Archivo de la etiqueta: impacto en la moda

Black Friday y la Moda Rápida

Gabriella Vozza analiza la relación entre el Black Friday y la moda rápida a través de su costo financiero.

Compras en comercios durante el «Black Friday» de 2014
Compras en comercios durante el «Black Friday» de 2014

El Black Friday se ha vuelto casi tan popular como el Día de Acción de Gracias. Cada año, los minoristas abren sus puertas más temprano. Este año, Macy’s anunció que abrirá sus puertas a las 5p.m. durante el Día de Acción de Gracias – tal vez antes de que alguno se haya sentado a comer el pavo.

Los inversores en las empresas de prendas de vestir y de venta al por menor, están seguramente emocionados por este día y la aproximación de la temporada de vacaciones.  Sin embargo, hay una consideración que puede no estar teniendo en cuenta, pero que podría tener ramificaciones financieras para las empresas en las que están invirtiendo.

 ¿La moda rápida es siempre rentable?

El problema de la moda rápida y los grandes ahorros, en días como el Black Friday, es que los problemas de sustentabilidad, en torno a la contratación de materias primas – muchas veces ignorados – podrían crear interrupciones en el suministro y dar lugar a mayores costos de materia prima en el tiempo.

Las preocupaciones relacionadas con el cambio climático, la escasez de agua, el uso de la tierra, la escasez de recursos y los conflictos en la cadena de suministro, están configurando la capacidad de la industria para obtener materiales como algodón, cuero, lana y metales preciosos.

La capacidad de las empresas para gestionar la escasez potencial de materiales, las interrupciones del suministro, la volatilidad de los precios y los riesgos de reputación se hace más difícil por el hecho de que obtienen materiales de regiones geográficamente diversas, generalmente a través de complejas cadenas de suministro que a menudo carecen de transparencia. Además, el tipo de riesgo que enfrentan los diferentes materiales puede requerir distintas soluciones.

Tome el algodón. Según el Instituto de Recursos Mundiales, el 57 por ciento del algodón se cultiva en áreas con niveles altos o extremadamente altos de estrés hídrico. Además, dado que se necesitan alrededor de 20.000 litros de agua para producir un kilogramo de algodón, el cultivo es susceptible a cambios en los patrones climáticos y las sequías, mientras que se contribuye a aumentar la escasez de agua.

Además, falta innovación para encontrar alternativas sustentables para estos materiales. En la actualidad, no existen técnicas de reciclado de textiles comercialmente viables para las fibras principales, utilizadas en prendas de vestir, lo que presenta un gran reto para un sistema de circuito cerrado.

Según el Instituto de Recursos Mundiales, el 57 por ciento del algodón se cultiva en áreas con niveles altos o extremadamente altos de estrés hídrico.

Soluciones empresariales

Las empresas de ropa entienden este riesgo, y algunas están tomando medidas para mejorarlo. En su FY2013 Form 10-K, Hanesbrands discutió su exposición con respecto a los precios cambiantes del algodón a través de un análisis de sensibilidad. La compañía concluyó que un aumento de $ 0.01 por libra en los precios del algodón influiría en el costo de ventas en $ 3 millones, a niveles de producción de 2013.

En septiembre, la Fundación H&M invirtió $ 6,5 millones en un fondo de asociación de cuatro años para investigar y desarrollar nuevas tecnologías de reciclaje de textiles, con el objetivo de reciclar tejidos mezclados en nuevos tejidos e hilados. Patagonia será la primera en utilizar la fibra Tencel en sus productos a principios de 2017. Tencel está hecha de residuos de algodón post-industrial y su producción produce un 95 por ciento menos de agua que la producción tradicional de algodón.

Sabemos que hay riesgos en la cadena de suministro de cada compañía, en las prendas de vestir basada en las materias primas que utilizan para fabricar sus productos. Lo que no sabemos es cuánto de cada materia prima usan las principales empresas de confección y cuáles son los riesgos asociados con cada material. Sabemos que hay riesgos en la cadena de suministro de cada compañía de prendas de vestir, basada en las materias primas que utilizan para fabricar sus productos.

Proteja sus ganancias

Para aquellos inversionistas que quieran involucrarse en las empresas y hacerles preguntas, tales como: ¿Qué riesgos pueden asociarse con los materiales dependientes que requiere la empresa? ¿Cómo la empresa innova para mitigar estos riesgos?

Para tomar mejores decisiones de inversión, los inversionistas deben considerar los factores ambientales, sociales y de gobernabilidad (como restricciones de recursos y de dónde las empresas están obteniendo sus materiales) además de los números de ventas tradicionales y las métricas de valoración.

Este Black Friday, lo invito a considerar estas preguntas y además, a comprometerse con las compañías en las que invierte, preguntando cómo están asegurando la sustentabilidad ambiental y financiera de su negocio.

La imagen muestra el estado actual de la divulgación de las materias primas por las mayores empresas de ropa, accesorios y calzado que cotizan en bolsa.

Nueve de las 10 principales empresas de este sector revelan este tema en sus informes financieros anuales, pero no es una divulgación efectiva porque no hay métricas cuantitativas comparables ni información específica sobre cada material. Se necesitan más detalles sobre cómo se gestionan sus materias primas.

analisis-sasb

Análisis SASB realizado entre mayo y agosto del 2016, utilizando los últimos documentos anuales de la SEC para las principales empresas, por ingresos, por industria SICS (máximo 10 empresas).

 Via: https://www.greenbiz.com/article/black-friday-fings-financial-costs-fast-fashion

Hecho X Nosotros en “Cambiar La Moda Para El Clima”

Animaná y Hecho x Nosotros  estarán presentes en el próximo Cambiar La Moda Por El Clima.

CHANGER LE MODE POUR LE CLIMAT

« Cambiar la moda para el Clima » es el side-event organizado por Universal Love, en el marco de la COP 22 en Marruecos, a cargo del comité de directivo de la Cumbre del Clima, que tendrá lugar desde el 7 hasta el 18 de noviembre.

Contenido de « Cambiar la Moda Para El Clima »

El side-event se compondrá de dos momentos principales:

En primer lugar, se desarrollará la presentación « El reverso de mi look: ¿Qué impactos tiene mi ropa sobre el medioambiente? ». En ella se exhibirán los daños que los procesos productivos de la industria causan al medioambiente.

Al finalizar se procederá a la conferencia en la que marcas internacionales y diseñadores firmarán la « Carta de Compromiso de la Moda para el Clima » compuesta de los siguientes puntos:

1- Diseñar procurando la durabilidad y la posibilidad de reutilización

2- Utilización de materias primas locales, con bajo consumo de agua y pesticidas

3- Implementar procesos con bajo consumo de agua y energía, además de controles a las

emisiones al aire, suelo y agua.

4- Priorizar los medios de transporte que no generan emisiones de gases contribuyentes

al efecto invernadero (trasporte fluvial).

5- Informar a los consumidores acerca de los procedimientos de cuidado y

mantenimiento de las prendas, en pos de la lucha contra el cambio climático

(frecuencia y temperatura de lavado, modo de secado y productos de limpieza)

6- Trabajar para el desarrollo de canales de reciclaje y ofrecer prendas y textiles que den

la posibilidad de reutilizarse.

7- Promover innovaciones en la industria que permitan reducir el impacto

medioambiental devenido de la producción, el trasporte, distribución y consumo de

textiles y prendas de vestir

8- Compartir las mejores prácticas a nivel internacional

Estos 8 puntos ya fueron pre-firmados durante la COP 21 por las siguientes instituciones:

– UIT

– Federación de la malla y de la Lingerie

– Mme Ségolène Royal, Ministra francesa de la Ecología y del Desarrollo

Sustentable

– Alter Tex – http://altertex.fr/en/

– Grupo NOYON – http://www.noyon-dentelle.com

Celebramos las acciones que nos acerquen cada vez más a lograr una moda ética y justa.

Hecho a mano vs. Hecho a máquina

Nueva York,  el dialogo entre la mano y la máquina. Mano vs. Máquina- La moda en la era de la tecnología, la exposición que abrió sus puertas en mayo en el Museo de Arte Metropolitano, disponible hasta el 5 de septiembre.


¿Tu vestido fue hecho a mano o a máquina?

“Hemos asumido que las prendas hechas a mano son mejores y están asociadas con la superioridad y el lujo; mientras que las confeccionadas a máquina fueron entendidas para significar no sólo progreso y democracia, sino también deshumanización y homogeneización.”

Estamos equivocados, afirma Andrew Bolton, -curador de grandes exhibiciones de moda en el Museo de Arte Metropolitano-. La muestra Manus vs Machina, busca demostrar que la máquina y la mano son igual de protagonistas en la creación de las mejores prendas del pasado, el presente y el futuro.

El recorrido comienza con la invención del haute couture y la máquina de coser del siglo XIX, con varios desarrollos tecnológicos como la impresora 3D, con la idea de que uno hoy puede diseñar un vestido e imprimirlo en un máquina en su propia casa.

“La impresora 3D tiene el potencial de ser una maquina de coser pero todavía no llega a serlo, uno puede tener una impresora en su casa”, dice Andrew Bolton, curador a cargo, The Costume Institue.

Una de las inspiraciones de Bolton para la muestra, -que abarca la moda desde el siglo XIX hasta la actualidad- fue cuando estudió el vestido de Mondrian de 1965 de Yves Saint Laurent que reflejaba el diseño lineal del pintor holandés. “Descubrimos que fue hecho casi totalmente a máquina, expresó en una entrevista”.

Varias piezas inspiradoras actuales se identifican más con la tecnología; desde Iris van Herpen que recientemente creó un vestido que suena cuando lo tocan, hasta Issey Miyake que creó vestidos que se doblan como una pieza de origami.

De lo contario, hay algunos que se identifican más con la mano.  Sarah Burton, de la marca Alexander McQueen, es un buen ejemplo, dice Bolton. El bordado es asombroso, pero es visto como de confección. La gran diferencia entre la alta costura y la ropa de confección, -continua, es como queda puesta. Por lo general, la ropa de alta costura ha sido diseñada para un determinado cuerpo, mientras que la ropa de confección ha creado tamaños estandarizados para varios tipos de cuerpos.

 

 “No importa si un buen diseñador fabrica una prenda a mano o a máquina, dice Bolton. Se trata del resultado que desea obtener con el diseño, a veces se puede lograr mejor con una máquina que a mano.”

Algunos de los diseñadores que forman parte de la exhibición son: Sarah Burton (Alexander McQueen), André Courrèges, Mariano Fortuny, Jean Paul Gaultier, Nicolas Ghesquière (Balenciaga, Lous Vuitton), Madame Grès e Yves Saint Laurent, entre otros.

Termina la entrevista diciendo,  “La intención de la muestra es desmitificar la máquina y la mano de sus límites habituales de la alta costura y el prêt  à-porter, liberándolos de las exigencias del sistema de la moda en manos de los diseñadores de moda para quienes sirven como expresiones de impulsos creativos.

Buscamos ralentizar el sistema de la moda . Están tan preocupados por lo que va a venir, que hay una pérdida de apreciación de cómo se hace la moda.

A continuación les mostramos algunos diseños destacados.

 

4

Yves Saint Laurent (French, 1936–2008).  Seda y plumas.

Photo © Nicholas Alan Cope

 

8

 

Issey Miyake (Japanese, born 1938) for Miyake Design Studio (Japanese, founded 1970)

Photo © Nicholas Alan Cope

9

Christian Dior (French, 1905–1957). Seda y Nylon.

Photo © Nicholas Alan Cope

 

Para más información sobre la muestra:

http://www.metmuseum.org/exhibitions/listings/2016/manus-x-machina

¿Qué cosas necesitas saber sobre tu ropa? Y por qué deberías preocuparte

usada

Nota escrita por Shannon Whitehead


 

La semana pasada, recibí este comentario en una de mis notas:

“Quiero saber más sobre lo que vos sabes. Soy un consumidor consciente cuando se trata de la comida pero nunca pensé cómo mis hábitos de consumo de moda podrían ir en contra de mi filosofía sustentable.”

Me inspiró a volver a lo básico ya que el movimiento de moda sustentable es  nuevo para muchos consumidores. Para aquellos que se están preguntando cómo pueden preocuparse por lo que hay en su ropero, acá les comparto información valiosa para que comiencen a cuestionar sus hábitos de consumo.
1. Hay químicos en toda tu ropa. Y son cancerígenos.

Mientras el movimiento de slow food nos está atrapando y los consumidores están cada vez más conscientes en lo que comen, no pensamos que pasa lo mismo con la ropa. No sabemos que los pesticidas e insecticidas en nuestra ropa están dañando también nuestra salud. La piel en nuestro cuerpo es el órgano más grande y absorbe instintivamente todo lo que le pongamos encima – químicos de la ropa incluidos.
2. Hay entre 27-30 millones de esclavos en el mundo. Sí esclavos.

¿Alguna vez te preguntaste por qué compañías como H&M y Forever 21 pueden vender remeras a 5 dólares?. Hay personas en países como Uzbekistan, Cambodia, Bangladesh e India que están forzadas a trabajar en contra de su voluntad. Recolectan algodón o tiñen cuero y no les están pagando por hacer tu ropa. Están literalmente esclavos a un estilo de vida que no tiene escapatoria. Los trabajadores de fábricas pagos son probablemente quienes ustedes piensan como trabajadores “explotados” (sweatshops)  que probablemente están ganando menos que un salario básico. Esto quiere decir que no pueden acceder al alimento o refugio por ellos mismos y dejan solas a sus familias.

3. Las grandes marcas de ropa son un gran problema.

El negocio del shopping y la ignorancia de los consumidores está relacionada con la gente que hace nuestra ropa. Como queremos comprar una remera por menos de 20 dólares, las empresas minoristas están forzadas a encontrar formas de bajar los costos y competir en un mercado altamente saturado. Esto generalmente requiere un abaratamiento de costos como por ejemplo, fabricando en el extranjero. En Noviembre, H&M anunció públicamente los planes para entregar “un salario básico” a más de 850.000 trabajadores textiles en 2018. Suena como un gesto noble, pero genera curiosidad de porqué la marca de ropa más grande no les estaba pagando a sus trabajadores el salario que se merecían en un primer lugar. En los últimos años H&M fue acusada de promover condiciones inseguras y desfavorables, desnutrición y pobreza en sus trabajadores.
4. Nuestra ropa vieja  -malas costumbres de deshacernos de la ropa- está arruinando la economía Africana.

Mientras la reventa de ropa usada suena ético, es la enorme cantidad de donaciones el mayor problema. Salvation Army, Goodwill reciben más ropa donada que lo que realmente pueden revender. Entonces ¿qué pasa con el exceso? La mayoría de la ropa donada se vende a los comerciantes de ropa de segunda mano, quienes la revenden, generalmente fuera del país donde fue originalmente donada. En Africa, dónde un tercio de toda la ropa donada globalmente es vendida, la industria textil y su fabricación se ven comprometidas.
5. Pueden pasar décadas hasta que tu ropa se descomponga.

La industria del fast fashion pasó de cuatro estaciones a 52 “micro estaciones” para empujar nuevas tendencias y alentar el consumismo. Las empresas minoristas le hacen la vida más fácil a los consumidores; comprar un vestido barato, usarlo una vez y nunca más. Nosotros nunca pensamos a dónde va nuestra ropa después de que nos deshicimos de ella. Nylon, polyester y otros materiales sintéticos son plásticos esenciales que van a estar entre nosotros más que nosotros mismos.

 

6. No es un caso perdido.

Los consumidores tienen el poder de comprar. Todos tenemos la habilidad de cambiar la industria eligiendo qué compañías merecen nuestros dólares. Solo es cuestión de educarnos y ajustar nuestro estilo de vida de manera que no requiera de un consumo excesivo de ropa desechable. Educarnos puede ser tan simple como seguir algunos blogs de moda ética. Seguramente aprendas algo durante el día sólo leyendo los titulares de algunas notas. Algunos de mis favoritos son Ecouterre, EcoSalon & Ethical Fashion Forum.

 

¿Pueden las nuevas empresas amigables con el medio ambiente modificar los valores de la industria?

 

6-bcorp-43af9bbd5fadc4322a4e12b44a62f0ae

Las marcas de moda enfocadas en el exceso desde hace tiempo, se están despertando a la sustentabilidad


 

Cuando Yael Aflalo, fundador de Reformation, experimentó la magnitud de la contaminación, tomó una decisión en su vida.  Hoy su compañía se está enfocando en reducir los residuos a través de prácticas sustentables en toda su cadena de suministros.

El lema de Reformation: “Hacemos ropa matadora que no mata el medio ambiente”

Reformation logra que la gente tome cada vez más decisiones de compra basándose en la evaluación que es simultáneamente monetaria y social. Para las marcas de ropa, eso significa que la moda y la sustentabilidad deben coexistir.  Cuando la gente compra prendas de ropa en Reformation, ellos están pagando el conocimiento de cómo y dónde cada pieza fue fabricada.

Están pagando por algo que creen.

Por supuesto que existe mucha gente maniática que compra ropa sólo porque es económica. Pero hay un número elevado de consumidores de moda que determinan lo que el precio de una prenda significa; para ellos un precio es también valor, elogio y gratificación.

No sorprende que hoy las nuevas empresas de moda de mayor crecimiento se encuentran en la encrucijada de hacer el bien y hacerlo bien; en relación con el precio y el valor agregado. Expresan un precio de mercado basado en una visión ambiental en relación con sus prendas y a través de los beneficios de aquellos involucrados en el proceso de producción.  La ropa vintage reciclada, paulatinamente se valora más que las nuevas prendas fabricadas en Bangladesh.

Para una gran parte de consumidores de la moda actual; las prendas hechas a medida, las ediciones limitadas y las prendas que perduran en el tiempo son exactamente lo que buscan. La economía de la vieja escuela;  el cálculo y el juicio fueron considerados como procesos separados. El valor era económico, los valores eran sociales. No había una mezcla de ambos. Esto provocó un cambio climático, una explotación laboral y condiciones laborales inseguras.

“La moda es una de las terceras industrias contaminantes, y la segunda más grande consumidora y contaminadora del agua en el mundo.”

En China solamente, la industria textil crea 2.5 billones de toneladas de aguas residuales y 3 billones de toneladas de residuos cada año. En Estados Unidos, más del 85% de ropa que se desecha, termina siendo descartada, en vez de ser reutilizada o reciclada. Esto significa que el polyester de tu corpiño de Victoria Secret permanecerá para los nietos de tus nietos.

A medida que más consumidores tomen consciencia sobre estos hechos,  los tendrán en cuenta para su próxima compra.

Ahora mismo, compañías como Reformation son nuestro oasis en el desierto. Nos muestran donde el futuro de la moda se está dirigiendo, y en este futuro, la minoría más rica del mundo puede ser la menos valiosa.