Archivo de la etiqueta: Consumo colaborativo

15 principios de la moda circular

 

Jan 'n June
Imagen vía Jan ‘n June

El concepto “moda circular” se basa en los principios de la economía circular y el desarrollo sostenible, y se refiere a la industria de la moda en un sentido amplio.

“El termino “moda circular” se puede definir como la ropa, zapatos o accesorios que están diseñados, producidos, usados y manipulados con la intención de que puedan circular en la sociedad el mayor tiempo posible. En primer lugar como productos completos y en segundo lugar como posibles materiales para ser reutilizados.” Anna Brismar, 2016.

Quince principios claves se definen aquí con el objetivo de promover y apoyar una industria textil y de indumentaria más sustentable, incluyendo moda, sportwear y complementos para actividades outdoor.

Estos son:

  • Principio 1: Diseñar con un propósito
  • Principio 2: Diseñar para que perdure en el tiempo
  • Principio 3: Diseñar pensando en clave biodegradable
  • Principio 4: Diseñar para el reciclaje
  • Principio 5: Materias primas y producción local
  • Principio 6: Materias primas y producción sin productos tóxicos
  • Principio 7: Fuentes y producción eficiente
  • Principio 8: Trabajar con elementos renovables
  • Principio 9: Producir y trabajar con criterio ético
  • Principio 10: Proporcionar un servicio de larga durabilidad
  • Principio 11: Reutilizar y reciclar los sobrantes
  • Principio 12: Colaborar correcta y ampliamente

Los doce principios anteriores se definen desde el punto de vista del productor. Uno de ellas es muy importante también desde una perspectiva del consumidor, que es el principio 11 (Reutilizar y reciclar los sobrantes). Sin embargo, desde la perspectiva del consumidor, tres principios adicionales también deben agregarse:

  • Principio 13: Usar, lavar y reparar con cuidado
  • Principio 14: Considerar el intercambio, ferias vintage o locales de segunda mano en lugar de comprar artículos completamente nuevos
  • Principio 15: Comprar pensando en calidad y no en cantidad

Vernos bien y sentirnos bien no tienen por qué ser opuestos al aplicar estos quince principios a nuestras actividades de producción y hábitos de consumo.

Fuente: http://circularfashion.com/circular-fashion-definition/

Hecho a mano vs. Hecho a máquina

Nueva York,  el dialogo entre la mano y la máquina. Mano vs. Máquina- La moda en la era de la tecnología, la exposición que abrió sus puertas en mayo en el Museo de Arte Metropolitano, disponible hasta el 5 de septiembre.


¿Tu vestido fue hecho a mano o a máquina?

“Hemos asumido que las prendas hechas a mano son mejores y están asociadas con la superioridad y el lujo; mientras que las confeccionadas a máquina fueron entendidas para significar no sólo progreso y democracia, sino también deshumanización y homogeneización.”

Estamos equivocados, afirma Andrew Bolton, -curador de grandes exhibiciones de moda en el Museo de Arte Metropolitano-. La muestra Manus vs Machina, busca demostrar que la máquina y la mano son igual de protagonistas en la creación de las mejores prendas del pasado, el presente y el futuro.

El recorrido comienza con la invención del haute couture y la máquina de coser del siglo XIX, con varios desarrollos tecnológicos como la impresora 3D, con la idea de que uno hoy puede diseñar un vestido e imprimirlo en un máquina en su propia casa.

“La impresora 3D tiene el potencial de ser una maquina de coser pero todavía no llega a serlo, uno puede tener una impresora en su casa”, dice Andrew Bolton, curador a cargo, The Costume Institue.

Una de las inspiraciones de Bolton para la muestra, -que abarca la moda desde el siglo XIX hasta la actualidad- fue cuando estudió el vestido de Mondrian de 1965 de Yves Saint Laurent que reflejaba el diseño lineal del pintor holandés. “Descubrimos que fue hecho casi totalmente a máquina, expresó en una entrevista”.

Varias piezas inspiradoras actuales se identifican más con la tecnología; desde Iris van Herpen que recientemente creó un vestido que suena cuando lo tocan, hasta Issey Miyake que creó vestidos que se doblan como una pieza de origami.

De lo contario, hay algunos que se identifican más con la mano.  Sarah Burton, de la marca Alexander McQueen, es un buen ejemplo, dice Bolton. El bordado es asombroso, pero es visto como de confección. La gran diferencia entre la alta costura y la ropa de confección, -continua, es como queda puesta. Por lo general, la ropa de alta costura ha sido diseñada para un determinado cuerpo, mientras que la ropa de confección ha creado tamaños estandarizados para varios tipos de cuerpos.

 

 “No importa si un buen diseñador fabrica una prenda a mano o a máquina, dice Bolton. Se trata del resultado que desea obtener con el diseño, a veces se puede lograr mejor con una máquina que a mano.”

Algunos de los diseñadores que forman parte de la exhibición son: Sarah Burton (Alexander McQueen), André Courrèges, Mariano Fortuny, Jean Paul Gaultier, Nicolas Ghesquière (Balenciaga, Lous Vuitton), Madame Grès e Yves Saint Laurent, entre otros.

Termina la entrevista diciendo,  “La intención de la muestra es desmitificar la máquina y la mano de sus límites habituales de la alta costura y el prêt  à-porter, liberándolos de las exigencias del sistema de la moda en manos de los diseñadores de moda para quienes sirven como expresiones de impulsos creativos.

Buscamos ralentizar el sistema de la moda . Están tan preocupados por lo que va a venir, que hay una pérdida de apreciación de cómo se hace la moda.

A continuación les mostramos algunos diseños destacados.

 

4

Yves Saint Laurent (French, 1936–2008).  Seda y plumas.

Photo © Nicholas Alan Cope

 

8

 

Issey Miyake (Japanese, born 1938) for Miyake Design Studio (Japanese, founded 1970)

Photo © Nicholas Alan Cope

9

Christian Dior (French, 1905–1957). Seda y Nylon.

Photo © Nicholas Alan Cope

 

Para más información sobre la muestra:

http://www.metmuseum.org/exhibitions/listings/2016/manus-x-machina

Global Fashion Exchange lleva el trueque de prendas a las grandes ciudades del mundo. foto.

Fashion Global Exchange lleva el trueque a las grandes ciudades del mundo

Global Fashion Exchange lleva el trueque de prendas a las grandes ciudades del mundo. foto. Teniendo en cuenta que la mayoría de las personas sólo utiliza el 30 por ciento de la ropa almacenada en su clóset -a pesar de que todas las prendas estén en perfecto estado – y, no obstante esto, sigue comprando nuevas piezas, comenzar a pensar en un mejor destino para ellas no es una mala idea. Con esto hecho en la mira, incentivar la circulación de prendas para alargar su ciclo de vida se volvió una meta fundamental para Global Fashion Exchange, mercado abocado al intercambio de ropa, fundado por el Instituto de la Moda de Dinamarca. Su inauguración, luego de la Semana de la moda de Copenhague2013 , tuvo tanto éxito que, junto a Intandem Creativos, H & M y Ford Motor Company, el mercado llevará su concepto a otras grandes ciudades del mundo para promover el consumo sostenible y capacitar a los consumidores para que puedan tomar decisiones amigables con el medioambiente a la hora de renovar su guardarropas. Como uno de sus primeros destinos, Global Fashion Exchange llegó este lunes a NeueHouse, en la ciudad de Nueva York, donde cientos de personas vivieron la experiencia. ¿En qué consiste ésta? Básicamente, en hacer trueque. La idea es que quien quiera participar del mercado llegue hasta allí con al menos una prenda que ya no se use –limpia y en perfectas condiciones- para dejarla junto a las demás que esperan un nuevo dueño. Esto habilita a la persona a elegir luego cualquier artículo que le sea de mayor utilidad, sin importar la cantidad.

“Intercambiar ropa es una de las formas más sencillas de llegar a ser sostenibles como consumidores, así como una gran manera de renovar el vestuario de la familia”, afirmó Eva Kruse, directora general del Instituto de la Moda danesa.

El próximo evento será el 20 de noviembre en el Teatro Dolby de California. Sigue de cerca los eventos del Global Fashion Exchange, la propuesta es llevarlos a otras grandes ciudades del mundo. Pero mientras aguardas su paso, recuerda que puedes replicar esta iniciativa reuniéndote con otras personas que tengan el mismo interés de intercambio o visitando ferias americanas asiduamente. Lo importante es alentar la sostenibilidad en la moda porque, al fin de cuentas, no importa cuán éticamente haya sido producida una prenda si ésta queda sin uso en el armario, ¿no crees?

The 365 Challenge

Christina Dean, se propuso cumplir el desafío “The 365 Challenge”. Este consiste en usar por un año ropa de segunda mano, para promover la reconstitución de las prendas, sin ser necesaria que sea tirada o donada.Image

Todos los días del año, Christina usa un conjunto diferente de segunda mano, diseañada por 12 estilistas de moda, y con el apoyo de  “Friends of the Earth (HK)”. El fin de este desafío es mostrar 365 maneras diferentes de reciclar la ropa acorde a las últimas tendencias, para inspirar a las personas en que es posible cuidar la tierra estando a la moda.

El consumo de la indumentaria se ha incrementado un 60% en los últimos 10 años. Todos los días, cada cinco minutos, miles de personas en el mundo desechan ropa porque no les gusta más, o creen que ya no esta a la moda. Sin embargo, estas personas no se encuentran informadas del impacto ambiental que esto produce. No todas las prendas son biodegradables, y un gran porcentaje de se produjeron con productos químicos, los cuales dañan el medio ambiente.

Sin embargo todas las prendas se pueden rediseñar, reconstruir y reparar de diversas formas creativas y económicas, ayudando de este modo con un pequeño gesto al medio ambiente.

 

Más información en:  http://redress.com.hk/projects/clothing-drives/the-365-challenge/

PRIMARK: Suscribirse al estilo

Aquellas personas que se suscriban a Primark, podrán hacerse de productos de última moda y accesibles económicamente. Los beneficios que brinda Primark son la capacidad de obtener todos los productos de última moda que se deseen, a la vez que se pueden devolver cuando se desee para reacondicionamiento y remanufactura.

Tanto a través de Internet como de tiendas, los suscriptores pueden dar a conocer su estilo para influir en las colecciones, crear y compartir sus propios estilos y estar en sintonía con las últimas colecciones vía desfiles.

Primark ha utilizado su marca de innovación para desarrollar los conceptos en profundidad a través de 3 elementos fundamentales:

Dibujo

1) Marca: ¿Cuál es la promesa y la esencia de la marca?

La marca ofrece la posibilidad de cambiar rápidamente la colección de ropa según las tendencias y los cambios de gustos, y todo de una manera accesible desde el punto de vista económico.

2) Previsión: ¿Qué podemos esperar en los próximos años?

Se esperan alzas sin precedentes en el costo de las principales materias primas como el algodón y el poliéster, el constante crecimiento de las redes sociales, de las plataformas digitales y de la fabricación por encargo, y se espera una nueva generación con una necesidad cada vez mayor de constantes cambios e innovaciones en la moda.

3) Comprensión: ¿Qué es lo que los consumidores y clientes desean y necesitan y qué obstáculos deben superarse?

Los clientes creen que la moda se trata de cambiar la forma de vestirse con la frecuencia que ellos deseen, por lo que muchas veces compran ropa que terminan usando una o dos veces ya que la consideran como ropa para única vez. También creen la mayoría que es importante tener la opinión de sus amigos antes de comprar ropa. Es importante saber que muchos consumidores compran mucha ropa pero no tienen un espacio físico en donde guardarla en sus casas.

 

Para mayor información:

http://brandfutures.dragonrouge.co.uk/brandfutures/primark —> en este sitio se puede ver un breve vídeo de la filosofía de Primark.

La nueva “Economía para Compartir”: 6 iniciativas que están cambiando la forma de consumir la moda en el mundo.

Compartir es la nueva forma de comprar para ahorrar dinero y contribuir en la transparencia de la industria de la moda. La “Economía para Compartir” está actualmente valuada en millones de euros y seguirá creciendo año a año.

Las grandes preocupaciones por la ética en la fabricación de productos y la falta de sustentabilidad en las prácticas de la industria de la moda llevan a que la “Economía para Compartir” se vuelva una opción muy atractiva. De esta forma, están surgiendo nuevas iniciativas que incentivan a los consumidores a compartir con sus amigos, familiares, conocidos y hasta con desconocidos de la comunidad. Ellas son:

Reciclaje corporativo: Patagonia + ebay

Normalmente las empresas intentan persuadir a las personas para que compren más y más ropa de manera constante. Pero a través de esta iniciativa llevada adelante por Patagonia junto a Ebay, la gente podrá vender su ropa por Internet luego de haberla utilizado, desalentando el consumo permanente de ropa nueva.

Aplicaciones para compartir ropa:Pink Mothballs

Pink Mothballs, es una aplicación para IPhone que simplificará el hecho de compartir ropa: podrás recibir y prestar ropa y  llevar un registro para que sepas a quién y qué prestaste.

Ropa para una buena causa: A Suit for Success

Esta iniciativa consiste en que las personas entreguen ropa que ya no usan a cambio de algo de dinero, y esa ropa estará destinada a los más necesitados para que la utilicen para tener más posibilidades de ingresar al mercado laboral.

Alquiler de Jeans: Mud Jeans

La producción de jeans genera grandes daños al medio ambiente y además comprarlos suele ser muy caro, por lo que esta iniciativa alemana de alquiler de jeans suena muy convincente.

Alquiler de Vestidos  Wish Want Wear

El alquiler de vestidos no es ninguna novedad. Es una práctica muy antigua que hace que mucha gente tenga acceso a ropa que no podría pagar. Sin embargo Wish Want Wear permite a los consumidores no solo elegir un vestido sino también ofrecer aquellos que ya no usa, para que otros puedan disfrutarlo.

Compartir habilidades The Good Wardrobe.

Esta iniciativa Londinense implica que aquellos que se destaquen cosiendo ropa puedan compartir sus habilidades con los demás, para que el resto también pueda prolongar la vida útil de su ropa.

 Para mayor información haga click aquí:

Source Summit: novedades en el sector moda ética. Parte 2

Aquí les presentamos la segunda parte resumen de encuentro Source Summit, que se organizó en Londres por el EFF (Ethical Fashion Forum de Londres), con lo más destacado de las charlas.

Como señalamos en nuestra entrada anterior, la reunión que sumó a mas de 100 pioneros de la moda ética, giró en torno a 4 temas – Impacto, Visibilidad, Educación y Sistemas – en los que se discutieron: las mejores prácticas e iniciativas con impacto social y medioambiental; la necesidad de promoción de la moda sustentable en la moda convencional y la forma de publicitar los productos sustentables al consumidor general; integración de la moda ética a la currícula; las herramientas que permiten el desarrollo del sector, tales como, auditorías, certificaciones y demás facilitadores.

 

En Impacto y Visibilidad, escuchamos a Emma Neuberg, fundadora de Slow Textiles Movemenet. Emma subrayó que en la industria de la moda es necesario compartir el conocimiento, para evitar muchas veces que haya profesionales con ignoren muchos procesos pertinentes  a la cadena de valor.

Prama Bhardwaj, fundadora de Mantis World (con sede productiva en Tanzania), comentó que su marca eliminó las condiciones de pedido de cantidad mínima, para facilitar la compa a las pequeñas marcas y boutiques que no manejan grandes stocks de mercaderías. Resaltó que no importa cuántas credenciales éticas pueda tener un producto, si no tiene un diseño atractivo, nadie lo comprará.

Alana James, investigadora académica de Northumbria University, describió la disparidad que existe entre los consumidores que expresan la intención ética (un 30%) y aquellos quienes hacen compras éticas (3%). Está estudiando actualmente el comportamiento de los 27% con intención ética, pero no el comportamiento.

Ceri Heathcote, especialista en mercado digital, comentó que debido a que las marcas éticas actuales producen a pequeña escala y tienden a ser muy niche, por tanto es que les cuesta competir con las grandes marcas de consumo masivo. Resaltó que las marcas éticas deben hacer hincapié, sobre todo, en la calidad del producto. Según Ceri, el sector ético debe desarrollar una identidad más positiva, y evitar motivar al consumidor a comprar productos éticos como consecuencia de culpa.

 

En educación y sistemas, Tamsin Lejeune, directora ejecutiva del EFF, señaló que 40 institutos educativos en todo el mundo ya están incorporando la sustentabilidad en sus planes de estudios.

Liz Parker, investigador y consultora, dió a conocer  que 56% de los tutores de moda, se están enfocando más en la sustentabilidad que hace 3 años atrás.

Ngaire Takano, experta en la cadena de producción sustentable, invitó a los diseñadores a volver a la práctica de antes de visitar los lugares donde se produce la materia prima, y de poder tener la posibilidad de tocar y sentirlas, una actividad que hoy día ya no se hace.

Christopher Stopes, de la certificadora internacional GOTS, indicó  la necesidad de regular el sector textil de toda Europa en base a criterios sustentables. Los temas apremiantes para GOTS en la actualidad son: los GMO, uso de pesticidas, rotación sustentable de cultivos, tratamiento de aguas residuales, bienestar animal.

Un tema no menos importante es la necesidad de combatir el “greenwashing”, que es cuando las marcas no son consecutivas en los hechos con sus premisas sustentables.

 

A modo de conclusión, se armaron grupos de debate, en cada unos de los cuales, resaltaron algunos temas apremiantes y las acciones necesarias a tomar:

En el grupo de Impacto y Visibilidad se planteó la necesidad de: unir en una sola vos a los productores; construir una percepción positiva del Comercio Justo para evitar la retórica de la culpa; colaborar entre todos los profesionales del sector moda; compartir las buenas prácticas al público en general; intensificar la auditoría en términos de mejora en el bienestar de los trabajadores; dar consistencia y visibilidad a las campañas de marketing del sector moda ética; que los retailers trabajen mano a mano con proveedores, pequeñas marcas, etc; entre otros.

En el grupo de Educación y Sistemas, se insistió en la importancia de: crear un estándar comunicacional para los retailers, adoptar formas innovadoras de RSE, poner atención al lenguaje y terminología utilizados para describir los estándares de moda ética, marcas y demás; de que la sustentabilidad sea enseñada a las personas desde temprana edad,  re-capacitar a los docentes y tutores, promover las artes tradicionales, entre otros.

Entre los miembros online, se resaltó la falta de conocimiento sobre el mercado latinoamericano y norteamericano, su oferta de proveedores sustentables y materia prima, así como también de certificadoras. Se señaló también que el consumidor actual busca una materia prima o fibra suave al tacto, que no pique y debido a esto para muchos la lana de oveja resulta muy tosca. Aquí es donde surge la oportunidad para aquellos que trabajan con las fibras de los camélidos, naturalmente suaves y consideradas como fibras lujosas a nivel mundial.

 

Fuente:

http://source.ethicalfashionforum.com/article/source-summit-2012-review

Intercambio consciente de ropa: “Conscious Swap Shopping”

El próximo 17 de Septiembre, en Londres, se llevará a cabo el Intercambio Consciente de Ropa (Conscious Swap Shopping), organizado por Wakeup Campaign.

Durante el evento se explorará la consciencia a través del consumo, comportamientos, compra, se debatirán las cuestiones como identidad y los hábitos del consumo.

Invitados especiales hablarán de su trabajo en el área de la moda sustentable, especialmente el reciclado.

Los interesados podrán recibir consejo de expertos modistos para re-diseñar sus prendas.

 

El “clothing swap” o “clothing exchange”, como se los conoce en el mundo, ya son comunes en EE.UU., Canada, Europa, Australia y Japón.

Los intercambios de ropa ayudan a reducir los desechos textiles, permitiendo a la vez renovar nuestros armarios!

Consumo responsable en Japón.

Según los últimos análisis de reportes de consumo sobre el mercado japonés, se concluye que:

Poco menos del 10% de los consumidores japoneses son “consumidores éticos”, de los que la mayoría son personas mayores de 60 años. A su vez, individuos entre 30 – 39 años están cada vez más interesados en el concepto “ético”, a pesar de ser éste menos conocido que el término “eco”.

¿Cómo ser un consumidor ético?

Un consumidor ético es un consumidor que se informa acerca de las repercusiones sociales y medioambientales de los bienes y servicios que adquiere.
Consumir productos locales, ecológicos, naturales, reciclados o producidos bajo los criterios de Comercio Justo, son conductas de un consumidor ético.

Algunas preguntas que nos podemos hacer a la hora de comprar y usar los productos:
¿Necesito lo que voy a comprar? ¿Quiero satisfacer un deseo? ¿Hay algo que yo posea que pueda reemplazarlo? ¿He buscado información para conseguir mejor calidad y menor precio? ¿Podría pedirlo prestado a un amigo o familiar? ¿Me he informado acerca de quién lo produjo y en qué condiciones? ¿Se cuidó el medio ambiente al producirlo o realizarlo? ¿Está hecho con materiales reciclables? ¿Las materias primas que se usaron son renovables? ¿Cuánto tiempo lo voy a usar? Para cuando ya no quiera seguir usando este producto, ¿lo puedo ofrecer a alguien que también lo busque o necesite? ¿Cómo puedo alargar la vida útil de este producto?