Archivo de la etiqueta: Informes y datos de mercado

Black Friday y la Moda Rápida

Gabriella Vozza analiza la relación entre el Black Friday y la moda rápida a través de su costo financiero.

Compras en comercios durante el «Black Friday» de 2014
Compras en comercios durante el «Black Friday» de 2014

El Black Friday se ha vuelto casi tan popular como el Día de Acción de Gracias. Cada año, los minoristas abren sus puertas más temprano. Este año, Macy’s anunció que abrirá sus puertas a las 5p.m. durante el Día de Acción de Gracias – tal vez antes de que alguno se haya sentado a comer el pavo.

Los inversores en las empresas de prendas de vestir y de venta al por menor, están seguramente emocionados por este día y la aproximación de la temporada de vacaciones.  Sin embargo, hay una consideración que puede no estar teniendo en cuenta, pero que podría tener ramificaciones financieras para las empresas en las que están invirtiendo.

 ¿La moda rápida es siempre rentable?

El problema de la moda rápida y los grandes ahorros, en días como el Black Friday, es que los problemas de sustentabilidad, en torno a la contratación de materias primas – muchas veces ignorados – podrían crear interrupciones en el suministro y dar lugar a mayores costos de materia prima en el tiempo.

Las preocupaciones relacionadas con el cambio climático, la escasez de agua, el uso de la tierra, la escasez de recursos y los conflictos en la cadena de suministro, están configurando la capacidad de la industria para obtener materiales como algodón, cuero, lana y metales preciosos.

La capacidad de las empresas para gestionar la escasez potencial de materiales, las interrupciones del suministro, la volatilidad de los precios y los riesgos de reputación se hace más difícil por el hecho de que obtienen materiales de regiones geográficamente diversas, generalmente a través de complejas cadenas de suministro que a menudo carecen de transparencia. Además, el tipo de riesgo que enfrentan los diferentes materiales puede requerir distintas soluciones.

Tome el algodón. Según el Instituto de Recursos Mundiales, el 57 por ciento del algodón se cultiva en áreas con niveles altos o extremadamente altos de estrés hídrico. Además, dado que se necesitan alrededor de 20.000 litros de agua para producir un kilogramo de algodón, el cultivo es susceptible a cambios en los patrones climáticos y las sequías, mientras que se contribuye a aumentar la escasez de agua.

Además, falta innovación para encontrar alternativas sustentables para estos materiales. En la actualidad, no existen técnicas de reciclado de textiles comercialmente viables para las fibras principales, utilizadas en prendas de vestir, lo que presenta un gran reto para un sistema de circuito cerrado.

Según el Instituto de Recursos Mundiales, el 57 por ciento del algodón se cultiva en áreas con niveles altos o extremadamente altos de estrés hídrico.

Soluciones empresariales

Las empresas de ropa entienden este riesgo, y algunas están tomando medidas para mejorarlo. En su FY2013 Form 10-K, Hanesbrands discutió su exposición con respecto a los precios cambiantes del algodón a través de un análisis de sensibilidad. La compañía concluyó que un aumento de $ 0.01 por libra en los precios del algodón influiría en el costo de ventas en $ 3 millones, a niveles de producción de 2013.

En septiembre, la Fundación H&M invirtió $ 6,5 millones en un fondo de asociación de cuatro años para investigar y desarrollar nuevas tecnologías de reciclaje de textiles, con el objetivo de reciclar tejidos mezclados en nuevos tejidos e hilados. Patagonia será la primera en utilizar la fibra Tencel en sus productos a principios de 2017. Tencel está hecha de residuos de algodón post-industrial y su producción produce un 95 por ciento menos de agua que la producción tradicional de algodón.

Sabemos que hay riesgos en la cadena de suministro de cada compañía, en las prendas de vestir basada en las materias primas que utilizan para fabricar sus productos. Lo que no sabemos es cuánto de cada materia prima usan las principales empresas de confección y cuáles son los riesgos asociados con cada material. Sabemos que hay riesgos en la cadena de suministro de cada compañía de prendas de vestir, basada en las materias primas que utilizan para fabricar sus productos.

Proteja sus ganancias

Para aquellos inversionistas que quieran involucrarse en las empresas y hacerles preguntas, tales como: ¿Qué riesgos pueden asociarse con los materiales dependientes que requiere la empresa? ¿Cómo la empresa innova para mitigar estos riesgos?

Para tomar mejores decisiones de inversión, los inversionistas deben considerar los factores ambientales, sociales y de gobernabilidad (como restricciones de recursos y de dónde las empresas están obteniendo sus materiales) además de los números de ventas tradicionales y las métricas de valoración.

Este Black Friday, lo invito a considerar estas preguntas y además, a comprometerse con las compañías en las que invierte, preguntando cómo están asegurando la sustentabilidad ambiental y financiera de su negocio.

La imagen muestra el estado actual de la divulgación de las materias primas por las mayores empresas de ropa, accesorios y calzado que cotizan en bolsa.

Nueve de las 10 principales empresas de este sector revelan este tema en sus informes financieros anuales, pero no es una divulgación efectiva porque no hay métricas cuantitativas comparables ni información específica sobre cada material. Se necesitan más detalles sobre cómo se gestionan sus materias primas.

analisis-sasb

Análisis SASB realizado entre mayo y agosto del 2016, utilizando los últimos documentos anuales de la SEC para las principales empresas, por ingresos, por industria SICS (máximo 10 empresas).

 Via: https://www.greenbiz.com/article/black-friday-fings-financial-costs-fast-fashion

El costo medioambiental del modelo Fast-Fashion

 

(Reuters/Christian Charisius)
(Reuters/Christian Charisius)

Christy Gren no describe el panorama que deja el modelo en el cual el proceso productivo de `Fast-Fashion´ esta paga un costo medioambiental verdaderamente alto, con toneladas de ropa que terminan en cestos de basura, incineradas o vertederos. Este modelo se basa en la ropa que es procesada para tenerla en el mercado lo antes posible.

La reciente estrategia sustentable de H&M

Una pila de prendas discontinuadas que alcanzaba el techo fue exhibida a los visitantes que entraron al local de la marca H&M en Nueva York el último abril. Este fue el lanzamiento de la línea “Conscious Collection” de la marca. La actriz Olivia Wilde fue la presentadora y las modelos desfilaron con los vestidos de la colección. H&M además anuncio que comenzó a aceptar donaciones de prendas de sus clientes para poder reciclarlos y crear nuevas fibras para utilizar en nuevas prendas. El objetivo principal era que los clientes se concientizaran y reciclaran su ropa, a cambio H&M entregaría vouchers para usar en sus tiendas.

Sin embargo, solamente el 0.1 porciento de toda la ropa de donaciones y programas de reciclaje son efectivamente recicladas. El gerente de Desarrollo Sustentable de la marca, Henrik Lampa, admitió esto. El Newsweek descubrió que, de hecho, este tipo de agendas no ayudan para nada. Últimamente mucha más ropa desechada es descartada en vertederos de basura.

Informes, investigaciones y encuestas

Según la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, el 84% del excedente de ropa termina en tierras de desecho. Fast-Fashion es la segunda industria que produce más desechos, después del petróleo. Desde el 2011, Greenpeace ha estado desarrollando campañas desintoxicantes para incentivar a las marcas de ropa a que interrumpan el uso de productos químicos peligrosos en los procesos de producción de la ropa.

El problema se intensificó aun más por la velocidad de rotación de las tendencias. La moda rápida (fast-fashion), debido a su rápida generación de grandes cantidades de mercancía, busca renovar continuamente las tendencias para promover las ventas. Esto finalmente conducirá a que las compras más recientes queden fuera de moda más rápidamente que antes. Por lo tanto, una pila infinita de ropa en la basura.

Fibras naturales como la seda, el lino, el algodón y fibras semi sintéticas tienen un proceso de descomposición similar al de la comida, produciendo metano como desecho. Sin embargo, es prácticamente imposible generar compost de estos textiles.

Ademas, Jason Kibbey, CEO de Sustainable Apparel Coalition explica que estas fibras atraviesan procesos que los “desnaturalizan” en el camino a transformarse en una prenda. Otras fibras como el acrílico, el nylon y el polyester tienen base de petróleo. Esto significa que puede llegar a tardar cientos de años en descomponerse por completo.

A pesar de estos incomodos hechos, los americanos están descuidadamente tirando a la basura más ropa que nunca. En menos de 20 años, la cantidad de ropa que se tiraba en América anualmente ha sido duplicada. La Agencia de Protección Medioambiental estima que enviar los textiles tóxicos a programas de reciclaje, equivaldría a quitar de las rutas 7 millones de autos y sus eliminaciones de dióxido de carbono.

En las noticias

De acuerdo a la Consejería para Reciclado de Textil, tiendas benéficas sólo venden al por mayor el 20% de lo que venden al por menor. Cuando las prendas no se venden en las tiendas u on-line, aparece la necesidad de hacer algo con ella, resalta Michael Meyer, vicepresidente de “Donated Geroods Retail” y marketing de “Goodwill Industries National”. Por lo tanto, Goodwill e instituciones similares embalan la ropa sobrante y la vende a recicladoras de textil. Esta situación tiende a irritar a la gente que piensa que las tiendas benéficas y tiendas de segunda mano tiene la obligación de regalarle ropa a los pobres. Un titular de Fashionista de principios de este año fue “¿Qué ocurre realmente a sus donaciones de ropa”, así dio a entender que no todos van hacia una buena causa.

A la gente le gusta sentir que esta haciendo algo bueno. Sin embargo, la tragedia es que en Estados Unidos no existen personas privadas a la misma escala de lo que se produce.

Si uno dona ropa en el área de la ciudad de Nueva York, y las prendas se venderán en una tienda de segunda mano, probablemente terminen en Trans-America Trading Co. El modelo de moda rápida genera un alto costo medioambiental no exactamente con lo que pasa cuando la ropa termina en la basura que va al suelo. Hay una gran cantidad de desecho de recursos en el proceso de manofactura textil. Esto es cuanto menos desbastador para el planeta.

Cadenas dedicadas a la moda rápida, como H&M, Nike y Zara, entre otras, no quieren que sus clientes dejen de comprar sus productos. Sin embargo, no quieren abandonar las practicas del modelo de negocio “Fast-Fashion”.

Un rayo de esperanza

Una declaración en la revista Vogue de Marie-Claire Daveu de la compañía global de lujo Kering afirma que el ‘Santo Grial’ para la sostenibilidad en la moda es el abastecimiento de “bucle cerrado”. Kering propietaria de marcas como Gucci, Alexander McQueen, Saint Laurent y Stella McCartney.

En una tecnología de “bucle cerrado”, un producto se recicla hasta transformarlo en el mismo producto. Esta es una perspectiva tentadora para los defensores de la sostenibilidad, ya que fundamentalmente imita el proceso natural de la vida. De todas maneras esta técnica estará disponible dentro de 10 a 15 años aproximadamente. Sin embargo, será mucho mas fácil de realizar, y mas viable comercialmente, con textiles como el nylon y el elastano.

Un evento realmente positivo se dio en Mayo, cuando la marca de jeans Levi´s lanzo un prototipo de jean en afiliación con el proyecto tecnológico “Evrnu”. Este prototipo fue hecho con una combinación de algodón virgen y algodón reciclado de viejas remeras.

El veredicto

Hay una conciencia de urgencia extraordinaria en los esfuerzos que demanda cerrar el bucle, creando un nuevo mercado a partir de la ropa vieja. En 2015, el mercado de los textiles se segunda mano se derrumbó, dejando todo este sistema al borde de la desintegración.

La Moda Ética mejora las condiciones de vida de familias africanas

Familias africanas mejoran sus condiciones de vida gracias a la moda ética. Foro.
©Centro de Comercio Internacional/Difusión

A pesar de tener una ubicación estratégica y una economía en ascenso, cerca de la mitad de la población de Kenia vive en la extrema pobreza. Uno de los barrios más vulnerables es Korogocho en Nairobi, donde tanto adultos como niños llevan una vida marginal.

Buscando transformar esta situación, la Iniciativa de Moda Ética de las Naciones Unidas y la Organización Mundial del Comercio (EFI, por sus siglas en inglés) trabaja para facilitar empleo digno a los habitantes de la región. Los resultados son más que exitosos: desde su implementación -en 2009- miles de familias mejoraron significativamente sus condiciones económicas y sociales.

Teniendo en cuenta que la industria de la moda puede ser una herramienta eficaz para cambiar positivamente la realidad de las personas, el programa tiende un puente entre artesanos locales –considerados entre los más talentosos del mundo- y empresarios del sector: los primeros producen accesorios que luego venden a compañías internacionales como Vivienne Westwood, Fendi y Stella McCartney.

Más proyectos ayudando en África
H&M y la institución financiera Swedfund crearán una nueva industria textil en Etiopía
La estadounidense de 99 años Lillian Weber elabora a mano un vestido por día para la organización Little Dresses for Africa

A diferencia de otros talleres que trabajan para grandes marcas, la propuesta de la EFI se basa en el comercio justo: el sueldo digno, la seguridad de las instalaciones, el derecho a la negociación colectiva y la formación permanente, son componentes claves del proyecto.

Hoy en día participan del programa en Kenia unas cinco mil personas, el 90 por ciento mujeres. De acuerdo a las cifras del Centro de Comercio Internacional (ITC), luego de la implementación del programa, el 90 por ciento de los trabajadores involucrados pudieron optimizar sus hogares y el 85 por ciento ofrecer mejores alimentos para su familia. Respecto a las mujeres, el 100 por ciento afirma haber ganado el respeto de sus compañeros tras insertarse en el mercado laboral.

Un sistema en el que todos ganan

En este proceso también se ven beneficiadas las empresas, que gracias al talento de los artesanos, ahora cuentan con productos de mayor estética y calidad. En términos del ITC, “aquí ser éticos significa más que no hacer daño. Significa tomar un papel activo en la reducción de la pobreza y la creación de medios de vida sostenibles. También tiene que ver con la protección y la limpieza del medio ambiente”.

La iniciativa promueve además el desarrollo sustentable a través del uso de materiales orgánicos y reciclados, buscando reducir al mínimo el empleo de agua y electricidad. Como miembros de la compañía de Carbono Neutral, compensan sus emisiones a través de la plantación de árboles. Además de Korogocho, el programa se desarrolla en otros barrios vulnerables de Kenia, Burkina Faso, Ghana y Haití, con proyectos de expandirse en Asia.

SLOW FASHION

Image

Hoy en día, la industria de la moda se basa en la producción globalizada, en tan solo unas pocas semanas, las prendas pasan de la etapa de diseño a su comercio. Con los precios muy bajos, los consumidores están fácilmente influenciados a comprar más de lo que necesitan. Pero este exceso de consumo viene con una etiqueta de precio oculto, el cual incluye al medio ambiente y a los trabajadores de la cadena de suministro.

La industria de la moda actualmente utiliza un flujo constante de recursos naturales para producir prendas de ‘Fast Fashion’. En su forma de operar, esta industria está constantemente contribuyendo al agotamiento de los combustibles fósiles, que se utiliza, por ejemplo, en la industria textil y de prendas de vestir de producción y transporte. También está introduciendo de manera sistemática, y en cantidades cada vez mayores, compuestos hechos por el hombre, como los pesticidas y las fibras sintéticas, lo que aumenta su presencia persistente en la naturaleza, dañando el medio ambiente.

Como consecuencia, algunos de los recursos naturales están en peligro y los bosques y los ecosistemas están siendo destruidos por causas tales como la producción de fibra, lo que lleva a problemas como la sequía y el cambio climático, que están afectando a la sociedad en general.

Si el comportamiento de consumo de la industria de la moda, incluyendo a los consumidores, sigue aumentando al ritmo actual, el impacto en el entorno social y ecológico también aumentará. Esto conduce a un espacio muy limitado para la industria para soportar estos impactos en el futuro y resolver los problemas que enfrenta la sociedad hoy en día.

Debemos rediseñar las prácticas insostenibles actuales en la sociedad. Si se logra este cambio, es probable que resulte en un retorno gradual al equilibrio, donde el comportamiento de la sociedad no está en conflicto con los recursos naturales y la industria de la moda puede continuar sin poner en peligro la salud de las personas y de nuestro planeta.

El movimiento Slow Fashion es una representación unificada de todos los movimientos de moda sostenible, eco, verde, y ético. Fue acuñado por primera vez por Kate Fletcher, del “Centro de Moda Sostenible” , cuando la moda se comparó con la experiencia de Slow Food.

Esta propuesta, busca desacelerar la cadena de suministros para reducir el número de tendencias y temporadas, promover la producción de calidad y devolver un mayor valor a las prendas, incorporando recursos sostenibles y salarios justos.

Slow Fashion es un movimiento que está ganando impulso y es probable que llegó a la sociedad para quedarse.

El Conicet afirmó que el glifosato es altamente tóxico

Se realizó un estudio que afirmó que el glifosato es tóxico y provoca efectos devastadores tales como trastornos intestinales y cardíacos, malformaciones y alteraciones neuronales en embriones. El glifosato es un herbicida desarrollado para la eliminación de hierbas y de arbustos y se utiliza mucho para la producción de la soja.

Comunidades indígenas y campesinos vienen haciendo denuncias desde hace una década acerca de la toxicidad del glifosato, hasta que finalmente hoy en día se comprobó que estaban en lo correcto. Concentraciones ínfimas de glifosato pueden ocasionar enormes daños en la formación y desarrollo del embrión. El herbicida más utilizado se vende bajo el nombre de “Roundup”, de la compañía Monsanto.

En la provincia de Misiones, 5 de cada 1000 niños nacen con malformaciones en su sistema nervioso central. Estos casos se reiteran en zonas tabacaleras y papeleras, donde se usan agrotóxicos y el problema se traslada a todo el medio ambiente. Es importante destacar que en Misiones se estima que un 13% de su población tiene alguna discapacidad, casi el doble de la media nacional.

Nota 6 - dibujo

El doctor Juan Carlos Demaio descubrió que los chicos que tenían malformaciones en el sistema nervioso central, llamada mioelomelingocele (MMC) que implica que nazcan con la médula abierta quedando con trastornos motores de miembros inferiores, provenían de los sectores en donde el consumo de agrotóxicos era mayor.

Estas investigaciones se desarrollaron en forma paralela a las del genoma humano, por lo que se empezó a buscar cuál podía ser el gen responsable de esta malformación. Se descubrió que los pacientes con MMC tenían una diferencia significativa en cuanto al gen estudiado y a las formas mutadas del mismo. Esta malformación que implica pérdida en la capacidad de aprendizaje se transmite a los propios hijos.

La Ley de Agrotóxicos es una ley que prohíbe la utilización de agroquímicos que ocasionen las lesiones mencionadas. Finalmente, el doctor Demaio se quejó al dejar en claro que “se invierten 30 mil millones de dólares en agrotóxicos para que unos pocos sean ricos y el resto discapacitados”.

– Para mas información: http://www.lineacapital.com.ar/?noticia=42373

Salió el segundo volumen del reporte de la “Fundación Ellen MacArthur”

En este año 2013, ya se encuentra a libre disposición del público el segundo reporte de la “Fundación Ellen MacArthur”. Dicho reporte habla acerca de las oportunidades para el sector de los bienes de consumo y da un informe acerca de los beneficios económicos de llevar a cabo un modelo de negocio circular entre lo más destacado. El reporte se centra en bienes de consumo inmediato que actualmente representan una gran parte del gasto total de los consumidores.

El informe nos muestra como la adopción de una economía circular podría generar un enorme valor económico a través de ahorro de materiales para la producción de bienes de consumo, mayor productividad de la tierra y la potencial creación de puestos de trabajo. En la industria textil y de ropa nos dice que los ingresos podrían ser mucho mayores en el Reino Unido aplicando este tipo de economía.

Dibujo

Existen interesantes oportunidades en el mercado de reutilización de la ropa que ya no sirve que son muy rentables, además de poder usar esa ropa para realizar rellenos o aislamientos en otras industrias o simplemente para poder reciclarse en hilo para hacer telas. Si se logra vender a los precios corrientes a los que se vende en el Reino Unido, por cada tonelada de ropa que se reutiliza se pueden generar ingresos de hasta 1295 dólares.

Un “Netflix para ropa”

emf

Netflix es una plataforma de video que cobra una tarifa mensual por acceso ilimitado a una selección de programas de televisión y películas de cine. La idea de un Netflix para ropa es que los consumidores pagan una cuota de afiliación equivalente a su actual gasto en ropa que es aproximadamente a 1000 dólares al año en el Reino Unido, y a cambio reciben acceso a una semana completa de guardarropa con posibilidad de intercambiar objetos sobre una base semanal. De esta manera, se reduce la cantidad de ropa no deseada en nuestros armarios que podría estar siendo usada por otra persona, a la vez que se puede aprovechar la ropa de los demás, logrando así mayor variedad para el consumidor. Este modelo surgió y comenzó a implementarse en el Reino Unido, pero rápidamente se expandió por Estados Unidos y todo Europa principalmente.

Para mayor información: http://www.ellenmacarthurfoundation.org/business/reports/ce2013

Vídeo acerca de la economía circularhttp://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=zkoSmXxFeoY

La Unión Europea analiza incorporar una regulación en el etiquetado y definición de los componentes textiles en los productos.

La Unión Europea está trabajando en la propuesta de una legislación común para el etiquetado de las fibras para artículos textiles, con el fin de ofrecer a los consumidores una información más completa a la hora de la compra y poder prevenir que en la Unión Europea ingresen artículos falseados con potencial daño a la salud.

El volumen global de comercialización de productos falseados llega a 200 miles de millones de euros al año, el similar al mercado de drogas ilegales. El 54% de los productos detenidos en la frontera de UE en 2011, es ropa y productos personales hig-end, mayoría de los cuales son  hallados potencialmente dañinos para la salud y la seguridad del consumidor

El servicio postal es el medio de transporte mas común para los productos falseados, ordenados en forma on-line por los clientes (63%), siguiéndole con (22%) el transporte aéreo y courier (7%).

La Uniٕón Europea viene realizando investigaciones desde hace una década sobre  la relación entre las reacciones alérgicas y los químicos que se hallan en los productos textiles. Existe una legislación denominada REACH, que insiste en testear todos los productos que se hallen en la UE; dicha legislación garantiza que todos los productos comercializados legalmente no son dañinos para la salud del consumidor.

Actualmente se están estudiando los productos a incluir en la regulación de etiquetado y conceptualización de las fibras. Asimismo, se está discutiendo controlar que las empresas puedan hacer un marketing adecuado sobre los componentes de los textiles que comercializan.

Se prevén futuras reuniones de la Comisión del grupo experto designado en el área de Indumentaria y Textiles para dicha tarea, para los meses de junio y octubre de 2013.

 

Fuente: http://ec.europa.eu

 

Perú, el proveedor predilecto de textiles a Brasil en 2013.

Este corriente 2013, se prevé que Perú se convierta en el primer proveedor de productos textiles de Brasil, superando a China, su principal abastecedor actualmente.

Esto se debe a la creciente demanda de las prendas peruanas registradas en el primer trimestre del 2013, periodo en el que las exportaciones de productos no tradicionales mostraron un alza de 22%, y es la más alta respecto a años anteriores.

Es por ello que el déficit comercial peruano con Brasil ha disminuido un 70% en los tres primeros meses de este año, lo que significa que el Perú le está vendiendo mucho más recursos a este país.

Según el embajador brasileño Carlos Lazary, “El déficit peruano del año pasado fue de US$ 10.200 millones, sin embargo, a este paso se espera que disminuirá a US$ 350 millones, a lo mucho”.

Esto se explicaría tras la oportunidad de negocio vista por las empresas peruanas, así como la mayor apreciación de la producción nacional, sobre todo por las prendas hechas en algodón pima.

 

Fuente: Adex

http://www.adexperu.org.pe/

Un reciente estudio de la BBMG revela las aspiraciones y actitudes de los consumidores globales con respecto a la sustentabilidad.

Un estudio online acerca de las actitudes de los consumidores, llevado a cabo en Octubre 2012, por BBMG – GlobeScan and Availability – entre mas de 6000 personas en 6 de los mayores mercados internacionales (Brasil, China, Alemania, India, UK, y EE.UU.) revela importantes cambios de comportamiento. Algunas de las conclusiones son:

TRR

66% de los encuestados dice que debemos consumir menos y mejor por el bienestar de futuras generaciones,  y sienten una responsabilidad en comprar productos buenos para el medio ambiente y la sociedad.

Peculiarmente, son los consumidores de los mercados en desarrollo (51% contra 22% de encuestados en los países desarrollados), como Brasil, China y la India, los que dicen que compran productos para beneficiar el medio ambiente y la sociedad, 60% contra 26%, respectivamente, son los que están dispuestos a pagar demás por un producto sustentable, y 70% contra 34%, quienes  persuaden a otros a comprar de empresas responsables social y ambientalmente.

Los consumidores a nivel global, están re-pensando los conceptos como Responsabilidad, Confianza y Liderazgo. 3 de cada 4 consumidores creen que la responsabilidad de mejorar el medio ambiente y la sociedad debe ser compartida entre el gobierno, el sector privado y los consumidores.

 

Fuente: http://theregenerationroadmap.com

 

Entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Perú.

El pasado 1 de marzo entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio suscripto entre la Unión Europea y Perú hacia el año 2010.

Dicho acuerdo trae a ambas partes, la Unión Europea, conformada por los 27 países miembros, y Perú, importantes beneficios bilaterales, entre ellas, el acceso preferencial a mercados, marco jurídico estable y previsible para las inversiones, así como el desarrollo de un comercio sostenible en el tiempo y sustentable en el intercambio.

20130306_113706

Según indica el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Perú, “la UE es uno de los principales destinos de nuestras exportaciones, con una participación del 18% al 2011; asimismo, en ese mismo año, dicha región ocupó el 1º lugar entre los países con inversión extranjera directa en el Perú con un 51.8% de participación debido a capitales de España, Reino Unidos, Holanda y Francia, principalmente.”

Para la industria textil peruana y las empresas proveedoras de moda ética, es un avance considerable, ya que Perú cuenta con una tradición textil que remonta a los 5000 A.C., y hoy día está consolidando una interesante oferta exportable de productos hechos con fibras naturales autóctonas.

El Foro está siguiendo de cerca este acontecimiento y está presente en los talleres y seminarios que se realizan con el fin de implementar el Tratado mencionado.

 

Cecilia Mora, para el Foro. Lima, Perú.