Archivo de la etiqueta: Tendencias

Crece el compromiso de la industria textil con el Bienestar Animal

El mes pasado Textile Exchange emitió el siguiente comunicado, mostrando el compromiso de las marcas textiles por aprovisionarse de lanas certificadas por el Estándar de Lana Responsable (RWS). Aquí lo compartimos con ustedes.

Bienestar Animal
Bienestar Animal

El Compromiso de las Marcas y de los Proveedores Crece

LUBBOCK, Texas, USA – Septiembre 28, 2016 –

Textile Exchange anuncia un amplio compromiso de toda la industria textil  al Estándar de Lana Responsable (RWS). El Estándar de Lana Responsable es un estándar global voluntario que se enfoca en el bienestar de los ovinos y la tierra donde pastorean. Quince marcas ya han hecho compromisos al Estándar de Lana Responsable incluyendo H&M, Marks & Spencer, William-Sonoma, Inc., Patagonia, Eddie Bauer, REI, Eileen Fisher, Tchibo, Varner, Vaude, Coyuchi, Mountain Equipment Co-op, Deckers, Kathmandu, y Knowledge Cotton Apparel.

  • “H&M se compromete al uso de lana RWS y tiene la meta de que en el futuro sólo se aprovisiona de lana certificada RWS para nuestros productos.” – Madelene Ericsson, H&M
  • “Eddie Bauer está comprometido con el RWS, y comenzará el cambio de su base de materia prima a fibra certificada RWS en el 2017, con la meta de ser 100% certificado apenas nuestra cadena de aprovisionamiento nos pueda proveer fibra RWS en todas las categorías.” – Damien Huang, Eddie Bauer
  • “Tomamos el cuidado de expertos para asegurar que todo lo que lleve la etiqueta de Coyuchi sea producido y procesado a los mas estrictos estándares ambientales y en condiciones seguras y humanitarias, desde el campo a la fábrica a la casa; por lo tanto estamos encarando la adopción lana RWS en nuestra cadena de aprovisionamiento para otoño 2017.” – Jesse Montano, Coyuchi
  • “RWS es un componente clave del enfoque que tiene Patagonia para aprovisionarse de lana, y estamos orgullosos de haber cumplido un rol significativo junto a Textile Exchange en su desarrollo como así también lo hicieron otros comprometidos colaboradores.” – Nick Allen, Patagonia
  • “Nosotros apoyamos el trabajo de Textile Exchange para establecer un  Estándar de Lana Responsable. Miramos para adelante con el foco de desarrollar nuestras metas de adopción una vez que la cadena de aprovisionamiento esté desarrollada adecuadamente.” – Anne Marie Ragland, prAna
Diez compañías más han expresado su apoyo al estándar y están trabajando en su implementación. Estos incluyen a: LL Bean, Arc’teryx, Indigenous Designs, Nau y Point6.

Hay muchos proveedores de lana que han expresado su compromiso con el Estándar de Lana Responsable. Rambler’s Way, Imperial Stock Ranch, New Merino Australia, Ovis 21, Chargeurs, ABMT Textiles, Lanas Trinidad y Lemprière. Muchos otros proveedores han participado en eventos de entrenamiento global con el foco en armar una cadena de aprovisionamiento de lanas RWS.

El RWS ha sido auditado en auditorías piloto, calibrado y aplicado en predios laneros de distinto tamaño, región geográfica y países incluyendo Australia, Nueva Zelanda, USA, Argentina, China, Reino Unido y Sudáfrica.

En un importante paso para integrar al RWS en modelos negocios existentes, el RWS ha sido registrado como Sistema de Aseguramiento de Calidad por AWEX (Australian Wool Exchange) en sus sistema de remates. Este paso permitirá que productores y brokers de lana en Australia puedan registrar sus lotes de lana cómo Certificado RWS. y aparecerá en el catálogo de remates cómo “RWS” así los compradores de lana pueden identificar fácilmente lana RWS en el sistema de remates Australiano. Los Certificados emitidos por los Entes Certificadores serán requeridos para verificar la certificación.

Estamos orgullosos de anunciar que el primer Certificado de alcance RWS será emitido a Tchibo por Control Union para el fin de Octubre. Puede que sea unos meses antes de que haya lana certificada RWS disponible, pero una vez que esté disponible, le va a permitir a Tchibo a integrar de forma continua el material certificado cuando esté disponible.

Acerca del Estándar de Lana Responsable (RWS)

El RWS abarca prácticas de bienestar animal y de manejo de tierras en la producción lanera en todo el mundo. El Estándar se lanzo en Junio 2016 después de dos años de desarrollo con un numeroso Grupo de Trabajo Internacional compuesto por grupos de productores, grupos de bienestar animal, proveedores, marcas y otros grupos de interés.

Acerca de Textile Exchange  

Textile Exchange (TE), fue fundada en 2002, y es una organización global sin fines de lucro que trabaja con todos los sectores de la cadena textil para encontrar las mejores maneras de minimizar y hasta revertir los efectos negativos sobre las personas, el aire, agua, animales y el suelo creados por una industria de 1,7 trillones de dolares. TE logra esto proveyendo conocimiento y herramientas que esta industria necesita para hacer mejoras significativas en tres áreas centrales Fibras y Materiales, Estándares e Integridad, y Cadena de Aprovisionamiento. TE desarrollo y mantiene un número importante de estándares de la industria, incluyendo el Responsible Down Standard, el Organic Content Standard, el Recycled Claim Standard y el Global Recycled Standard.

Una organización realmente global, TE tiene su base en Estados Unidos con Empleados y Embajadores en once paises.

Información facilitada por Ovis 21

El costo medioambiental del modelo Fast-Fashion

 

(Reuters/Christian Charisius)
(Reuters/Christian Charisius)

Christy Gren no describe el panorama que deja el modelo en el cual el proceso productivo de `Fast-Fashion´ esta paga un costo medioambiental verdaderamente alto, con toneladas de ropa que terminan en cestos de basura, incineradas o vertederos. Este modelo se basa en la ropa que es procesada para tenerla en el mercado lo antes posible.

La reciente estrategia sustentable de H&M

Una pila de prendas discontinuadas que alcanzaba el techo fue exhibida a los visitantes que entraron al local de la marca H&M en Nueva York el último abril. Este fue el lanzamiento de la línea “Conscious Collection” de la marca. La actriz Olivia Wilde fue la presentadora y las modelos desfilaron con los vestidos de la colección. H&M además anuncio que comenzó a aceptar donaciones de prendas de sus clientes para poder reciclarlos y crear nuevas fibras para utilizar en nuevas prendas. El objetivo principal era que los clientes se concientizaran y reciclaran su ropa, a cambio H&M entregaría vouchers para usar en sus tiendas.

Sin embargo, solamente el 0.1 porciento de toda la ropa de donaciones y programas de reciclaje son efectivamente recicladas. El gerente de Desarrollo Sustentable de la marca, Henrik Lampa, admitió esto. El Newsweek descubrió que, de hecho, este tipo de agendas no ayudan para nada. Últimamente mucha más ropa desechada es descartada en vertederos de basura.

Informes, investigaciones y encuestas

Según la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, el 84% del excedente de ropa termina en tierras de desecho. Fast-Fashion es la segunda industria que produce más desechos, después del petróleo. Desde el 2011, Greenpeace ha estado desarrollando campañas desintoxicantes para incentivar a las marcas de ropa a que interrumpan el uso de productos químicos peligrosos en los procesos de producción de la ropa.

El problema se intensificó aun más por la velocidad de rotación de las tendencias. La moda rápida (fast-fashion), debido a su rápida generación de grandes cantidades de mercancía, busca renovar continuamente las tendencias para promover las ventas. Esto finalmente conducirá a que las compras más recientes queden fuera de moda más rápidamente que antes. Por lo tanto, una pila infinita de ropa en la basura.

Fibras naturales como la seda, el lino, el algodón y fibras semi sintéticas tienen un proceso de descomposición similar al de la comida, produciendo metano como desecho. Sin embargo, es prácticamente imposible generar compost de estos textiles.

Ademas, Jason Kibbey, CEO de Sustainable Apparel Coalition explica que estas fibras atraviesan procesos que los “desnaturalizan” en el camino a transformarse en una prenda. Otras fibras como el acrílico, el nylon y el polyester tienen base de petróleo. Esto significa que puede llegar a tardar cientos de años en descomponerse por completo.

A pesar de estos incomodos hechos, los americanos están descuidadamente tirando a la basura más ropa que nunca. En menos de 20 años, la cantidad de ropa que se tiraba en América anualmente ha sido duplicada. La Agencia de Protección Medioambiental estima que enviar los textiles tóxicos a programas de reciclaje, equivaldría a quitar de las rutas 7 millones de autos y sus eliminaciones de dióxido de carbono.

En las noticias

De acuerdo a la Consejería para Reciclado de Textil, tiendas benéficas sólo venden al por mayor el 20% de lo que venden al por menor. Cuando las prendas no se venden en las tiendas u on-line, aparece la necesidad de hacer algo con ella, resalta Michael Meyer, vicepresidente de “Donated Geroods Retail” y marketing de “Goodwill Industries National”. Por lo tanto, Goodwill e instituciones similares embalan la ropa sobrante y la vende a recicladoras de textil. Esta situación tiende a irritar a la gente que piensa que las tiendas benéficas y tiendas de segunda mano tiene la obligación de regalarle ropa a los pobres. Un titular de Fashionista de principios de este año fue “¿Qué ocurre realmente a sus donaciones de ropa”, así dio a entender que no todos van hacia una buena causa.

A la gente le gusta sentir que esta haciendo algo bueno. Sin embargo, la tragedia es que en Estados Unidos no existen personas privadas a la misma escala de lo que se produce.

Si uno dona ropa en el área de la ciudad de Nueva York, y las prendas se venderán en una tienda de segunda mano, probablemente terminen en Trans-America Trading Co. El modelo de moda rápida genera un alto costo medioambiental no exactamente con lo que pasa cuando la ropa termina en la basura que va al suelo. Hay una gran cantidad de desecho de recursos en el proceso de manofactura textil. Esto es cuanto menos desbastador para el planeta.

Cadenas dedicadas a la moda rápida, como H&M, Nike y Zara, entre otras, no quieren que sus clientes dejen de comprar sus productos. Sin embargo, no quieren abandonar las practicas del modelo de negocio “Fast-Fashion”.

Un rayo de esperanza

Una declaración en la revista Vogue de Marie-Claire Daveu de la compañía global de lujo Kering afirma que el ‘Santo Grial’ para la sostenibilidad en la moda es el abastecimiento de “bucle cerrado”. Kering propietaria de marcas como Gucci, Alexander McQueen, Saint Laurent y Stella McCartney.

En una tecnología de “bucle cerrado”, un producto se recicla hasta transformarlo en el mismo producto. Esta es una perspectiva tentadora para los defensores de la sostenibilidad, ya que fundamentalmente imita el proceso natural de la vida. De todas maneras esta técnica estará disponible dentro de 10 a 15 años aproximadamente. Sin embargo, será mucho mas fácil de realizar, y mas viable comercialmente, con textiles como el nylon y el elastano.

Un evento realmente positivo se dio en Mayo, cuando la marca de jeans Levi´s lanzo un prototipo de jean en afiliación con el proyecto tecnológico “Evrnu”. Este prototipo fue hecho con una combinación de algodón virgen y algodón reciclado de viejas remeras.

El veredicto

Hay una conciencia de urgencia extraordinaria en los esfuerzos que demanda cerrar el bucle, creando un nuevo mercado a partir de la ropa vieja. En 2015, el mercado de los textiles se segunda mano se derrumbó, dejando todo este sistema al borde de la desintegración.

Hecho a mano vs. Hecho a máquina

Nueva York,  el dialogo entre la mano y la máquina. Mano vs. Máquina- La moda en la era de la tecnología, la exposición que abrió sus puertas en mayo en el Museo de Arte Metropolitano, disponible hasta el 5 de septiembre.


¿Tu vestido fue hecho a mano o a máquina?

“Hemos asumido que las prendas hechas a mano son mejores y están asociadas con la superioridad y el lujo; mientras que las confeccionadas a máquina fueron entendidas para significar no sólo progreso y democracia, sino también deshumanización y homogeneización.”

Estamos equivocados, afirma Andrew Bolton, -curador de grandes exhibiciones de moda en el Museo de Arte Metropolitano-. La muestra Manus vs Machina, busca demostrar que la máquina y la mano son igual de protagonistas en la creación de las mejores prendas del pasado, el presente y el futuro.

El recorrido comienza con la invención del haute couture y la máquina de coser del siglo XIX, con varios desarrollos tecnológicos como la impresora 3D, con la idea de que uno hoy puede diseñar un vestido e imprimirlo en un máquina en su propia casa.

“La impresora 3D tiene el potencial de ser una maquina de coser pero todavía no llega a serlo, uno puede tener una impresora en su casa”, dice Andrew Bolton, curador a cargo, The Costume Institue.

Una de las inspiraciones de Bolton para la muestra, -que abarca la moda desde el siglo XIX hasta la actualidad- fue cuando estudió el vestido de Mondrian de 1965 de Yves Saint Laurent que reflejaba el diseño lineal del pintor holandés. “Descubrimos que fue hecho casi totalmente a máquina, expresó en una entrevista”.

Varias piezas inspiradoras actuales se identifican más con la tecnología; desde Iris van Herpen que recientemente creó un vestido que suena cuando lo tocan, hasta Issey Miyake que creó vestidos que se doblan como una pieza de origami.

De lo contario, hay algunos que se identifican más con la mano.  Sarah Burton, de la marca Alexander McQueen, es un buen ejemplo, dice Bolton. El bordado es asombroso, pero es visto como de confección. La gran diferencia entre la alta costura y la ropa de confección, -continua, es como queda puesta. Por lo general, la ropa de alta costura ha sido diseñada para un determinado cuerpo, mientras que la ropa de confección ha creado tamaños estandarizados para varios tipos de cuerpos.

 

 “No importa si un buen diseñador fabrica una prenda a mano o a máquina, dice Bolton. Se trata del resultado que desea obtener con el diseño, a veces se puede lograr mejor con una máquina que a mano.”

Algunos de los diseñadores que forman parte de la exhibición son: Sarah Burton (Alexander McQueen), André Courrèges, Mariano Fortuny, Jean Paul Gaultier, Nicolas Ghesquière (Balenciaga, Lous Vuitton), Madame Grès e Yves Saint Laurent, entre otros.

Termina la entrevista diciendo,  “La intención de la muestra es desmitificar la máquina y la mano de sus límites habituales de la alta costura y el prêt  à-porter, liberándolos de las exigencias del sistema de la moda en manos de los diseñadores de moda para quienes sirven como expresiones de impulsos creativos.

Buscamos ralentizar el sistema de la moda . Están tan preocupados por lo que va a venir, que hay una pérdida de apreciación de cómo se hace la moda.

A continuación les mostramos algunos diseños destacados.

 

4

Yves Saint Laurent (French, 1936–2008).  Seda y plumas.

Photo © Nicholas Alan Cope

 

8

 

Issey Miyake (Japanese, born 1938) for Miyake Design Studio (Japanese, founded 1970)

Photo © Nicholas Alan Cope

9

Christian Dior (French, 1905–1957). Seda y Nylon.

Photo © Nicholas Alan Cope

 

Para más información sobre la muestra:

http://www.metmuseum.org/exhibitions/listings/2016/manus-x-machina

¿Pueden las nuevas empresas amigables con el medio ambiente modificar los valores de la industria?

 

6-bcorp-43af9bbd5fadc4322a4e12b44a62f0ae

Las marcas de moda enfocadas en el exceso desde hace tiempo, se están despertando a la sustentabilidad


 

Cuando Yael Aflalo, fundador de Reformation, experimentó la magnitud de la contaminación, tomó una decisión en su vida.  Hoy su compañía se está enfocando en reducir los residuos a través de prácticas sustentables en toda su cadena de suministros.

El lema de Reformation: “Hacemos ropa matadora que no mata el medio ambiente”

Reformation logra que la gente tome cada vez más decisiones de compra basándose en la evaluación que es simultáneamente monetaria y social. Para las marcas de ropa, eso significa que la moda y la sustentabilidad deben coexistir.  Cuando la gente compra prendas de ropa en Reformation, ellos están pagando el conocimiento de cómo y dónde cada pieza fue fabricada.

Están pagando por algo que creen.

Por supuesto que existe mucha gente maniática que compra ropa sólo porque es económica. Pero hay un número elevado de consumidores de moda que determinan lo que el precio de una prenda significa; para ellos un precio es también valor, elogio y gratificación.

No sorprende que hoy las nuevas empresas de moda de mayor crecimiento se encuentran en la encrucijada de hacer el bien y hacerlo bien; en relación con el precio y el valor agregado. Expresan un precio de mercado basado en una visión ambiental en relación con sus prendas y a través de los beneficios de aquellos involucrados en el proceso de producción.  La ropa vintage reciclada, paulatinamente se valora más que las nuevas prendas fabricadas en Bangladesh.

Para una gran parte de consumidores de la moda actual; las prendas hechas a medida, las ediciones limitadas y las prendas que perduran en el tiempo son exactamente lo que buscan. La economía de la vieja escuela;  el cálculo y el juicio fueron considerados como procesos separados. El valor era económico, los valores eran sociales. No había una mezcla de ambos. Esto provocó un cambio climático, una explotación laboral y condiciones laborales inseguras.

“La moda es una de las terceras industrias contaminantes, y la segunda más grande consumidora y contaminadora del agua en el mundo.”

En China solamente, la industria textil crea 2.5 billones de toneladas de aguas residuales y 3 billones de toneladas de residuos cada año. En Estados Unidos, más del 85% de ropa que se desecha, termina siendo descartada, en vez de ser reutilizada o reciclada. Esto significa que el polyester de tu corpiño de Victoria Secret permanecerá para los nietos de tus nietos.

A medida que más consumidores tomen consciencia sobre estos hechos,  los tendrán en cuenta para su próxima compra.

Ahora mismo, compañías como Reformation son nuestro oasis en el desierto. Nos muestran donde el futuro de la moda se está dirigiendo, y en este futuro, la minoría más rica del mundo puede ser la menos valiosa.

GFW Graduate Fashion Week presenta el “Premio Ético Vivienne Westwood”

 

GFW Graduate Fashion Week presenta a la dama Vivienne Westwood como patrona y lanzan el “PREMIO ÉTICO VIVIENNE WESTWOOD”


Vivienne Westwood forma parte de una de las auténticas y originales industrias globales de moda, desde un lugar de inspiración, diseño radical y polémico. Su destacada influencia en la industria contemporánea de la moda británica y en décadas con estudiantes de moda, es reconocida y celebrada por GFW, quien le da la bienvenida como patrona formando parte de los festejos del 25 aniversario.

El reconocimiento del premio surge con la presentación del anual GFW Ethical Award (Premio Ético) renombrado como “PREMIO ETICO VIVIENNE WESTWOOD”- una competencia abierta a todos los alumnos y miembros del GFW con proyectos que tienen raíces en ética y sustentabilidad.

“Compra menos, elige bien, haz que dure.” 

Si sólo la gente comprara ropa bonita, eso sería una Revolución del Medio ambiente. Cultivemos talento. Gracias Jeff Banks, estoy encantada de convertirme en patrona del GFW y crear el “PREMIO ÉTICO VIVIENNE WESTWOOD” – Vivienne Westwood

“Vivienne es una de las figuras más inspiradoras dentro de la industria de la moda británica. Ella afirma que el talento para el diseño, la visión y el comercio generan una combinación efectiva y promueve ideas fuertes. Su trabajo ha sido influenciado, utilizado y amado por estudiantes de moda en el Reino Unido desde 1980. Un genio del diseño, un icono de estilo y reliquia nacional. La manera en que desarrolla su empresa, cautivando la prensa, colaboradores, inversores; ha creado modelos para futuras generaciones de estudiantes. Como su empresa continúa creciendo, sin compromiso, ella está emocionada, inspirada y más pertinente que nunca.” – Mark Newton-Jones, Presidente de GFW

El ganador del “PREMIO ÉTICO VIVIENNE WESTWOOD” en colaboración con el EFF recibirá una pasantía en el estudio Westwood en Londres – uno de los más sofisticados atelieres del mundo. Asimismo, se realizará aparte como premio, la suscripción gratuita a la plataforma online del EFF (Foro de Moda Ética), se premiarán a los primeros tres estudiantes de la competencia, garantizando 12 meses de acceso a canales sofisticados de información sobre moda sustentable inteligente. Las entradas serán entregadas por el EFF y el finalista será seleccionado por Brigitte Stepputis, encargada de Couture, la colección de Vivienne Westwood y Tamsin Lejeune, CEO de EFF.

 

“El apoyo de Vivienne Westwood con el Premio Ético representa la importancia y la consciencia de la ética y sustentabilidad en la industria de la moda actual, estamos entusiasmados de convertirla en patrona para apoyar las próximas generaciones de diseñadores. ”      – Tamsin Lejeune, fundadora y CEO del EFF (Ethical Fashion Forum)


 

Zapatos de Continuum. Foto.

Cómo las impresiones 3D están haciendo más sustentable el diseño de modas

Zapatos de Continuum. Foto.
©Continuum/Difusión

A partir de su llegada, las impresoras 3D no han dejado de sorprender al mundo entero con sus increíbles posibilidades que van desde la creación de órganos humanos hasta la producción de muebles orgánicos. Como no podía ser de otra manera, la industria de la moda no está ajena a sus beneficios. De hecho, 2014 fue un año récord en cuanto a la utilización de este sistema para la confección de prendas. Entre las marcas que se han unido a este viraje productivo se encuentran Pringle of Scotland, firma que dio con una técnica de sinterizado de nylon por láser para su colección de otoño de este año; Victoria Secret, que creó con Swarovski y Shapeways una línea de accesorios extravagantes para su show de 2013; o Continuum Fashion, laboratorio de diseño que lanzó hace un tiempo su línea de zapatos impresos; entre tantos otros. Lo que hace sumamente interesante el avance de esta tecnología en el campo de la moda es la posibilidad que promete a los usuarios de obtener sus propias prendas, pero –además-, la forma en que vuelve más sustentables las producciones a gran escala gracias a los siguientes puntos:

Disminuye la huella de carbono y la generación de residuos

3D Cube impresora para el hogar. Foto.
©Cube/Difusión

Las impresiones 3D permiten que gran parte de la prueba y error que todo creador requiere para poner a punto sus colecciones se reduzca mediante la elaboración de diseños digitales que evitan la generación de desechos propia de la experimentación. Además, al contar con una impresora 3D propia, el diseñador puede hacer sus pruebas localmente, prescindiendo del requerimiento de patrones o materiales provenientes de proveedores externos. Esto permite no sólo ahorrar en gastos de envío, sino además en la producción de carbono generada por los medios de transporte necesarios para movilizar dicho material. Pero esto no es todo. La posibilidad de generar piezas personalizadas digitalmente hace que disminuya la necesidad de tener stock de piezas disponibles o la presencia de productos devueltos por la disconformidad del cliente. Asimismo, para obtener las piezas sólo utilizan los materiales necesarios para cada producto en sí, derivando en un menor uso de tela y, por lo tanto, en el ahorro de espacio para guardarla.

Pueden emplear materiales reciclados o biodegradables

Anillo impreso de Shapeways. Foto.
©Shapeways/Difusión

Los materiales que actualmente usan las impresiones 3D dentro del campo fashionista incluyen filamentos de nylon, plástico, metal o seda, entre otros. Incluso, hay empresas como EKOCYCLE que están impulsando la llegada de impresoras como la 3D Cube a los usuarios particulares, cuyos cartuchos utilizan filamentos procesados de botellas de plástico desechadas. Por otro lado, firmas como Shapeways ofrecen opciones de metal como el bronce y la plata para los diseñadores. Sumado a todo esto, existen varias fuentes online que instruyen a los desarrolladores sobre cómo hacer sus propios suministros de bio-plástico para usar en las impresiones.

Alargan la vida de los productos existentes

Coca Cola recicla botellas plásticas. Foto.
©Coca Cola/Difusión

La posibilidad de imprimir tus propios botones de repuesto, fabricar un taco extra para un zapato roto o imprimir adornos, por dar algunos ejemplos, ponen en primer plano la renovación de las prendas o accesorios que pronto quedarían en desuso, ya sea por estar dañadas o pasadas de moda. ¿Conocías las ventajas de las impresoras 3D dentro de la moda? ¿Qué opinas al respecto?

Pharrell es dueño de Bionic Yarn, empresa que produce fibras textiles de plástico reciclado

Ropa biodegradable de Freitag y jeans de plástico oceánico de Pharrell & G-Star Raw

Esta semana nuestra compilación de noticias de la moda ética en el mundo incluye un excitante anuncio de la marca suiza Freitag y las presentaciones con perfil sustentable de la semana de la moda de Nueva York -entre ellas, una colaboración entre el rapero Pharrell y G-Star Raw-.

Freitag, biodegradable

La empresa suiza Freitag fue una de las primeras en fabricar accesorios con materiales reciclados con personalidad y atractivo suficientes como para convertirlos en símbolo de la moda reciclada. Comenzó en el año 1993, cuando dos hermanos de Zurich estaban buscando un bolso que fuera lo suficientemente resistente e impermeable para soportar uso intensivo. Al ver que las lonas de los acoplados de los camiones eran un material resistente que se desechaba después de cierto uso, decidieron reutilizar este material para hacer bolsos y construyeron una empresa internacional que emplea a más de 160 personas.

Su nuevo producto comienza con otra búsqueda: querían uniformes para sus empleados, pero deseaban que fueran completamente biodegradables.

Se abocaron a un desarrollo de cinco años con ingenieros textiles, diseñadores y cocedores hasta llegar a F-abric: textil de fibra de cáñamo de Francia, Holanda y Bélgica, combinada con fibras de modal de árboles haya de Zurich (querían que todo fuera de no más de 2500 kilómetros de Zurich). La tela es hilada en Portugal, y las prendas se cocen en Portugal y Polonia. El textil se empieza a descomponer naturalmente a los tres meses de ser ingresado en el compost (los botones y accesorios adicionales de las prendas se quitan y reutilizan).

Freitag comenzará a comercializar ropa con este nuevo textil a partir del 31 de octubre, pero sólo serán prendas básicas que no cambiarán con las estaciones.

El lado ético del New York Fashion Week

Del 4 al 11 de septiembre se llevó a cabo una nueva edición de la semana de la moda de Nueva York, uno de los eventos fashion más importantes del mundo. Aunque en otras temporadas la moda ética ha tenido mayor presencia en el evento, algunas hubo en esta edición algunos proyectos para destacar.

Uno fue el lanzamiento de la etiqueta Hanley Mellon, creada por el ex-Jimmy Choo Matthew Mellon y la ex-Ralph Lauren Nicole Hanley Mellon. La pareja ideó una marca que planifica crear colecciones inspiradas en diferentes lugares a los que viajaron. La primera: Kenya, donde estuvieron junto a la organización Acacia, que provee infraestructura sustentable para comunidades. (Vía Style.com)

Otra presentación a destacar fue la de Harare (arriba), que crea prendas con algodón natural tejido por artesanos de Guatemala y también utiliza fibra de jean reciclada del proyecto The New Denim. (Vía Ecouterre)

La marca G-Star Raw se unió al cantante Pharrell Williams para lanzar la colección “Raw para los océanos”, una línea que incorpora fibras de Bionic Yarn. Esta empresa -propiedad del cantante- realiza textiles con botellas de plástico recicladas, y para esta colección trabajó con material recolectado de contaminación plástica del océano. (Vía Ecouterre)

¿Qué les parecieron las noticias de esta semana?

SLOW FASHION

Image

Hoy en día, la industria de la moda se basa en la producción globalizada, en tan solo unas pocas semanas, las prendas pasan de la etapa de diseño a su comercio. Con los precios muy bajos, los consumidores están fácilmente influenciados a comprar más de lo que necesitan. Pero este exceso de consumo viene con una etiqueta de precio oculto, el cual incluye al medio ambiente y a los trabajadores de la cadena de suministro.

La industria de la moda actualmente utiliza un flujo constante de recursos naturales para producir prendas de ‘Fast Fashion’. En su forma de operar, esta industria está constantemente contribuyendo al agotamiento de los combustibles fósiles, que se utiliza, por ejemplo, en la industria textil y de prendas de vestir de producción y transporte. También está introduciendo de manera sistemática, y en cantidades cada vez mayores, compuestos hechos por el hombre, como los pesticidas y las fibras sintéticas, lo que aumenta su presencia persistente en la naturaleza, dañando el medio ambiente.

Como consecuencia, algunos de los recursos naturales están en peligro y los bosques y los ecosistemas están siendo destruidos por causas tales como la producción de fibra, lo que lleva a problemas como la sequía y el cambio climático, que están afectando a la sociedad en general.

Si el comportamiento de consumo de la industria de la moda, incluyendo a los consumidores, sigue aumentando al ritmo actual, el impacto en el entorno social y ecológico también aumentará. Esto conduce a un espacio muy limitado para la industria para soportar estos impactos en el futuro y resolver los problemas que enfrenta la sociedad hoy en día.

Debemos rediseñar las prácticas insostenibles actuales en la sociedad. Si se logra este cambio, es probable que resulte en un retorno gradual al equilibrio, donde el comportamiento de la sociedad no está en conflicto con los recursos naturales y la industria de la moda puede continuar sin poner en peligro la salud de las personas y de nuestro planeta.

El movimiento Slow Fashion es una representación unificada de todos los movimientos de moda sostenible, eco, verde, y ético. Fue acuñado por primera vez por Kate Fletcher, del “Centro de Moda Sostenible” , cuando la moda se comparó con la experiencia de Slow Food.

Esta propuesta, busca desacelerar la cadena de suministros para reducir el número de tendencias y temporadas, promover la producción de calidad y devolver un mayor valor a las prendas, incorporando recursos sostenibles y salarios justos.

Slow Fashion es un movimiento que está ganando impulso y es probable que llegó a la sociedad para quedarse.

Terminologías sostenibles

Un reto para la moda sostenible es el uso de su terminología. Hoy en día asociamos los adjetivos como, “verde”, “sostenible”, “eco”, “responsable”, “consciente”, “ética” con la palabra “moda”. La pregunta es: ¿son ciertas palabras más populares que otras? ¿Cómo se refieren los consumidores acerca de la moda sostenible?

El uso de Google Trends sobre la búsqueda de las palabras más utilizadas por el mercado para referirse a “moda sostenible” ha cambiando drásticamente en esta última década. En 2004 “La moda verde” ha sido el término de búsqueda más popular. En segundo lugar se encuentra “moda ecológica” estrechamente relacionada con las fibras orgánicas como el algodón. Sin embargo “la moda del comercio justo” nunca ha tenido tanto éxito, por ende ha sido una búsqueda de nicho. Por otro lado el término “Moda Eco” ha tenido gran prestigio en su búsqueda en el año 2008, ya que fue entonces cuando se empezó a promover la sustentabilidad en la industria de la moda y grandes marcas comenzaron a tomar conciencia sobre la responsabilidad corporativa.

Tanto los términos, como ” consciente “o” responsables de la moda “, siempre han tenido el objetivo de dar una definición más amplia que abarque las cuestiones ambientales y sociales.

Hoy en día en relación con la moda ética, el término “algodón orgánico”, es lo más buscado.  A pesar de que la producción de algodón orgánico representa, aún en la actualidad, sólo el 1% de la producción mundial de algodón, la mayoría de los principales minoristas de moda regularmente han hecho un punto de compra de esta fibra y han indicado en sus etiquetas si la prenda está hecha de, o incluye la misma.

 Image

Para tener en cuenta los siguientes conceptos:

La “EcoModa” estudia la interacción de las personas dentro de su propio ambiente; basándose en fábricas medioambientalmente benevolentes parar crear moda.

La “Modá Ética” es el impacto positivo de un diseñador, de la elección de un consumidor, o de un método de producción sobre los trabajadores, consumidores, animales, sociedad y medioambiente.

La “Moda Sustentable” es una respuesta holística a todo el proceso de creación de moda de manera eficiente y sin contaminación ambiental; desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer las capacidades de generaciones futuras para alcanzar sus propias necesidades.

Tejer a mano está de moda en todo el mundo.

En Europa, a cada país, ciudad y barrio no le faltan los negocios donde se venda hilado o no se haga un taller grupal de tejido. Inclusive, lo fomentan algunos bares.

IMG_0868

En Madrid, por ejemplo, existe un grupo que bloguea con frecuencia y se reune en starbucks cada viernes, llamado Madrid Knits. En Rusia, el tejido a mano es furor hace ya bastante, donde existen innumerables foros en los que las tejedoras comparten sus creaciones. Mientras tanto, las revistas japonesas de tejido, son las de mayor atracción en mundo entero, como ser, Keito Dama, Let’s Knit Series, entre otros.

En Buenos Aires, Argentina, están comenzando a haber algunos talleres también. Y Lima, Perú, es básicamente la ciudad del tejido de toda Latinoamérica.

¿Por qué se volvió tan de moda esta actividad?

El tejido es una actividad que produce un bienestar a quien lo practica.

A nivel psicológico, es descrito como un proceso alternativo de meditación ya que permite al individuo retirarse de un estilo de vida agitado y centrarse en un simple proceso, da mucha confianza y positivismo para poder afrontar otros retos y situaciones de su vida.

Además, hay cambios fisiológicos que ocurren mientras uno teje; una disminución de la frecuencia cardiaca, respiración más lenta, y el aumento de la destreza manual. Debido a estos efectos positivos de tejer se ha explorado como un medio de tratamiento para los individuos que sufren de depresión,  enfermedades, etc.

Por otra parte, en Inglaterra, el Príncipe Carlos, apoya el consumo de la lana merino, debido a una disminución del ganado lanar y de uso de prendas textiles en esa fibra.

A su vez, la famosa marca Chanel recientemente hizo la compa de una hilandería escocesa de cashmere “Barrie Knitwear”, al borde de quiebra, reapuntando hacia una mayor oferta de tejidos manuales e industriales a sus consumidores.

Una página muy popular: we are knitters