Archivo de la etiqueta: Biodegradable

15 principios de la moda circular

 

Jan 'n June
Imagen vía Jan ‘n June

El concepto “moda circular” se basa en los principios de la economía circular y el desarrollo sostenible, y se refiere a la industria de la moda en un sentido amplio.

“El termino “moda circular” se puede definir como la ropa, zapatos o accesorios que están diseñados, producidos, usados y manipulados con la intención de que puedan circular en la sociedad el mayor tiempo posible. En primer lugar como productos completos y en segundo lugar como posibles materiales para ser reutilizados.” Anna Brismar, 2016.

Quince principios claves se definen aquí con el objetivo de promover y apoyar una industria textil y de indumentaria más sustentable, incluyendo moda, sportwear y complementos para actividades outdoor.

Estos son:

  • Principio 1: Diseñar con un propósito
  • Principio 2: Diseñar para que perdure en el tiempo
  • Principio 3: Diseñar pensando en clave biodegradable
  • Principio 4: Diseñar para el reciclaje
  • Principio 5: Materias primas y producción local
  • Principio 6: Materias primas y producción sin productos tóxicos
  • Principio 7: Fuentes y producción eficiente
  • Principio 8: Trabajar con elementos renovables
  • Principio 9: Producir y trabajar con criterio ético
  • Principio 10: Proporcionar un servicio de larga durabilidad
  • Principio 11: Reutilizar y reciclar los sobrantes
  • Principio 12: Colaborar correcta y ampliamente

Los doce principios anteriores se definen desde el punto de vista del productor. Uno de ellas es muy importante también desde una perspectiva del consumidor, que es el principio 11 (Reutilizar y reciclar los sobrantes). Sin embargo, desde la perspectiva del consumidor, tres principios adicionales también deben agregarse:

  • Principio 13: Usar, lavar y reparar con cuidado
  • Principio 14: Considerar el intercambio, ferias vintage o locales de segunda mano en lugar de comprar artículos completamente nuevos
  • Principio 15: Comprar pensando en calidad y no en cantidad

Vernos bien y sentirnos bien no tienen por qué ser opuestos al aplicar estos quince principios a nuestras actividades de producción y hábitos de consumo.

Fuente: http://circularfashion.com/circular-fashion-definition/

El costo medioambiental del modelo Fast-Fashion

 

(Reuters/Christian Charisius)
(Reuters/Christian Charisius)

Christy Gren no describe el panorama que deja el modelo en el cual el proceso productivo de `Fast-Fashion´ esta paga un costo medioambiental verdaderamente alto, con toneladas de ropa que terminan en cestos de basura, incineradas o vertederos. Este modelo se basa en la ropa que es procesada para tenerla en el mercado lo antes posible.

La reciente estrategia sustentable de H&M

Una pila de prendas discontinuadas que alcanzaba el techo fue exhibida a los visitantes que entraron al local de la marca H&M en Nueva York el último abril. Este fue el lanzamiento de la línea “Conscious Collection” de la marca. La actriz Olivia Wilde fue la presentadora y las modelos desfilaron con los vestidos de la colección. H&M además anuncio que comenzó a aceptar donaciones de prendas de sus clientes para poder reciclarlos y crear nuevas fibras para utilizar en nuevas prendas. El objetivo principal era que los clientes se concientizaran y reciclaran su ropa, a cambio H&M entregaría vouchers para usar en sus tiendas.

Sin embargo, solamente el 0.1 porciento de toda la ropa de donaciones y programas de reciclaje son efectivamente recicladas. El gerente de Desarrollo Sustentable de la marca, Henrik Lampa, admitió esto. El Newsweek descubrió que, de hecho, este tipo de agendas no ayudan para nada. Últimamente mucha más ropa desechada es descartada en vertederos de basura.

Informes, investigaciones y encuestas

Según la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, el 84% del excedente de ropa termina en tierras de desecho. Fast-Fashion es la segunda industria que produce más desechos, después del petróleo. Desde el 2011, Greenpeace ha estado desarrollando campañas desintoxicantes para incentivar a las marcas de ropa a que interrumpan el uso de productos químicos peligrosos en los procesos de producción de la ropa.

El problema se intensificó aun más por la velocidad de rotación de las tendencias. La moda rápida (fast-fashion), debido a su rápida generación de grandes cantidades de mercancía, busca renovar continuamente las tendencias para promover las ventas. Esto finalmente conducirá a que las compras más recientes queden fuera de moda más rápidamente que antes. Por lo tanto, una pila infinita de ropa en la basura.

Fibras naturales como la seda, el lino, el algodón y fibras semi sintéticas tienen un proceso de descomposición similar al de la comida, produciendo metano como desecho. Sin embargo, es prácticamente imposible generar compost de estos textiles.

Ademas, Jason Kibbey, CEO de Sustainable Apparel Coalition explica que estas fibras atraviesan procesos que los “desnaturalizan” en el camino a transformarse en una prenda. Otras fibras como el acrílico, el nylon y el polyester tienen base de petróleo. Esto significa que puede llegar a tardar cientos de años en descomponerse por completo.

A pesar de estos incomodos hechos, los americanos están descuidadamente tirando a la basura más ropa que nunca. En menos de 20 años, la cantidad de ropa que se tiraba en América anualmente ha sido duplicada. La Agencia de Protección Medioambiental estima que enviar los textiles tóxicos a programas de reciclaje, equivaldría a quitar de las rutas 7 millones de autos y sus eliminaciones de dióxido de carbono.

En las noticias

De acuerdo a la Consejería para Reciclado de Textil, tiendas benéficas sólo venden al por mayor el 20% de lo que venden al por menor. Cuando las prendas no se venden en las tiendas u on-line, aparece la necesidad de hacer algo con ella, resalta Michael Meyer, vicepresidente de “Donated Geroods Retail” y marketing de “Goodwill Industries National”. Por lo tanto, Goodwill e instituciones similares embalan la ropa sobrante y la vende a recicladoras de textil. Esta situación tiende a irritar a la gente que piensa que las tiendas benéficas y tiendas de segunda mano tiene la obligación de regalarle ropa a los pobres. Un titular de Fashionista de principios de este año fue “¿Qué ocurre realmente a sus donaciones de ropa”, así dio a entender que no todos van hacia una buena causa.

A la gente le gusta sentir que esta haciendo algo bueno. Sin embargo, la tragedia es que en Estados Unidos no existen personas privadas a la misma escala de lo que se produce.

Si uno dona ropa en el área de la ciudad de Nueva York, y las prendas se venderán en una tienda de segunda mano, probablemente terminen en Trans-America Trading Co. El modelo de moda rápida genera un alto costo medioambiental no exactamente con lo que pasa cuando la ropa termina en la basura que va al suelo. Hay una gran cantidad de desecho de recursos en el proceso de manofactura textil. Esto es cuanto menos desbastador para el planeta.

Cadenas dedicadas a la moda rápida, como H&M, Nike y Zara, entre otras, no quieren que sus clientes dejen de comprar sus productos. Sin embargo, no quieren abandonar las practicas del modelo de negocio “Fast-Fashion”.

Un rayo de esperanza

Una declaración en la revista Vogue de Marie-Claire Daveu de la compañía global de lujo Kering afirma que el ‘Santo Grial’ para la sostenibilidad en la moda es el abastecimiento de “bucle cerrado”. Kering propietaria de marcas como Gucci, Alexander McQueen, Saint Laurent y Stella McCartney.

En una tecnología de “bucle cerrado”, un producto se recicla hasta transformarlo en el mismo producto. Esta es una perspectiva tentadora para los defensores de la sostenibilidad, ya que fundamentalmente imita el proceso natural de la vida. De todas maneras esta técnica estará disponible dentro de 10 a 15 años aproximadamente. Sin embargo, será mucho mas fácil de realizar, y mas viable comercialmente, con textiles como el nylon y el elastano.

Un evento realmente positivo se dio en Mayo, cuando la marca de jeans Levi´s lanzo un prototipo de jean en afiliación con el proyecto tecnológico “Evrnu”. Este prototipo fue hecho con una combinación de algodón virgen y algodón reciclado de viejas remeras.

El veredicto

Hay una conciencia de urgencia extraordinaria en los esfuerzos que demanda cerrar el bucle, creando un nuevo mercado a partir de la ropa vieja. En 2015, el mercado de los textiles se segunda mano se derrumbó, dejando todo este sistema al borde de la desintegración.

Ronaldo Fraga y su línea de prendas biodegradables. Foto.

Desafío #SlowStreetStyle y Colección biodegradable en Eco Era Brasil

Prendas biodegradables hechas en Brasil. Foto.
©Santaconstancia/Difusión

Cerramos la semana con un compilado de las noticias del mundo de la moda que no puedes perderte: dos bloggeras españolas te invitan a formar parte de un lookbook de moda casual y slow; Ronaldo Fraga estará presente en el evento brasileño Eco Era con su línea de prendas biodegradables; y Tuckerman & Co. supera expectativas con su línea de camisas de vestir apuntada para jóvenes profesionales.

Acompáñanos a adentrarnos en todos estos temas:

El desafío #SlowStreetStyle

Sudadera de temporada de Thinking Mu y leggings de Ecoology. Foto.
©SOGOODSOCUTE

Para alentar a todas las fashionistas a vestir de una forma más sostenible, las bloggeras españolas Sabina –creadora del sitio SOGOODSOCUTE– y Sònia –a la cabeza de Consciusly Satorial– lanzaron un desafío al que puedes unirte: crear un lookbook de la moda sostenible para esta temporada.

Para ello, la consigna es crear un look de tendencia a partir de marcas de moda ética y sustentable que las participantes deben publicar en Facebook o Twitter con el hashtag #slowstreetstyle.

El concepto de SlowStreetStyle une la moda casual de todos los días con el de Slow, que apunta al uso de prendas producidas teniendo en cuenta los derechos humanos, laborales, sociales y de salud de las personas implicadas en todo el proceso; así como la elección de marcas locales que se preocupen por el planeta, procurando usar sistemas lo menos agresivos para el entorno y minimizando al máximo la sobreexplotación de los recursos naturales.

¿Qué opinas del mismo? Si quieres formar parte del lookbook sostenible, tienes tiempo hasta el 30 de noviembre para hacerlo.

Ronaldo Fraga y su línea biodegradable en Eco Era

Ronaldo Fraga y su línea de prendas biodegradables. Foto.
©Santaconstancia/Difusión

Durante los días 3, 4 y 5 de diciembre se llevará a cabo en Bom Retiro (São Paulo) la quinta edición de Br.EcoEra, evento en el cual se busca debatir temas sociales y ambientales en el mercado de la moda para aumentar la conciencia pública sobre el impacto de la industria en la vida cotidiana.

Para ello tendrán lugar actividades como talleres, mesas redondas, al mismo tiempo que desfiles de marcas y diseñadores abocados a la producción ética y sustentable. Entre estos exponentes, se destaca Ronaldo Fraga, quien estará presente con su colección hecha a partir de Amni Soul Echo, tela biodegradable compuesta por hilo de poliamida 6.6, capaz de descomponerse rápidamente después de ser dispuesta en el relleno sanitario.

El lanzamiento de este material revolucionario fue presentado en abril de 2014 durante la Semana de la Moda de Sao Paulo, marcado un impulso que parece tomar fuerza dentro de la industria, algo que también ha demostrado el lanzamiento de F-abric, textil de fibra de cáñamo combinada con fibras de modal de árboles haya, la cual comienza su descomposición natural a los tres meses de ser ingresado en el compost. Interesante, ¿no crees?

Camisas elegantes y sustentables

Camisa de Tuckerman & Co. Foto.
©Tuckerman & Co./Difusión

La firma Tuckerman & Co., creada Amanda Rinderle y Jonas Clark, estudiantes de la Escuela de Administración de Yale, buscó crear una línea de camisas de vestir de alta calidad para hombres, hechas de algodón 100 por ciento orgánico, italiano y libre de sustancias químicas nocivas como pesticidas y toxinas,

Las prendas están apuntadas a jóvenes profesionales que buscan unir elegancia y sustentabilidad. Cada una es hecha a mano en Falls River, Massachusetts. Para impulsar su producción, Tuckerman & Co. lanzó una campaña en Kickstarter que, a pesar de no haber terminado, ya recaudó más de lo que se había propuesto. Desde allí, es posible acceder a las camisas, que se ofrecen a 110 dólares.

¿Conocías estas propuestas? ¿Cuál te llamó más la atención?

Zapatos de Continuum. Foto.

Cómo las impresiones 3D están haciendo más sustentable el diseño de modas

Zapatos de Continuum. Foto.
©Continuum/Difusión

A partir de su llegada, las impresoras 3D no han dejado de sorprender al mundo entero con sus increíbles posibilidades que van desde la creación de órganos humanos hasta la producción de muebles orgánicos. Como no podía ser de otra manera, la industria de la moda no está ajena a sus beneficios. De hecho, 2014 fue un año récord en cuanto a la utilización de este sistema para la confección de prendas. Entre las marcas que se han unido a este viraje productivo se encuentran Pringle of Scotland, firma que dio con una técnica de sinterizado de nylon por láser para su colección de otoño de este año; Victoria Secret, que creó con Swarovski y Shapeways una línea de accesorios extravagantes para su show de 2013; o Continuum Fashion, laboratorio de diseño que lanzó hace un tiempo su línea de zapatos impresos; entre tantos otros. Lo que hace sumamente interesante el avance de esta tecnología en el campo de la moda es la posibilidad que promete a los usuarios de obtener sus propias prendas, pero –además-, la forma en que vuelve más sustentables las producciones a gran escala gracias a los siguientes puntos:

Disminuye la huella de carbono y la generación de residuos

3D Cube impresora para el hogar. Foto.
©Cube/Difusión

Las impresiones 3D permiten que gran parte de la prueba y error que todo creador requiere para poner a punto sus colecciones se reduzca mediante la elaboración de diseños digitales que evitan la generación de desechos propia de la experimentación. Además, al contar con una impresora 3D propia, el diseñador puede hacer sus pruebas localmente, prescindiendo del requerimiento de patrones o materiales provenientes de proveedores externos. Esto permite no sólo ahorrar en gastos de envío, sino además en la producción de carbono generada por los medios de transporte necesarios para movilizar dicho material. Pero esto no es todo. La posibilidad de generar piezas personalizadas digitalmente hace que disminuya la necesidad de tener stock de piezas disponibles o la presencia de productos devueltos por la disconformidad del cliente. Asimismo, para obtener las piezas sólo utilizan los materiales necesarios para cada producto en sí, derivando en un menor uso de tela y, por lo tanto, en el ahorro de espacio para guardarla.

Pueden emplear materiales reciclados o biodegradables

Anillo impreso de Shapeways. Foto.
©Shapeways/Difusión

Los materiales que actualmente usan las impresiones 3D dentro del campo fashionista incluyen filamentos de nylon, plástico, metal o seda, entre otros. Incluso, hay empresas como EKOCYCLE que están impulsando la llegada de impresoras como la 3D Cube a los usuarios particulares, cuyos cartuchos utilizan filamentos procesados de botellas de plástico desechadas. Por otro lado, firmas como Shapeways ofrecen opciones de metal como el bronce y la plata para los diseñadores. Sumado a todo esto, existen varias fuentes online que instruyen a los desarrolladores sobre cómo hacer sus propios suministros de bio-plástico para usar en las impresiones.

Alargan la vida de los productos existentes

Coca Cola recicla botellas plásticas. Foto.
©Coca Cola/Difusión

La posibilidad de imprimir tus propios botones de repuesto, fabricar un taco extra para un zapato roto o imprimir adornos, por dar algunos ejemplos, ponen en primer plano la renovación de las prendas o accesorios que pronto quedarían en desuso, ya sea por estar dañadas o pasadas de moda. ¿Conocías las ventajas de las impresoras 3D dentro de la moda? ¿Qué opinas al respecto?

Material hecho con excremento de caracol. Foto.

Cuatro materiales inusuales para una moda más sustentable

Material hecho con excremento de caracol. Foto.
©Lieske Schreuder/Difusión

Sabemos que la industria textil es una de las más contaminantes y derrochadoras a nivel mundial, por lo que una gran cantidad de emprendedores y firmas de menor o mayor escala investigan y experimentan constantemente para dar con métodos más sustentables y éticos.

Muchas de las respuestas encontradas apuntan hacia el uso de materiales alternativos que permitan dejar de lado aquellos que amenazan al medioambiente, como por ejemplo la celulosa obtenida de los bosques. Conoce junto a nosotros cuatro de ellos:

Residuos de soja

Si bien la producción de soja resulta un tanto polémica –solo el 3.2 por ciento de su oferta mundial está certificada, mientras que al resto se lo relaciona con la deforestación y malas condiciones laborales-, existen quienes ven en ella una oportunidad para la moda ecológica a partir del reciclado de productos alimenticios derivados, como el queso y aceite, para crear telas.

Licuando la proteína de la soja se obtienen fibras largas y continuas que se cortan y procesan como el algodón. El producto final es tan suave que se ha planteado como una alternativa a la seda y la cachemira. Entre las marcas que utilizan esta tela en sus colecciones se encuentra la estadounidense Flock.

Biocaucho para reemplazar el neopreno

Arbusto para producir biocaucho. Foto.
©Eugene van der Pijll/Dominio público

La empresa Patagonia se asoció con la compañía de tecnología limpia Yulux para buscar una alternativa a los materiales sintéticos usados en los trajes de neopreno. El resultado formó parte de la colección Otoño/Invierno 2014 de la marca: trajes hechos en un 40 por ciento de neopreno (polímero del cloropreno) y el resto con biocaucho obtenido del guayule, arbusto que crece en el desierto.

Para animar el consumo de dicho material dentro de la industria del surf, Patagonia lo ofrece ya listo para su uso.

Café reutilizado

©yo_aguilar/Creative Commons
©yo_aguilar/Creative Commons

Alertado por el enorme consumo de café que se da en el mundo entero y por los desechos que este genera, Jason Chen, gerente general de la fábrica de telas Singtex Industries, pensó de qué forma podrían reutilizarse.

Así se encontró una manera de extraer y transformar el remanente del café molido en nano estructuras que luego se incorporan en la producción de tela.

El material final forma parte de la línea de productos S.Cafe tm yarn, la cual ofrece textiles que, según la empresa, son perfectos para el denim y las prendas deportivas por su capacidad de rápido secado y protección UV.

La compañía recolecta los desechos de café de Starbucks. Con el producto necesario para una taza tiene suficiente material como para hacer dos camisetas.

Excreciones de caracol

Hilos con deyecciones de caracoles. Foto.
©Lieske Schreuder/Difusión

Durante una plaga de caracoles en su hogar, la diseñadora holandesa Lieske Schreuder descubrió que, al comer papel de color, sus deposiciones se tiñen. Así, se dispuso a comprar cientos de caracoles y a armar un laboratorio en el que almacenó los desechos coloreados para prensarlos luego en forma de hilos, conformando un nuevo material, flexible y único.

Al mejor ‘estilo caracol’, la producción es lenta: lleva alrededor de cinco días que nueve moluscos generen la cantidad necesaria de desechos como para un metro de hilo, por lo que se estima que el mismo podrá aplicarse únicamente en la alta costura. Otro punto a tener en cuenta del extraño material es su perdurabilidad: con el tiempo se va deshaciendo.

En cuanto al estado de los caracoles, Schreuder señaló que el proceso no les genera ningún tipo de problema: el papel que utiliza tiene una estructura muy similar a la de las plantas que suelen comer y el tinte, aparentemente, no los dañaría.

¿Conocías estos materiales pensados para la industria de la moda? ¿Qué opinas sobre ellos?

Pharrell es dueño de Bionic Yarn, empresa que produce fibras textiles de plástico reciclado

Ropa biodegradable de Freitag y jeans de plástico oceánico de Pharrell & G-Star Raw

Esta semana nuestra compilación de noticias de la moda ética en el mundo incluye un excitante anuncio de la marca suiza Freitag y las presentaciones con perfil sustentable de la semana de la moda de Nueva York -entre ellas, una colaboración entre el rapero Pharrell y G-Star Raw-.

Freitag, biodegradable

La empresa suiza Freitag fue una de las primeras en fabricar accesorios con materiales reciclados con personalidad y atractivo suficientes como para convertirlos en símbolo de la moda reciclada. Comenzó en el año 1993, cuando dos hermanos de Zurich estaban buscando un bolso que fuera lo suficientemente resistente e impermeable para soportar uso intensivo. Al ver que las lonas de los acoplados de los camiones eran un material resistente que se desechaba después de cierto uso, decidieron reutilizar este material para hacer bolsos y construyeron una empresa internacional que emplea a más de 160 personas.

Su nuevo producto comienza con otra búsqueda: querían uniformes para sus empleados, pero deseaban que fueran completamente biodegradables.

Se abocaron a un desarrollo de cinco años con ingenieros textiles, diseñadores y cocedores hasta llegar a F-abric: textil de fibra de cáñamo de Francia, Holanda y Bélgica, combinada con fibras de modal de árboles haya de Zurich (querían que todo fuera de no más de 2500 kilómetros de Zurich). La tela es hilada en Portugal, y las prendas se cocen en Portugal y Polonia. El textil se empieza a descomponer naturalmente a los tres meses de ser ingresado en el compost (los botones y accesorios adicionales de las prendas se quitan y reutilizan).

Freitag comenzará a comercializar ropa con este nuevo textil a partir del 31 de octubre, pero sólo serán prendas básicas que no cambiarán con las estaciones.

El lado ético del New York Fashion Week

Del 4 al 11 de septiembre se llevó a cabo una nueva edición de la semana de la moda de Nueva York, uno de los eventos fashion más importantes del mundo. Aunque en otras temporadas la moda ética ha tenido mayor presencia en el evento, algunas hubo en esta edición algunos proyectos para destacar.

Uno fue el lanzamiento de la etiqueta Hanley Mellon, creada por el ex-Jimmy Choo Matthew Mellon y la ex-Ralph Lauren Nicole Hanley Mellon. La pareja ideó una marca que planifica crear colecciones inspiradas en diferentes lugares a los que viajaron. La primera: Kenya, donde estuvieron junto a la organización Acacia, que provee infraestructura sustentable para comunidades. (Vía Style.com)

Otra presentación a destacar fue la de Harare (arriba), que crea prendas con algodón natural tejido por artesanos de Guatemala y también utiliza fibra de jean reciclada del proyecto The New Denim. (Vía Ecouterre)

La marca G-Star Raw se unió al cantante Pharrell Williams para lanzar la colección “Raw para los océanos”, una línea que incorpora fibras de Bionic Yarn. Esta empresa -propiedad del cantante- realiza textiles con botellas de plástico recicladas, y para esta colección trabajó con material recolectado de contaminación plástica del océano. (Vía Ecouterre)

¿Qué les parecieron las noticias de esta semana?

Anteojos de cabello!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Studio Swine es una práctica de diseño multi-disciplinar creada por Azusa Murakami and Alexander Groves. Este famoso estudio se involucra principalmente en proyectos sociales y ecologistas con la intención de cuidar y proteger el medio ambiente. Asimismo, intentan escuchar y a la vez aprovechar los deseos de la gente, para lograr promover el cambio y la acción.

Anteriormente, Studio Swine ha trabajado en diversos proyectos que dieron como resultado una variedad de objetos utilizables, ecológicos  y muy creativos.

Una vez más, nos sorprenden con su nuevo producto: Anteojos de cabello.

Una gran colección de anteojos que apuntando al desarrollo sustentable, hizo descubrir a Azusa y Alexander el potencial del cabello humano. Los mismos están compuestos por cabello humano con bioresin como aglutinante, sus marcos son 100% biodegradables y su producción se realiza minimizando el impacto en el medio ambiente, sin la liberación de sustancias nocivas.

Sin duda, Studio Swine notó que el cabello no solo es importante en la industria de la belleza, sino que también sirve para la fabricación de  otros productos  que atraen y brindan a los consumidores conciencia ecológica.  Indudablemente, esta fantástica creación atraerá a gran cantidad nuevos clientes.