Archivo de la etiqueta: hábitos de consumo

Black Friday y la Moda Rápida

Gabriella Vozza analiza la relación entre el Black Friday y la moda rápida a través de su costo financiero.

Compras en comercios durante el «Black Friday» de 2014
Compras en comercios durante el «Black Friday» de 2014

El Black Friday se ha vuelto casi tan popular como el Día de Acción de Gracias. Cada año, los minoristas abren sus puertas más temprano. Este año, Macy’s anunció que abrirá sus puertas a las 5p.m. durante el Día de Acción de Gracias – tal vez antes de que alguno se haya sentado a comer el pavo.

Los inversores en las empresas de prendas de vestir y de venta al por menor, están seguramente emocionados por este día y la aproximación de la temporada de vacaciones.  Sin embargo, hay una consideración que puede no estar teniendo en cuenta, pero que podría tener ramificaciones financieras para las empresas en las que están invirtiendo.

 ¿La moda rápida es siempre rentable?

El problema de la moda rápida y los grandes ahorros, en días como el Black Friday, es que los problemas de sustentabilidad, en torno a la contratación de materias primas – muchas veces ignorados – podrían crear interrupciones en el suministro y dar lugar a mayores costos de materia prima en el tiempo.

Las preocupaciones relacionadas con el cambio climático, la escasez de agua, el uso de la tierra, la escasez de recursos y los conflictos en la cadena de suministro, están configurando la capacidad de la industria para obtener materiales como algodón, cuero, lana y metales preciosos.

La capacidad de las empresas para gestionar la escasez potencial de materiales, las interrupciones del suministro, la volatilidad de los precios y los riesgos de reputación se hace más difícil por el hecho de que obtienen materiales de regiones geográficamente diversas, generalmente a través de complejas cadenas de suministro que a menudo carecen de transparencia. Además, el tipo de riesgo que enfrentan los diferentes materiales puede requerir distintas soluciones.

Tome el algodón. Según el Instituto de Recursos Mundiales, el 57 por ciento del algodón se cultiva en áreas con niveles altos o extremadamente altos de estrés hídrico. Además, dado que se necesitan alrededor de 20.000 litros de agua para producir un kilogramo de algodón, el cultivo es susceptible a cambios en los patrones climáticos y las sequías, mientras que se contribuye a aumentar la escasez de agua.

Además, falta innovación para encontrar alternativas sustentables para estos materiales. En la actualidad, no existen técnicas de reciclado de textiles comercialmente viables para las fibras principales, utilizadas en prendas de vestir, lo que presenta un gran reto para un sistema de circuito cerrado.

Según el Instituto de Recursos Mundiales, el 57 por ciento del algodón se cultiva en áreas con niveles altos o extremadamente altos de estrés hídrico.

Soluciones empresariales

Las empresas de ropa entienden este riesgo, y algunas están tomando medidas para mejorarlo. En su FY2013 Form 10-K, Hanesbrands discutió su exposición con respecto a los precios cambiantes del algodón a través de un análisis de sensibilidad. La compañía concluyó que un aumento de $ 0.01 por libra en los precios del algodón influiría en el costo de ventas en $ 3 millones, a niveles de producción de 2013.

En septiembre, la Fundación H&M invirtió $ 6,5 millones en un fondo de asociación de cuatro años para investigar y desarrollar nuevas tecnologías de reciclaje de textiles, con el objetivo de reciclar tejidos mezclados en nuevos tejidos e hilados. Patagonia será la primera en utilizar la fibra Tencel en sus productos a principios de 2017. Tencel está hecha de residuos de algodón post-industrial y su producción produce un 95 por ciento menos de agua que la producción tradicional de algodón.

Sabemos que hay riesgos en la cadena de suministro de cada compañía, en las prendas de vestir basada en las materias primas que utilizan para fabricar sus productos. Lo que no sabemos es cuánto de cada materia prima usan las principales empresas de confección y cuáles son los riesgos asociados con cada material. Sabemos que hay riesgos en la cadena de suministro de cada compañía de prendas de vestir, basada en las materias primas que utilizan para fabricar sus productos.

Proteja sus ganancias

Para aquellos inversionistas que quieran involucrarse en las empresas y hacerles preguntas, tales como: ¿Qué riesgos pueden asociarse con los materiales dependientes que requiere la empresa? ¿Cómo la empresa innova para mitigar estos riesgos?

Para tomar mejores decisiones de inversión, los inversionistas deben considerar los factores ambientales, sociales y de gobernabilidad (como restricciones de recursos y de dónde las empresas están obteniendo sus materiales) además de los números de ventas tradicionales y las métricas de valoración.

Este Black Friday, lo invito a considerar estas preguntas y además, a comprometerse con las compañías en las que invierte, preguntando cómo están asegurando la sustentabilidad ambiental y financiera de su negocio.

La imagen muestra el estado actual de la divulgación de las materias primas por las mayores empresas de ropa, accesorios y calzado que cotizan en bolsa.

Nueve de las 10 principales empresas de este sector revelan este tema en sus informes financieros anuales, pero no es una divulgación efectiva porque no hay métricas cuantitativas comparables ni información específica sobre cada material. Se necesitan más detalles sobre cómo se gestionan sus materias primas.

analisis-sasb

Análisis SASB realizado entre mayo y agosto del 2016, utilizando los últimos documentos anuales de la SEC para las principales empresas, por ingresos, por industria SICS (máximo 10 empresas).

 Via: https://www.greenbiz.com/article/black-friday-fings-financial-costs-fast-fashion

¿Qué cosas necesitas saber sobre tu ropa? Y por qué deberías preocuparte

usada

Nota escrita por Shannon Whitehead


 

La semana pasada, recibí este comentario en una de mis notas:

“Quiero saber más sobre lo que vos sabes. Soy un consumidor consciente cuando se trata de la comida pero nunca pensé cómo mis hábitos de consumo de moda podrían ir en contra de mi filosofía sustentable.”

Me inspiró a volver a lo básico ya que el movimiento de moda sustentable es  nuevo para muchos consumidores. Para aquellos que se están preguntando cómo pueden preocuparse por lo que hay en su ropero, acá les comparto información valiosa para que comiencen a cuestionar sus hábitos de consumo.
1. Hay químicos en toda tu ropa. Y son cancerígenos.

Mientras el movimiento de slow food nos está atrapando y los consumidores están cada vez más conscientes en lo que comen, no pensamos que pasa lo mismo con la ropa. No sabemos que los pesticidas e insecticidas en nuestra ropa están dañando también nuestra salud. La piel en nuestro cuerpo es el órgano más grande y absorbe instintivamente todo lo que le pongamos encima – químicos de la ropa incluidos.
2. Hay entre 27-30 millones de esclavos en el mundo. Sí esclavos.

¿Alguna vez te preguntaste por qué compañías como H&M y Forever 21 pueden vender remeras a 5 dólares?. Hay personas en países como Uzbekistan, Cambodia, Bangladesh e India que están forzadas a trabajar en contra de su voluntad. Recolectan algodón o tiñen cuero y no les están pagando por hacer tu ropa. Están literalmente esclavos a un estilo de vida que no tiene escapatoria. Los trabajadores de fábricas pagos son probablemente quienes ustedes piensan como trabajadores “explotados” (sweatshops)  que probablemente están ganando menos que un salario básico. Esto quiere decir que no pueden acceder al alimento o refugio por ellos mismos y dejan solas a sus familias.

3. Las grandes marcas de ropa son un gran problema.

El negocio del shopping y la ignorancia de los consumidores está relacionada con la gente que hace nuestra ropa. Como queremos comprar una remera por menos de 20 dólares, las empresas minoristas están forzadas a encontrar formas de bajar los costos y competir en un mercado altamente saturado. Esto generalmente requiere un abaratamiento de costos como por ejemplo, fabricando en el extranjero. En Noviembre, H&M anunció públicamente los planes para entregar “un salario básico” a más de 850.000 trabajadores textiles en 2018. Suena como un gesto noble, pero genera curiosidad de porqué la marca de ropa más grande no les estaba pagando a sus trabajadores el salario que se merecían en un primer lugar. En los últimos años H&M fue acusada de promover condiciones inseguras y desfavorables, desnutrición y pobreza en sus trabajadores.
4. Nuestra ropa vieja  -malas costumbres de deshacernos de la ropa- está arruinando la economía Africana.

Mientras la reventa de ropa usada suena ético, es la enorme cantidad de donaciones el mayor problema. Salvation Army, Goodwill reciben más ropa donada que lo que realmente pueden revender. Entonces ¿qué pasa con el exceso? La mayoría de la ropa donada se vende a los comerciantes de ropa de segunda mano, quienes la revenden, generalmente fuera del país donde fue originalmente donada. En Africa, dónde un tercio de toda la ropa donada globalmente es vendida, la industria textil y su fabricación se ven comprometidas.
5. Pueden pasar décadas hasta que tu ropa se descomponga.

La industria del fast fashion pasó de cuatro estaciones a 52 “micro estaciones” para empujar nuevas tendencias y alentar el consumismo. Las empresas minoristas le hacen la vida más fácil a los consumidores; comprar un vestido barato, usarlo una vez y nunca más. Nosotros nunca pensamos a dónde va nuestra ropa después de que nos deshicimos de ella. Nylon, polyester y otros materiales sintéticos son plásticos esenciales que van a estar entre nosotros más que nosotros mismos.

 

6. No es un caso perdido.

Los consumidores tienen el poder de comprar. Todos tenemos la habilidad de cambiar la industria eligiendo qué compañías merecen nuestros dólares. Solo es cuestión de educarnos y ajustar nuestro estilo de vida de manera que no requiera de un consumo excesivo de ropa desechable. Educarnos puede ser tan simple como seguir algunos blogs de moda ética. Seguramente aprendas algo durante el día sólo leyendo los titulares de algunas notas. Algunos de mis favoritos son Ecouterre, EcoSalon & Ethical Fashion Forum.