahora. 

El evento fue organizado por la misión permanente de Estonia en la ONU y UN Environment Programme UNEP. Los oradores incluyan un politico de Bangladesh, el ministro de finanzas de Dinamarca Kristian Jensen y la presidenta de la iniciativa del sector textil del Parlamento Europeo Linda McAvan, pero también el presidente ejecutivo de la empresa UPMADE que se dedica a “Upcycling Industrial”, la directora del Copenhagen Design School Mette Harrestrup, y el director de UN Environment Programme, Mr. Elliot Harris. Fue una excelente mezcla de expertos en diferentes areas que se dedican a avanzar la Sustentabilidad en la moda.

Se presentó una iniciativa que se llama “Race to the Top” con apoyo del gobierno de Dinamarca, para hacer el desarrollo sustentable mas atractivo en Bangladesh. Como Dinamarca ya no produce mucha ropa en su país pero si consume mucha ropa producidos en países de desarrollo, tomaron responsabilidad por los productos consumidos en su país.

La Union Europea esta trabajando en el “Flagship Initiative on the Garment Sector”, para escribir leyes que aseguran la responsabilidad de las empresas y que aseguran también que entiendan su cadena de suministro al 100%. La idea es que sea la responsabilidad de las empresas que sepan exactamente donde todos sus productos están fabricados, sin excusa. Esto es uno de los goles principales de esta iniciativa aparte de acuerdos de comercio con diferentes país, regulaciones de contaminación, eficiencia de recursos naturales, salud y otros leyes mas.

Elliot Harris de la ONU trajo el tema al consumidor y al problema de residuos textiles de todos nosotros. También habló sobre el problema de los micro-plásticos que con cada lavado en la maquina entran a nuestros vías fluviales y contaminan nuestros océanos. Lo más simpatico fue una anécdota de Mr. Harris sobre unas recientes compras de ropa con su familia. Su elegante traje que estaba llevando este día lo compró en una tienda de segunda mano Goodwill. Que buen ejemplo! Porque todos podemos tener un efecto positivo aunque no tenemos mucho dinero si compramos ropa usada.

Marko Kiisa de UPMADE presentó su solución para reducir los residuos textiles de producción. Generalmente, se tiran un 18% de las telas cuando se corta la producción y su empresa desarrollo un software que analiza como producir de manera eficiente nuevos productos con los residuos. Así se salvan materiales virgeneas, se pueden producir 12% mas ropa con las telas residuos y además es económicamente beneficioso.

La presentación tocó ultimo el tema del futuro con la presidenta del Copenhagen Design School Mette Harrestrup. Un grupo de estudiantes de moda participaron en una reunión, Youth Fashion Summit,  donde desarrollaron ideas para el desarrollo sustentable en la cadena textil en colaboración con empresas. 80% del impacto medioambiental se decide en el proceso de diseño y son los estudiantes de moda de ahora que pueden hacer el cambio mas grande para el futuro. 

Es muy inspirador ver todas estas personas que logran tener un impacto muy real y positivo para cambiar el paradigma de la industria de moda. El cambio del paradigma es el hilo conductor de nuestro trabajo en ONU – estamos sumando un RED mundial para avanzar el cambio del paradigma con el fin de presentar un Working Paper en ONU sobre el cambio de la industria de la moda hacia una industria verdadero sustentable. Hay aún mucho para hacer pero se llega paso a paso con cada uno de nosotros haciendo lo que uno tiene en su poder. Nadie puede hacer un cambio solo, pero nuestro movimiento crece cada día. 

Un texto de Nina Dornheim, diseñadora y embajadora de Hecho por Nosotros en ONU.

Se necesitan 1,7 planetas para satisfacer la demanda humana de recursos naturales

Se necesitan 1,7 planetas para satisfacer la demanda humana de recursos naturales. La humanidad gastará este miércoles, 2 de agosto, el ‘presupuesto ecológico’ anual de la Tierra, es decir, la provisión de recursos naturales que el planeta puede reponer durante un año en agua, suelo y aire limpio.Este Día de la Sobrecapacidad de la Tierra llega un día antes que en 2016, lo que significa que la humanidad estará viviendo ‘a crédito’ desde este miércoles hasta lo que queda de año, según señaló Global Footprint Network, la organización mundial y social de WWF que analiza la evolución de la huella ecológica del planeta.”Para el 2 de agosto de 2017 habremos usado más de la naturaleza de lo que nuestro planeta puede renovar en todo el año. Esto significa que en siete meses emitimos más carbono que los océanos y los bosques pueden absorber en un año, cogimos más peces, talamos más árboles, cosechamos más y consumimos más agua de lo que la Tierra pudo producir en ese mismo periodo”, indicó Global Footprint Network. No en vano, tanto Global Footprint como Network destacaron que se necesita el equivalente a 1,7 planetas para producir lo suficiente con el fin de satisfacer las necesidades humanas conforme a las actuales tasas de consumo.

Las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la quema de carbón, petróleo y gas constituyen el 60% de la huella ecológica de la humanidad en la Tierra.Esta tasa varía según los países, puesto que España consume 2,4 planetas, una cifra superada por países como Australia (5,2), Estados Unidos (5,0), Corea del Sur y Rusia (3,4), Alemania (3,2), Suiza (3,1), Francia y Reino Unido (3,0), Japón (2,9) e Italia (2,6).

CADA VEZ MÁS TEMPRANO
El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, que se calcula desde 1986, llega más temprano cada año. En 1993 ocurrió el 21 de octubre, en 2003 el 22 de septiembre y en 2015 el 13 de agosto. No obstante, Global Footprint Network recalcó que, como aspecto positivo, el avance del Día de Soprecapacidad de la Tierra se ha ralentizado. “Si redujéramos las emisiones de carbono a la mitad, la fecha del Día de la Sobrecapacidad de la Tierra retrocedería 89 días o aproximadamente tres meses. Esto es posible y reduciría la demanda de la humanidad sobre los recursos ecológicos de 1,2 Tierras en vez de 1,7, como ahora”, apuntó. Además, WWF subrayó que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía no aumentaron en 2016 por tercer año consecutivo, pese al crecimiento de la economía mundial, lo que puede explicarse en parte por el importante desarrollo de las energías renovables en la electricidad.

Global Footprint Network aseguró que las personas pueden contribuir a detener, y eventualmente a revertir, esta tendencia si comen menos carne, queman menos combustible y reducen el desperdicio de alimentos. En el año 1961, cuando se fundó WWF, la humanidad consumía sólo dos tercios de los recursos naturales disponibles en el planeta. En ese mismo año, la mayoría de los países todavía tenían saldo ecológico positivo, es decir, que su huella ecológica era mucho más pequeña y sostenible. Los actuales niveles de consumo se han disparado y actualmente la humanidad está fuera de los límites sostenibles y en la actualidad 1,7 planetas para abastecer las necesidades de consumo. De seguir esta tendencia, serán necesarias al menos tres Tierras para que las personas puedan abastecerse en 2050, según WWF.

Por eso necesitamos ACCIONES SUSTENTABLES para un mejor futuro. Conocer más ¿Cómo puedo empezar a consumir de una forma más ética y responsable?

Articulo fue publicado por La Información.

Advancing the paradigm shift – what does ECOSOC consultative status mean for an NGO?

In 2016 Hecho por Nosotros was granted consultative status with the UN Economic and Social Council (ECOSOC), a status that gives us access to all of the UN bodies that are open to NGOs. This has marked a new stepping stone in shifting the paradigm in the fashion industry towards more sustainable industry, by granting us opportunities to address sustainability issues in international forums.

What does this all mean then – what does ECOSOC consultative status mean for an NGO?

The United Nations (UN) Economic and Social Council (ECOSOC) was established by the United Nations Charter as the principal organ, under the authority of the General Assembly, to promote:

(a) higher standards of living, full employment, and conditions of economic and social progress and development;

(b) solutions of international economic, social, health, and related problems; and international cultural and educational cooperation; and

(c) universal respect for, and observance of, human rights and fundamental freedoms for all without distinction as to race, sex, language, or religion.

Under the Charter, the Economic and Social Council may consult with non-governmental organisations (NGOs) concerned with matters within the Council’s competence, such as labour rights, social and economic development, and environmental issues. The Council has recognised that these organizations should have the opportunity to express their views, and that they possess special experience or technical knowledge of value to the Council’s work.

NGOs with ECOSOC consultative status can make oral and written statements to ECOSOC meetings, organise events that are held during ECOSOC and its sub-bodies meetings to address, gather people interested in learning and talk about certain issue, and form clusters together with other NGOs and address issues together with UN member countries, UN bodies, NGOs and other relevant stake holders. This is essential for advocating, promoting, educating, and to influence decision makers at highest international level – to bring the controversies of the fashion industry to daylight, and to eventually work together for sustainable future.

Having the ECOSOC consultative status also means that the quality of our work is regularly reviewed by the UN, and that we need to live up to a certain standard in order to continue to have the access we have. We can also team-up and have access to meet other international NGOs and work together for more sustainable future.

The 2030 Agenda for Sustainable Development was adopted by the members of UN in 2015. The 2030 Agenda is a broad and universal policy agenda, with 17 Sustainable Development Goals (SDGs), with 169 associated targets which are integrated and indivisible. Building on the Millennium Development Goals, the 2030 Agenda aims to achieve inclusive, people-centred and sustainable development that leaves no one behind.

As the implementation of the Agenda 2030 for sustainable development requires a more holistic, coherent and integrated approach at the national, regional and global levels, the role of NGOs in promoting, educating and implementing the SDGs in practise.

The path to achieving these goals will not be easy; nevertheless, we have made it our personal mission to join the work of UN, and thus work together to achieve them. Specifically, our job will relate poverty issues with fashion and explain how we can all contribute towards the goal of alleviating poverty while working in fashion and making it a more sustainable and rounded industry.

As the ECOSOC consultative status is a culmination of long-run work of collaboration with UN and its organs in different projects. With the consultative status we have been actively participating the events of ECOSOC. At the 55th sessions of Commission for Social Development we organised a side event addressing the challenge of sustainability and fighting poverty using the fashion industry as a tool to promote prosperity for all. During the 61st sessions of Status of Women we held an oral declaration on economic empowerment of women in rural areas, by referring the real-life examples of our work. Next, we are participating to the High Level Political Forum that looks into progress of SDGs where we are focusing on building NGO networks and promoting the importance of NGOs in reaching sustainable, inclusive future for all.

We are dedicated to the sustainable reform of the fashion and textile industry – inviting all parties to join to advance this paradigm change in the fashion industry. By working together, we can pledge to “leave no one behind” as stated by the sustainable development goals. It is the peoples that eventually are the agents for change – and to reach the paradigm change in the fashion industry, we cannot forget how consumer demands can make a difference to corporate policies – and the best statement we could possibly make is to support sustainable consumerism and decrease demand for fast fashion.

MOLA, dando a conocer la riqueza que posee Latinoamérica como identidad colectiva

Del Jueves 8 al sábado 11 de Junio, tuvo lugar la primera edición del evento internacional de moda sustentable, MOLA. Tres días intensos llenos de actividad en el Hotel Esplendor de Montevideo, Uruguay, evento sustentado por la fundación entre soles y lunas, junto a la coorganización de Dolmen.

 

Tuvimos el honor y el placer de participar el jueves en la mesa de manufactura junto a la Asociación de Moda Sostenible del Perú y la diseñadora Carola Carreño, presentando nuestra labor como Hecho por Nosotros, el Foro de Moda Ética y animaná. A su vez en la pasarela del sábado con animaná de la mano de otras marcas como Cúbreme, Danit Peleg o Dolmen.

Durante los tres días tuvimos la oportunidad de aprovechar de una oferta amplia y variada. El primer día, jueves, fue un día dedicado a tratar a diferentes temas y procesos que podemos encontrarnos en la industria de la moda:

  • Producción y Materias primas
  • Manufactura
  • Comunicación y negocio de moda
  • Diseño y creatividad
  • Innovación y tecnología
  • Conclusiones

Esto de la mano de una variedad amplia de profesionales del sector, como: Ana Paula Rodao, Lucia Lopez, Silvia Muñoz, Burke Atkerson, Giusy Bettoni…

Y por último terminamos la tarde con la visita de la Israelí Danit Peleg y sus diseños de Impresión 3D.

En cuanto al viernes, fue un día dedicado a talleres más específicos, y casos prácticos de la mano de Paula Gray, Mirada Couture, Patricia Rincón y Agustina Comas, tratando temas como, claves para emprender una marca sostenible, comunicación y negocio de moda y diseño, slow fashion y upcycling respectivamente. Cerrando el día con las conferencias magistrales de Eduardo Iracheta de Bilbao International Art&Fashion BIAAF, con el tema de derechos humanos en la moda y  Carry Somer, fundadora y directora de Fashion Revolution, tratando el tema de transparencia en moda.

Para finalizar Mola, el sábado, último y tercer día, día de pasarelas. Comenzando con estudiantes de Uruguay y Guatemala, Ekofusion, Andrea Tello, Asociación moda sostenible del Perú, Cúbreme, Danit Peleg, animaná y Dolmen, ordenadamente.

Sin lugar a dudas un espacio que junto a otras actividades e iniciativas, da un paso más al cambio del nuevo paradigma de la industria de la moda.

Acercándonos a un consumo responsable

¿Cómo puedo empezar a consumir de una forma más ética y responsable?

¿Sabías que la moda es la segunda industria más contaminante del mundo? Probablemente sí, ¿verdad? Además es una industria que agrupa a toda la sociedad, y por lo tanto todos somos responsables de ello. Para esas personas que sentís ese punto de responsabilidad y queréis aportar vuestro granito de arena a este planeta empezando a trabajar en un consumo más responsable en vuestro día a día, dentro de la industria textil, hoy os traemos unos pequeños y simples consejos que los podréis llevarlos a la práctica en vuestro día a día.

  1. Fomentar la práctica de la ropa de segundo uso o ropa vintage. Es una forma de conseguir ropa de calidad por un precio asequible y participar en el ciclo de la moda de una forma más sostenible. ¡Comprar ropa usada siempre es mejor que comprar vestimenta nueva para nuestro planeta!
  2. Da una segunda vida a la ropa que no utilices o esté un poco más vieja bien convirtiéndolas en otros productos y dándoles otro uso o llevándolas a un establecimiento que trabaja con ropa de segunda mano o ropa vintage.
  3. Otra opción de reutilizar la ropa y no comprar nueva puede ser la de alquilarla. Hay establecimientos que trabajan de esta forma e incluso páginas web y apps.
  4. Aprende a reparar. Esta puede ser una opción para reusar la ropa que tienes tirada por que le hace falta algún arreglo. Aprende a arreglarlas por ti mismo, hay millones de tutoriales en internet que te ayudan o incluso videos para que puedas crearte tus propios modelos, usando lo que ya tienes en casa.
  5. A la hora de comprar nuevos productos intenta comprar ropa de calidad que dure en el tiempo, en vez de ropa de menos calidad y menos duradera, aunque sea más económica.
  6. Sé curios@, investiga sobre el origen del producto que vayas a comprar, su origen, sus materiales, quién lo produjo cómo… Intentar consumir marcas que sean más transparentes y sostenibles en estos procesos.
  7. Fomentar la compra de productos, de materiales amigables con el medioambiente, y que respeten las personas y los actores involucrados en el proceso. Por ejemplo, fibras naturales, materiales que se puedan reciclar…
  8. Y por último cuida los productos que ya tienes y dales un buen trato.

¡SE CREATIVO, INFÓRMATE Y QUE COMIENCE LA ACCION! Es hora de que todos nos involucremos en este nuevo cambio de paradigma de la moda.

La importancia de la artesanía para los pueblos indígenas

Actualmente un dilema que se trata de resolver es la erradicación de la pobreza y la inclusión de los pueblos indígenas en la matriz productiva. En este artículo hacemos énfasis en la gran oportunidad para alcanzar estos objetivos mediante su propia cultura, sus conocimientos ancestrales que representan un potencial para el crecimiento económico de sus comunidades y una oportunidad de empleo decente que debe ser promovido desde los gobiernos.

La cultura y la identidad de los pueblos es un fenómeno dinámico, que con el paso del tiempo puede perderse o alterarse; es un deber de las naciones resguardar estos tesoros. Antropológicamente hablando, la historia de un pueblo y la preservación de su cultura y sus costumbres ha sido una necesidad de expresión humana y por otro lado ha sido un transmisor de conocimientos vitales para la evolución cada sociedad. La construcción de la identidad no es un proceso que se edifica solo, es un proceso en el que la enseñanza juega un rol primordial y es una obligación del estado garantizar su correcta preservación y difusión.

La artesanía además de la religión, las manifestaciones culturales, y la comida tradicional entre otros, es claramente una manera de transmitir la historia y las diferentes culturas de la humanidad que nace desde la prehistoria con la necesidad de fabricar objetos que faciliten las actividades diarias del ser humano. Hablar de las artesanías es hablar de los artesanos puesto que son ellos los personajes principales de este tema, ellos no solo utilizan las artesanías; sin ellos no se producirían estos objetos y no perduraría la tradición y el conocimiento que heredan de sus antepasados.

Hablar de artesanos es hablar de innumerables comunidades indígenas que en su mayoría pertenecen a sectores deprimidos económicamente de la sociedad. Aunque las principales ocupaciones laborales de los pueblos indígenas difieren de país en país nos encontramos con el común denominador de que son poblaciones ricas en expresiones culturales y técnicas artesanales que representan una increíble oportunidad de empleo y crecimiento sostenible.

Entre algunas de las actividades tradicionales que sustentan estas comunidades indígenas resaltan la agricultura y las artesanías que sin en el apoyo de políticas gubernamentales que hagan énfasis en el desarrollo de habilidades y la formación profesional en campos en el que ellos ya tienen una destreza excepcional cada vez resultará más difícil crear igualdad de trabajo y una matriz productiva inclusiva.

La falta de protección y apoyo en sus derechos al acceso a un trabajo decente y protección social provoca que no solo se dé una migración de zonas rurales a urbanas en busca de empleos mejor remunerados, pero también que nuestros indígenas abandonen sus oficios y sus expresiones culturales. Esta problemática vista desde otra perspectiva lastima nuestra cultura colectiva en la que los indígenas al ser creadores son los actores principales; si abandonan sus actividades artesanales perdemos todos.

Estudios realizados por la Organización Internacional del Trabajo, una agencia especializada de la Naciones Unidas, nos dice que el número de este tipo migraciones no ha cesado principalmente en Latinoamérica y en ciertos sectores al Sur de Asia en los que encontramos más indígenas trabajando informalmente en actividades domésticas, ventas ambulantes y en el sector textil industrial. En contraste con otros países como Nueva Zelanda donde se han generado programas de capacitación en pueblos indígenas resultando en un decrecimiento de la tasa de desempleo indígena; por ejemplo, en Māori este porcentaje a descendido de un 62% en el año 2008 a un 5.8% en 2013.

A pesar del esfuerzo que realiza el sector privado en el que algunos negocios combinan tendencias modernas con la inclusión del trabajo artesanal no es suficiente para erradicar la pobreza de estas comunidades. La falta de reconocimiento de sus habilidades tradicionales y una correcta educación y entrenamiento en como sus conocimientos representan una manera de crecimiento económico deben ser temas cruciales en los planes de trabajo de los gobiernos. Medidas como un fácil acceso a ayuda financiera y capacitación en emprendimientos en conjunto con la creación de espacios que junten al mercado consumidor con el producto artesanal son necesarias para que las comunidades indígenas puedan tener un trabajo decente y formal mientras que siguen practicando su cultura.

Referencias:

Indigenous women workers, with case studies from Bangladesh, Nepal and the Americas. Working Paper. ILO 2012
Indigenous peoples access to decent work and social protection. Thematic Paper. Inter-Agency Support Group On Indigenous Peoples’ Issues. ILO 2014.

Hecho Por Nosotros Centro de Investigación con la colaboración de Joshe Ordoñez

¿Empoderamiento femenino o una estrategia de negocios?

No es ninguna sorpresa que la industria textil, después de la petrolera, sea una de las que mueve más capital en el mundo y que detrás de ella se escondan millones de trabajadores. No obstante los atractivos desfiles y el seductor visual merchandising de las marcas de moda; no todo es color de rosa en la producción de indumentaria.

Aproximadamente un 75% de la mano de obra en el sector textil y de moda esta compuesto por mujeres. Por un lado, es positiva la democratización de los puestos de trabajo, considerando la discriminación de género en estos temas y sobre todo teniendo en cuenta que las actividades textileras han sido relacionadas con el sexo femenino desde épocas previas a la revolución industrial. Pero, con una mirada más profunda a lo que esta sucediendo en la cadena productiva lo mínimo que podemos hacer es preocuparnos e informarnos si estas trabajadoras mujeres están recibiendo el trato que se merecen por producir lo que vestimos todos los días.

Es inexplicable como muchas de las empresas y marcas con mejores ingresos económicos sigan sin garantizar salarios justos, trabajos decentes y seguridad laboral. De la misma manera, es inexplicable que en pleno Siglo XXI sigan existiendo mujeres esclavizadas en una fábrica 60 a 140 horas semanalmente para que el pan de cada día no falte es sus hogares.

Emilie Schultze, del colectivo Fashion Revolution de Inglaterra, hace énfasis en el dato de que las mujeres en Bangladesh perciben un sueldo 50% inferior al salario mínimo para cubrir sus necesidades básicas; también reporta que en general, las mujeres tienen salarios inferiores a los que percibe el sexo masculino.

Esta problemática no es exclusiva de países orientales, en Latinoamérica, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL la feminización de la mano de obra en esta industria ha ido aumentando desde las últimas décadas y es un porcentaje que sigue una tendencia de crecimiento. Desde enormes fábricas hasta el trabajo desde sus propios hogares las mujeres latinas tienen un rol primordial en la producción de indumentaria.

El empoderamiento femenino en lugar de ser tomado como una oportunidad para la erradicación de la pobreza en países en vías de desarrollo, también ha sido tomado como una ventaja por las grandes corporaciones para reducir sus costos de producción. La desigualdad social que viven las mujeres en contextos vulnerables es una de las razones por las cuales las empresas manufactureras se aprovechan para tener mano de obra más dócil y barata.

Por lo general, en esta industria las mujeres acceden a los puestos de trabajo con los peores salarios y sin muchas oportunidades de crecimiento.

Se cree que otro factor que no deja que se superen estos problemas es la falta de apoyo o la prohibición por parte de los empleadores a formar sindicatos de trabajadores o grupos internos para que las trabajadoras puedan reclamar sus derechos. El miedo a perder su trabajo es una de las causas que muchas veces callan a las mujeres, cabe mencionar que en otras ocasiones la razón por las que pierden su trabajo es por estar en estado de embarazo, en lo que empleadores prefieren no asumir los costos y permisos de maternidad que las leyes demandan.

Si bien el papel de la mujer es primordial en esta industria que por décadas a ayudado a mujeres a sacar a sus familia a adelante y, que de una u otra forma ha contribuido a la igualad de género en ámbitos laborales, es importante que la integración de la mujer en estas plazas de trabajo sea protegida y regulada por las entidades competentes pero, más aún que estas medidas sean exigidas por el consumidor, quien a la final del día manda sobre las marcas de indumentarias, por más grandes que sean. Nosotros como consumidores somos los que con nuestra vanidad ayudamos a que ciertas personas en el mundo se enriquezcan a costa del sacrificio de otras, nosotros como consumidores tenemos la responsabilidad en nuestras manos de que esta industria haga más bien que mal.

Referencias:

European Year For Development news series 24/03/2015. Schultze, Emilie “Exploitation or emancipation? Women workers in the garment industry”. https://europa.eu/eyd2015/en/fashio….

ILO (2000). Equidad de genero en el mundo del trabajo en américa latina. Avances y desafíos 5 años después de Beijing. http://www.ilo.org/public//spanish/….

The Guardian 08/03/2016. Low wages, unsafe conditions and harassment: fashion must do more to protect female workers. https://www.theguardian.com/sustain….

Celia Mather ‘Garment Industry Supply Chains’ (Women Working Worldwide) (2004). http://www.yorku.ca/rajagopa/docume….

CEPAL (1997) “Nuevos Problemas y Oportunidades para el Desarrollo Industrial de América Latina”. Desarrollo Productivo No. 31. CEPAL: Santiago de Chile.

Hecho Por Nosotros Centro de Investigación con la colaboración de Joshe Ordoñez

El potencial de las fibras naturales en América Latina

Las fibras naturales están en el centro del movimiento impulsado por la eco-moda o “ropa sostenible”; de aquel que se enfoca en las preocupaciones globales por el medio ambiente y por el bienestar de los productores y consumidores. El objetivo es crear prendas que sean sostenibles en cada etapa de su ciclo de vida, desde su producción hasta su eliminación. Precisamente, es posible crear este tipo de productos a través del proceso de las fibras naturales: de la cría de los animales, su esquila, el hilado y el tejido.

La producción, el procesamiento y la exportación de las fibras naturales son de gran importancia económica para muchos regiones con bajos recursos y vital para la subsistencia y la seguridad alimentaria de millones de pequeños agricultores y procesadores. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, 120.000 familias de pastores de alpacas localizados en los Andes.

fibranatural

En cuanto a los camélidos domesticados, la población de llamas se estima en un total de 3,3 millones de animales y la de las alpacas, en 3 millones. Estos animales se encuentran distribuidos a lo largo de seis países de la región. Alrededor del 93% de las llamas y del 99% de las alpacas se encuentran en Perú y Bolivia; mientras que el resto se reparte entre los territorios de Chile, Argentina, Ecuador y Colombia, entre otros.

La producción total de fibras de camélidos en la región latinoamericana supera los 5 millones de kilogramos anuales. Cerca del 30% de esa cantidad se procesa y es empleada a nivel de la comunidad. Por otro lado, alrededor del 80% de la fibra de alpaca comercializada es color blanco y el 12% de ella tiene un diámetro menor de 23 micrones. Estas cifras reflejan que el aprovechamiento de las fibras producidas por los camélidos se encuentra todavía limitado pero ofrece un potencial muy importante.

Latinoamérica posee un enorme potencial en relación a las fibras naturales. Todas ellas presentan un gran nivel de calidad: las de los camélidos andinos, las ovinas, las del mohair, la angora y el algodón. Más aún, la producción ofrece grandes posibilidades de desarrollo. Esto quiere decir que es posible llevándola a mayores escalas, para acompañar el nivel de interés suscitado en el mercado internacional.

Además, la cría de camélidos favorece el desarrollo de las economías locales. Por ejemplo, permite la creación de nuevos espacios para los jóvenes de las comunidades andinas, evitando su migración hacia las ciudades. En consecuencia, la cría y producción brinda un valor agregado local a sus riquezas naturales y culturales originarias.  De hecho les permite mantener sus tradiciones culturales y procedimientos ancestrales, poder permanecer en su tierra de origen y mejorar su calidad de vida notablemente.

Hablando en términos generales hay poco conocimiento a nivel mundial y baja difusión de los camélidos en los mercados internacionales entre los consumidores medio y alto poder adquisitivo – sobre todo de los camélidos salvajes de América del Sur: la vicuña, Vicugna vicugna, y el guanaco, Lama guanico. La utilización sustentable de la vicuña y guanaco, como otros camélidos, junto a una participación bien definida de las comunidades locales, suplementaria en gran medida la economía de los pueblos andinos permitiéndoles transformar la fibra de vicuña en tejidos de la mejor calidad mundial.

Guanaco: Este ungulado silvestre de América del Sur se  encuentra en una muy amplia distribución  geográfica. El guanaco vive en el noroeste de Perú, en el oeste y el sur de Bolivia, el noroeste de  Paraguay, y en los Andes de Chile y Argentina  hacia el este hasta la costa atlántica y el sur de la  isla de Tierra del Fuego y Navarino. Así como la  vicuña, el guanaco da una fibra única y rara. Su  brillo y suavidad especial son de la más alta  calidad, permitiendo a las prendas tener una belleza  sofisticada, finura, delicadeza, manteniendo el  encanto único de la naturaleza.

Vicuña: Este miembro más pequeño de la familia de los  camélidos vive en la Puna y en los ecosistemas alto  andinos de Perú, Bolivia, Argentina y Chile. La fibra increíblemente suave y lujosa de la vicuña  que ofrece los colores naturales que van desde el  dorado hasta el leonado profundo, ha hecho de esta  criatura uno de las más codiciados tesoros desde  los tiempos antiguos. Las prendas creadas a partir  de esta fibra son de inigualable belleza y suavidad.

Finalmente, los productores de las fibras naturales, fabricantes y la industria textil deben ser conscientes de este hecho. Ellos deben responder a las oportunidades que ofrece la creciente demanda de algodón orgánico y lana, de tejidos reciclables y biodegradables, y de prácticas del “comercio justo” que ofrecen precios más altos a los productores y protege a los trabajadores de la industria textil.

Introducción Upcycling

foto nota nina upcycling

Upcycling textil es muy beneficial no solo para el medioambiente sino también del punto de vista económico. A través del Upcycling de ropa usada y sobras de telas de la producción de ropa, podemos evitar contaminación y ademas se evita un enorme desgaste de energía y agua que se necesita para crecer las fibras virgines, hilar los tejidos, teñirlos y coser la ropa.

Según un reporte del MIT del 2015, la industria de moda mundial produjo mas que 150 billones de prendas en el 2010. Según el mismo reporte están prediciendo para el 2015 una producción mundial de mas que 400 billones de metros cuadrados de tela por año. 1,5 billones de prendas están producidas para el mercado de Estados Unidos cada año. De esta enorme cantidad de ropa, los consumidores tiran 14 millones de toneladas al vertedero cada año, o 80 libras por persona. Los consumidores solamente reciclan un 15% de la ropa que se quieren deshacer. El 75% se va al vertedero donde los productos químicos usados para teñir y estampar la ropa, entran en la tierra y el agua subterráneo y así eventualmente llegaran estas toxinas a las vías acuáticas.

El EPA estima que si se reciclase toda la basura textil, seria el equivalente de sacar 7.3 milliones de coches y sus emisiones de carbon dióxido de las carreteras. Ademas cuesta a las ciudades en promedio $45 por tonelada de basura textil para el transporte al vertedero o al incinerador.

El reciclaje desafortunadamente tampoco es la solución ideal, porque del momento cuando donamos la ropa, las fundaciones muchas veces solamente pueden vender un 20%, algunas grandes fundaciones supuestamente tienen un porcentaje mas alto pero muchas veces no llega al 50%. El resto se manda a otros países y la peor calidad de ropa donada se manda a Africa. Como resultado, en el 2004 el 81% de ropa comprada en Uganda era segunda mano. Por esta razón, la industria textil ha casi desaparecido en muchos países de Africa desde los años 90.

Alrededor de 30% de la ropa donada se transforma en trapos de limpieza para la industria pero estos trapos terminaran en el vertedero en poco tiempo. Aproximadamente el 20% se procesa en fibras para convertirse en insolación para edificios. Si pensamos en toda la energía, recursos naturales y esfuerzo humano que se ha puesto en estas prendas, es un verdadero desperdicio que termine su vida como relleno y con un valor tanto menor. Solamente un 0.1% de toda la ropa esta reciclado como fibra nueva. Hoy en día aun hay que mezclar la fibra reciclada con fibra virgin porque sola seria demasiado débil.

En la producción de ropa quedan entre el 10% al 30% de sobras cuando se corta la tela, según “The Renewal Workshop” que esta desarrollando un software para utilizar estas sobras para crear un sistema de “zero waste” para la industria. Con el escenario mas optimista de 10%, el mundo crea 40 billones de metros cuadrados de tela de sobra o según el escenario mas pesimista de 30% serian 120 billones de tela que se tira cada año. Ellos hacen el argumento que si estas sobras podrían estar reutilizado en la producción en manera eficiente, el mundo podría producir 15 billones de prendas nuevas con estas sobras. Si logramos convertir las sobras en un recurso para la fabricas, ganamos todos: ellos económicamente y el medioambiente por las materias primas que se protegen.

Nuevas soluciones tecnológicas como este software y las innovaciones para avanzar el reciclaje de fibra tienen un enorme potential. En adelante, también vamos a presentar diseñadores quienes encontraron soluciones inteligentes y creativas para diseñar moda con residuos, o con ropa o telas desechadas. Ellos ponen enormes esfuerzos y mucha imaginación para convertir lo que se considerada desecho o basura en un nuevo producto de moda. Transforman ropa desechada a moda actual, telas de sobras se convierten en prendas reconstruidas o incluso residuos de plásticos forman la base para una nueva tela hilada artesanalmente. En la naturaleza no existe el concepto de basura. Estos diseñadores tampoco querían ver lo desecho como basura pero como un recurso que puede tener una nueva vida en la moda. Con su trabajo ayudan para reducir la huella ecológica, protegen recursos naturales, energía y ayudan a reducir basura.

Nina Dornheim – diseñadora, miembro de Hecho por Nosotros.

¿Pueden las nuevas empresas amigables con el medio ambiente modificar los valores de la industria?

 

6-bcorp-43af9bbd5fadc4322a4e12b44a62f0ae

Las marcas de moda enfocadas en el exceso desde hace tiempo, se están despertando a la sustentabilidad


 

Cuando Yael Aflalo, fundador de Reformation, experimentó la magnitud de la contaminación, tomó una decisión en su vida.  Hoy su compañía se está enfocando en reducir los residuos a través de prácticas sustentables en toda su cadena de suministros.

El lema de Reformation: “Hacemos ropa matadora que no mata el medio ambiente”

Reformation logra que la gente tome cada vez más decisiones de compra basándose en la evaluación que es simultáneamente monetaria y social. Para las marcas de ropa, eso significa que la moda y la sustentabilidad deben coexistir.  Cuando la gente compra prendas de ropa en Reformation, ellos están pagando el conocimiento de cómo y dónde cada pieza fue fabricada.

Están pagando por algo que creen.

Por supuesto que existe mucha gente maniática que compra ropa sólo porque es económica. Pero hay un número elevado de consumidores de moda que determinan lo que el precio de una prenda significa; para ellos un precio es también valor, elogio y gratificación.

No sorprende que hoy las nuevas empresas de moda de mayor crecimiento se encuentran en la encrucijada de hacer el bien y hacerlo bien; en relación con el precio y el valor agregado. Expresan un precio de mercado basado en una visión ambiental en relación con sus prendas y a través de los beneficios de aquellos involucrados en el proceso de producción.  La ropa vintage reciclada, paulatinamente se valora más que las nuevas prendas fabricadas en Bangladesh.

Para una gran parte de consumidores de la moda actual; las prendas hechas a medida, las ediciones limitadas y las prendas que perduran en el tiempo son exactamente lo que buscan. La economía de la vieja escuela;  el cálculo y el juicio fueron considerados como procesos separados. El valor era económico, los valores eran sociales. No había una mezcla de ambos. Esto provocó un cambio climático, una explotación laboral y condiciones laborales inseguras.

“La moda es una de las terceras industrias contaminantes, y la segunda más grande consumidora y contaminadora del agua en el mundo.”

En China solamente, la industria textil crea 2.5 billones de toneladas de aguas residuales y 3 billones de toneladas de residuos cada año. En Estados Unidos, más del 85% de ropa que se desecha, termina siendo descartada, en vez de ser reutilizada o reciclada. Esto significa que el polyester de tu corpiño de Victoria Secret permanecerá para los nietos de tus nietos.

A medida que más consumidores tomen consciencia sobre estos hechos,  los tendrán en cuenta para su próxima compra.

Ahora mismo, compañías como Reformation son nuestro oasis en el desierto. Nos muestran donde el futuro de la moda se está dirigiendo, y en este futuro, la minoría más rica del mundo puede ser la menos valiosa.